Suplementos nutricionales: conceptos básicos

Francisco María García · 20 septiembre, 2018
Sea vía oral, polvo o en presentación líquida, el principio es el mismo: complementar la alimentación. Es decir, que estos productos están diseñados para reforzar la alimentación necesaria de un deportista frente a una dieta de una persona con una actividad física menor

Cualquier sustancia que contenga un ingrediente alimenticio complementario entra en la categoría de suplementos nutricionales. Esto se ha consensuado así según el Congreso de los Estados Unidos y la mayoría de los países. El concepto es muy amplio, pero recoge lo esencial.

Motivos para su ingesta

En principio, el objetivo básico de los suplementos nutricionales es otorgar una carga dietética extra de algo que puede faltarnos en alguna medida. Pero los motivos para consumirlos son muchos. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Obtención de energía (vitaminas, minerales).
  • Complementación de la alimentación (proteínas, vitaminas, etc).
  • Para completar una función del organismo (por ejemplo, el hierro se utiliza para mejorar la circulación del oxígeno en los órganos).
  • El objetivo de fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades.
Suplementos post-entreno.

Añadido a esto, existen condiciones médicas que suponen la necesidad de suplementar alguna sustancia. Esto ocurre con el hierro y las mujeres embarazadas, o los suplementos de calcio para las personas de cierta edad.

Ganando en nutrientes, proteínas y  peso

Existe una idea extendida de que el suplemento nutricional sirve para subir algunos kilos de más. En la práctica, tenemos los famosos productos ganadores de peso, ideales para niños con problemas de apetito. Las personas con desordenes alimenticios y contextura delgada también se benefician.

Pero no todo se trata de subir calorías. La mayoría de estos suplementos estimulan la tonicidad muscular, recursos energéticos y vitaminas. Para que este tipo de producto puede hacernos ganar peso, se debe combinar con una dieta orientada a tal finalidad.

Las personas de cuerpo ectomorfo necesitan una ayuda extra para ganar algo de talla. Esto ocurre porque el ritmo de su metabolismo les permite procesar rápidamente sus alimentos y quemar la grasa. Es aquí cuando tener una dieta más permisiva se convierte en ‘lo adecuado’.

No todos los suplementos nutricionales sirven para ganar peso

El hecho de que un suplemento mejore nuestra nutrición, no significa que con este debamos ganar peso. De hecho, hay productos que con una dieta estricta pueden llevarnos más bien a quemar calorías de más. El objetivo final sería más bien el mantener una alimentación balanceada.

Suplemento pre-entrenamiento para mujeres.

Son muchos los casos de complementos vitamínicos que nos permiten saciar el apetito. En este caso, el producto nos otorga una cantidad controlada de sustancias positivas para el desarrollo muscular. Esto ocurre con muchos suplementos de uso nocturno.

En este tipo de situaciones, sustituimos grasas por un alimento bajo en calorías. Lo que sí es un error es pensar que estos complementos pueden sustituir por ejemplo, una comida.

¿Quienes necesitan complementar su alimentación?

En realidad, todas las personas pueden beneficiarse del suplemento correcto, sin importar genero o edad. De hecho, un encapsulado extra de vitaminas y minerales no viene mal a nadie en las dosis apropiadas. No obstante, algunos de los siguientes grupos sociales recurren con frecuencia a estos productos:

  • Mujeres embarazadas.
  • Niños con problemas de nutrición o crecimiento.
  • Personas a partir de los 60 años.
  • Mujeres con menstruación muy fuerte o en proceso de menopausia.
  • Deportistas y fanáticos del fitness para mejorar su figura y rendimiento.

En el caso de los deportistas, el suplemento viene a garantizar una aportación extra antes, durante y después del entrenamiento. Esto ocurre porque el ejercicio implica la quema de calorías y el desgaste de vitaminas.

Nutrición post entrenamiento

El hábito de hacer ejercicios implica un desequilibrio notorio en nuestro organismo. Los músculos entran en estrés y se rompen para formar un tejido nuevo y mejor desarrollado. Las calorías se queman y la pérdida de minerales, líquidos y vitaminas es un hecho.

Sumado a esto, nuestro cuerpo absorbe mejor los nutrientes si los consumimos estando en condiciones basales; es decir, cuando el organismo más lo necesita por desgaste. Es precisamente en estos momentos cuando consumir complejo B o suplementos proteínicos es  más recomendable.

Lo que vemos es válido incluso para aquellas personas que desean rebajar o tonificar su musculatura. Los recursos energéticos como la creatina también se pueden mezclar después del entrenamiento con los batidos proteicos. Lo correcto es esperar 30 minutos después de culminar las rutinas para tomarlo.

En resumen, los suplementos nutricionales siempre vienen a otorgarnos un refuerzo alimenticio. Estos productos jamás podrán verse como sustitutos de una alimentación balanceada. Hacer esto o recurrir a ellos en exceso puede traer consecuencias negativas.