Todo lo que tienes que saber de la leche de avena

Jorge Camon · 30 mayo, 2018
Aunque esta leche es fácil de encontrar en el mercado, pero también puedes elaborarla tú en casa de una manera un poco más económica

La leche de avena, como su propio nombre indica es un producto que deriva de la avena, y esto hace que su origen sea totalmente vegetal. Esta leche es elegida por muchos consumidores a día de hoy, y no es siempre por la misma razón.

Muchas personas eligen esta leche por intolerancia a la lactosa, pero también son muchos los que la eligen por llevar una alimentación vegana y por sus múltiples propiedades.

La leche de avena la puedes consumir acompañada de té, café…y además para hacer cremas, batidos y postres. También puedes elegir si la consumes fría o caliente.

Leche de avena casera

Para preparar la leche de avena necesitaremos seis cucharadas soperas de copos de avena, que es lo que equivale más o menos a sesenta gramos y cuatro tazas de agua, que es lo equivalente a un litro.

Hacer leche de avena.

Una vez tengas los ingredientes empezamos con su elaboración:

Lo primero colocaremos la avena en el vaso de la licuadora para ir agregando el agua y mezclando bien hasta que quede un líquido blancuzco.  

Después colaremos la mezcla con una malla y de ahí obtendremos el líquido que es la leche y los restos de avena por otro lado que puedes utilizarlos para preparar algún postre.

Por último, para dar un poco de dulzor podemos utilizar miel, azúcar moreno o estevia. Y además, si no ha quedado a tu gusto, puede añadirle más avena para hacerla más consistente o más agua si te gusta más liquida.

Beneficios de la leche de avena

Esta leche es mucho más digestiva que la de vaca y nos aporta vitamina B que nos ayuda a proteger y regular el sistemas nervioso central.

Además, nos proporciona gran cantidad de fibras que reducen el estreñimiento. Entre sus principales beneficios destacamos:

Depura el organismo: ayuda a eliminar toxinas, reduce la hinchazón abdominal…

Previene el envejecimiento: sus antioxidantes sirven para protegernos de la acción dañina de los radicales libres (como puede ser el envejecimiento prematuro). Además, los aminoácidos esenciales que nos proporciona esta bebida ayudan a nuestro organismo para que trabaje bien y nuestras células se mantengan saludables más tiempo.

Ayuda a combatir el estreñimiento: regula la flora debido al gran aporte de fibra vegetal.

Regula los niveles de azúcar: la avena tiene gran capacidad de controlar la glucosa en sangre, por lo que es muy beneficiosa para las personas que padecen diabetes.

Reduce el colesterol: ofrece una buena dosis de grasas insaturadas omega 3 y 6 por lo que la leche de avena puede reducir el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos, al mismo tiempo que aumenta el colesterol bueno.

Errores más comunes al hacer una dieta.

Además, consumir esta bebida podría mejorar la salud cardiovascular al evitar la acumulación de grasa en las paredes de las arterias.

Evita la mala digestión: la leche de avena tiene sustancias que el estómago puede digerir por lo que no crea pesadez.

-Protege el sistema nerviosos: esta bebida aporta gran cantidad de vitamina B, la cual nos ayuda a calmarlos, por lo que las personas que sufren estrés, ansiedad u otros desequilibrios pueden beneficiarse consumiéndola.

-Ayuda a tener unos músculos y huesos sanos: esta bebida vegetal tiene muchas proteínas que fortalecen los músculos. Si haces ejercicio la leche de avena puede prevenir la aparición de calambres y si te pasas todo el día sentado en un escritorio, puede ayudarte a reducir las contracturas.

Por otra lado aporta potasio, zinc y magnesio, nutrientes importantes para la formación y fortalecimiento de los huesos.

-Ayuda a la pérdida de peso: la leche de avena puede ayudar a regular el apetito, ya que gracias a su propiedad saciante evitará que te des atracones de comida a deshoras o consumas alimentos poco saludables.

Además este cereal reduce la retención de líquidos y al no aportar grasas es más dietética que la leche desnatada.

-Previene los problemas de tiroides: la leche de avena aporta yodo que es necesario sobretodo si sufres hipotiroidismo.