¿Todas las grasas son malas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 11 diciembre, 2018
Pilar · 30 noviembre, 2018
Analizamos los diferentes tipos de grasas que podemos encontrar en los alimentos y la proporción en la que debemos tomarlas para que sean saludables; no se trata de demonizar a las grasas, sino de ajustar su presencia con las necesidades nutricionales de nuestro modo de vida

Las grasas se han convertido en las enemigas de la alimentación saludable. Cuando compramos algún alimento comprobamos los niveles de grasas que contiene y las tratamos de evitar a toda costa. ¿Es verdad que las grasas son nocivas para nuestro organismo? ¿Debemos evitarlas para gozar de buena salud? ¿Todas las grasas son malas?

A continuación respondemos a todas las dudas acerca de este nutriente para que te alimentes de la forma adecuada. Te sorprenderá saber que muchas de las informaciones que has leído o de las cuales has oído hablar en realidad no tienen ninguna base científica y son totalmente contrarias a la realidad.

¿Es malo ingerir grasas?

Muchas personas perciben la grasa como sinónimo de obesidad, riesgo de infarto, sobrepeso o muchas más enfermedades. En realidad esto no es del todo cierto, ya que no se debe generalizar ni ser tan radicales con un nutriente en concreto.

Muchas enfermedades cardíacas se presentan por las dietas altas en grasas.

La publicidad, el marketing y la obsesión por los cuerpos delgados y definidos son los principales culpables de que desterremos las grasas de nuestra alimentación. En realidad, cambiando este hábito nutricional lo que conseguimos no tiene nada que ver con lo que estamos buscando. 

Lo primero que hay que tener claro es que las grasas son un nutriente como otro cualquiera. Al igual que los hidratos de carbono, las vitaminas, las proteínas o los minerales, y es es importante consumirlas de forma regular. No hay nutrientes malos y nutrientes buenos, sino que hay que tomar de todo tipo y en una cantidad adecuada.

Hay que tener en cuenta que las proporciones no son iguales para todos los tipos de nutrientes, ya que no se absorben igual el organismo los requiere en idéntica proporción.

Tipos de grasa

Llegamos al centro de la cuestión y el motivo por el cual se tiende a pensar que la grasa es nociva para nuestra salud. No todas las grasas son iguales y es ahí donde hay que marcar la diferencia entre cuáles si nos conviene consumir. A continuación te explicamos cuáles son los principales tipos de grasas. Tal y como vas a comprobar, poco tienen que ver unas con otras porque producen efectos muy diferentes entre sí en el organismo.

Grasas saturadas

Se encuentran en los alimentos de origen animal tales como la carne, los embutidos, la leche y sus derivados. El aceite de coco y de palma también contienen este tipo de grasa. Este tipo de grasa en una cantidad moderada contribuye a proporcionar energía al organismo para que este realice las tareas con vitalidad o fuerza.

El problema es que consumida en cantidades mayores a las recomendadas provoca obesidad, sobrepeso u otros problemas tales como riesgo de infarto. Para que te hagas una idea de la proporción adecuada debes saber que tan solo debe representar el 10% de las grasas que comas a lo largo del día.

Grasas insaturadas

Las grasas insaturadas son conocidas como “grasas buenas” y deben representar alrededor del 90% de las grasas que tomamos a lo largo del día. Este tipo de grasa impacta positivamente en el organismo y eleva los niveles de colesterol bueno. Además, reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y problemas como la obesidad o el sobrepeso.

 

Las grasas insaturadas se encuentran en una gran variedad de alimentos de los que destacan aquellos que son ricos en Omega3 y 6, el pescado, los frutos secos, las semillas, el aguacate o las aceitunas. 

Grasas trans

Las grasas trans son las grandes enemigas de la alimentación saludable. Si anteriormente hemos comentado que hay que tomar grasas en las cantidades adecuadas, estas son una gran excepción. Si quieres evitar problemas de sobrepeso, la diabetes o elevados niveles de colesterol debes eliminar por completo este tipo de grasa de tu dieta. Las grasas trans se encuentran en la bollería industrial, la comida rápida y la mayoría de snacks.

Conclusión

Que las grasas son nocivas para nuestro organismo es un mito de la alimentación. Tal y como hemos explicado, es fundamental tomar en la cantidad adecuada todo tipo de nutrientes, grasas incluidas(a excepción de las trans). Lo único que hay que tener en cuenta es que el término “grasa” es muy amplio y engloba a varios tipos muy diferentes entre sí.

Escoge siempre las grasas más saludables y toma diariamente aceites esenciales. Excluye de tu alimentación aquellas grasas más perjudiciales para evitar problemas como el sobrepeso o la obesidad.