¿Qué importancia tiene el sodio en los atletas?

03 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
La ingesta de sodio contribuye a aumentar la presión sanguínea, lo que puede resultar beneficioso en atletas que padecen hipotensión. ¿Qué otros beneficios presenta para el organismo de los deportistas?
 

El sodio es un mineral que cobra una gran importancia dentro del cuerpo humano. Tanto para personas sedentarias como para los atletas, se trata de una sustancia que ha de ser tenida muy en cuenta.

Un déficit de sodio se relaciona con la aparición de patologías agudas que pueden resultar fatales, como la hiponatremia. Por otra parte, resulta esencial a la hora de modular la presión sanguínea, ya que posee la capacidad de aumentarla si se ingiere en grandes cantidades.

El sodio y el impulso nervioso

El sodio es un mineral que participa activamente en la transmisión del impulso nervioso. Este garantiza los procesos de despolarización de las neuronas, para permitir el paso de la señal eléctrica a través de ellas. De este modo, se comunican todas las células del organismo para coordinarse a la hora de desempeñar sus funciones.

Un defecto en el aporte o un aumento en la excreción de sodio por medio del sudor puede conducir a un estado patológico grave. Se trata de la hiponatremia, característica de las épocas estivales, en las que hay condiciones de altas temperaturas y humedad.

En este tipo de situaciones, aumenta la tasa de sudoración, y con ello también la excreción de sodio. Esto puede llevar a que los depósitos de este mineral se encuentren bajo mínimos.

En el deportista, esta situación puede ser fatal, tal y como indica un artículo publicado en la revista Transactions of the American Clinical and Climatological Association. Se trata de una patología de tipo agudo que influye de gran manera en el rendimiento del atleta.

 

Para evitarla, es necesario garantizar la correcta hidratación del deportista y la ingesta de sales en la comida previa y durante la prueba deportiva, si esta es de larga duración.

Chica hidratándose en el gimnasio.

La presión sanguínea se ve influida por el sodio

Además de ser determinante en lo que a la transmisión del impulso nervioso se refiere, el sodio presenta un papel modulador de la presión sanguínea. Una alta ingesta de este mineral consigue incrementar dicho parámetro, según un estudio publicado en la revista Nutrients. El consumo de potasio tiene justo el efecto contrario.

A pesar de que en personas sedentarias se suelen recomendar dietas bajas en sodio para reducir la presión sanguínea, en el caso de los deportistas, la cosa varía. No suele ser conveniente que un atleta tenga la tensión excesivamente baja, pues esto puede ocasionarle mareos y pérdidas en el rendimiento.

Por este motivo, se recomienda la ingesta de mayores cantidades de sal común que a una persona sedentaria. Así, se consigue aumentar ligeramente la tensión y reducir el riesgo de caídas en el desempeño deportivo.

La importancia del equilibrio electrolítico

 

A la hora de plantear una dieta enfocada a maximizar el rendimiento deportivo, hay que prestar también atención al equilibrio hídrico y electrolítico. Dentro de este último se incluyen los aportes de minerales como el sodio, el calcio y el potasio.

Todos ellos cumplen funciones importantes dentro del organismo, entre las que destaca asegurar la transmisión del impulso nervioso. Un defecto en este equilibrio ocasiona pérdidas notables en el rendimiento y en el estado de salud.

Por tal razón, suele ser recomendable ingerir una pastilla de sales minerales antes de un entrenamiento de larga duración e intensidad, sobre todo si se va a realizar en condiciones de altas temperaturas y humedad.

Regular los niveles de sodio es fundamental para evitar la deshidratación.

Hay que monitorizar la ingesta de sodio en el atleta

El sodio es uno de los minerales que se encuentran en mayor proporción dentro del cuerpo humano. Como explicamos con anterioridad, presenta papeles reguladores fundamentales en el organismo y es necesario garantizar su aporte mediante la dieta.

De lo contrario, el deportista se expone a sufrir episodios patológicos agudos como la hiponatremia, que pueden poner en riesgo el rendimiento físico e incluso su vida.

 

Además, este mineral se relaciona muy de cerca con el mantenimiento de la presión sanguínea, ya que es capaz de aumentarla. La hipotensión no suele resultar una condición favorable dentro del mundo del deporte, pues aumenta el riesgo de mareos.

Por este motivo, se recomienda garantizar el consumo de sal común en las comidas. El objetivo de esto será regular la tensión en el deportista hasta los valores óptimos.

Finalmente, se aconseja consumir una pastilla de sales minerales antes del ejercicio de larga duración y alta intensidad. El objetivo de esta estrategia es mejorar el balance electrolítico y evitar pérdidas de rendimiento a partir de la excreción de minerales mediante el sudor.

 
  • Rosner Mitchell H., Exercise associated hyponatremia. Trans Am Clin  Climatol Assoc, 2019. 130: 76-87.
  • Grillo A., Salvi L., Coruzzi P., Salvi P., Parati G., Nutrients, 2019.