IMC femenino y masculino: cálculo e interpretación

22 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
El IMC es un índice que nos informa de la masa muscular de una persona. De esta manera, podemos saber si nuestro peso es normal o si está por debajo o por encima de los parámetros según nuestra altura.

El índice de masa muscular es un dato que no podemos dejar de lado, tanto si queremos adelgazar o si deseamos saber si estamos en buena forma. En este artículo, te contaremos todo lo que debes saber sobre el IMC femenino y masculino, cómo calcularlo y de qué manera interpretar los resultados.

¿Qué es el IMC?

Antes de hablar del IMC femenino y masculino, es muy importante definirlo. Las siglas pertenecen a ‘índice de masa corporal’ y es el resultado de un cálculo entre la talla y la masa de cada persona.

El IMC fue ideado por un estadista belga llamado Adolphe Quetelet. Básicamente, sirve para conocer la cantidad de masa corporal que tenemos, si estamos en nuestro peso normal, por debajo o por encima de lo recomendado.

Si bien el IMC femenino y masculino se utiliza bastante (sirve para mayores de 18 años, ya que los niños y adolescentes requieren de otros cálculos), también tiene ciertas limitaciones. Entre ellas, se destacan:

  • Ignora las variaciones físicas en personas muy altas o muy bajas.
  • No diferencia entre masa de grasa y masa muscular.
  • No tiene en cuenta la salud de la persona y sus consecuencias.
  • El valor obtenido no es constante (varía según la edad).
  • Necesitaríamos más datos (por ejemplo, proporciones de tejidos adiposo y muscular) para obtener un resultado certero.

Sin embargo, el IMC es un buen parámetro que hay que tener en cuenta si estamos a punto de comenzar una dieta o si queremos saber cuán excedidos de peso estamos. Por supuesto, también es útil para saber si nos encontramos por debajo del peso normal.

Por otro lado, en función del valor que arroje el cálculo del IMC, podemos saber sobre nuestro metabolismo basal y el gasto de calorías que tenemos durante la actividad física.

El IMC femenino y masculino es un dato importante para conocer nuestro estado de salud.

¿Cómo se calcula el IMC femenino y masculino?

En internet podemos encontrar diferentes calculadoras que nos permiten conocer el IMC colocando solo dos datos: el peso y la altura. La fórmula para conocer el índice de masa corporal es la siguiente: peso corporal (kg) / altura (m)2.

Es más sencillo de entender con un ejemplo: si pesas 60 kilos y mides 1,69 metros, el cálculo sería: 60/(1,69)2. El resultado es 21. En ese caso, se encuentra en su peso normal. ¿Cómo lo sabemos? Por una tabla que ha creado el propio inventor del sistema:

  • Delgadez severa: 16 o menos.
  • Delgadez moderada: entre 16 y 17.
  • Delgadez leve: entre 17 y 18,5.
  • Peso normal: entre 18,5 y 24,9.
  • Preobesidad: entre 25 y 29,9.
  • Obesidad tipo 1: entre 30 y 34,9.
  • Obesidad tipo 2: entre 35 y 39,9.
  • Obesidad tipo 3: más de 40.

¿Puedo confiar en el IMC femenino y masculino?

No se trata de hacer el cálculo y nada más; la cuestión es utilizar esa información como parámetro para ver en qué situación nos encontramos. Muchas veces pensamos que estamos excedidos de peso por una cuestión estética, pero no es así en realidad. Del mismo modo, puede que no nos demos cuenta de que experimentamos cierto grado de delgadez.

Por ello, el resultado de esta fórmula es el puntapié inicial para ciertos cambios (en caso de ser necesarios); por supuesto, será necesaria una consulta con un profesional. El médico utilizará este dato y usará otros más para armar una dieta acorde a tus necesidades.

Basa tu plan nutricional en alimentos saludables.

¿Qué más puede analizar el nutricionista?

Por ejemplo, un nutricionista puede medir la circunferencia de la cintura, pedirnos que nos realicemos ciertos estudios (de sangre, de orina, etc.) o que le informemos el tipo y la intensidad de ejercicio semanal.

Con toda esta información sí podemos tener un diagnóstico más certero de nuestra condición física. Es importante tener en cuenta que el cálculo del IMC femenino y masculino no es una medición de la gordura; si así fuera, una persona que practica culturismo y tiene más músculo que grasa probablemente aparezca como ‘obeso’ según esta fórmula.

Por último, has de recordar que el peso es uno de los factores que más se relaciona con ciertas enfermedades. Es así no solo cuando está por encima de lo normal, sino también por debajo. En el primer caso, seremos más propensos al colesterol y a la hipertensión; en el segundo, a la anemia y a la amenorrea (en mujeres).

Entonces, podemos utilizar el IMC femenino y masculino para tener una idea general de nuestro estado de salud. Se trata del punto de inicio para realizar ciertos cambios en la dieta y ejercicio.

  • Vázques, M., Carrera, A., Durán, A., & Gómez, O. (2016). Correlación del índice de masa corporal con el índice de masa grasa para diagnosticar sobrepeso y obesidad en población militar. Revista Sanidad Militar Mexicana.