7 consejos para superar la culpa de comer algún alimento

Francisco María García · 23 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en Educación Física Elisa Morales el 1 abril, 2019
Para tener una dieta balanceada, es imprescindible el ejercicio. ¿Hay que privarse siempre de todo aquello que nos gusta? En realidad, existen pautas para superar la culpa de consumir algunos alimentos.

Realmente parece que comer de más o con sensación de culpa es el trastorno alimenticio del siglo XXI. Los regímenes alimenticios y la importancia que le damos al acondicionamiento físico tienen un impacto psicológico en la sociedad actual. Superar la culpa de comer algo ‘indebido’ se ha vuelto un problema.

A decir verdad, todo lo que comemos implica una carga calórica. No obstante, ninguna dieta que sea demasiado estricta puede ser buena. Algunos nutriólogos y entrenadores afirman que, incluso de vez en cuando, podemos darnos un gusto ‘culposo’. A continuación, te daremos algunos consejos al respecto.

7 sugerencias que te ayudarán a superar la culpa por comer

1. Conoce tu constitución física y límites

El problema con las dietas no es solo su cumplimiento, sino también el tipo de cuerpo que tenemos. Por eso, es importante saber si somos de metabolismo rápido, ectomorfos, o si por el contrario, subimos rápido de peso.

Si somos delgados por naturaleza, es difícil que comer grasas o algo indebido nos afecte demasiado. No obstante, incluso en el caso de subir kilos con facilidad, existen formas de equilibrar las cargas. Retomar inmediatamente el régimen es lo primero que debemos hacer.

2. Toma un batido desintoxicante al día siguiente

Incluso si comiste algo que estaba fuera de tu plan alimenticio controlado, aún hay forma de disminuir su efecto. Para desintoxicar el organismo, podemos apelar a un batido limpiador.

Frutas y vegetales como el pepino, el berro, la piña y el limón no deben faltar en esta mezcla. Un par de ramas de cilantro también son recomendables y, por supuesto, no se debe añadir azúcar. Esto preparará al estómago para limpiarse de grasas y azúcares, lo que estimula la expulsión de los desechos.

Existen ciertas pautas que debemos tener en cuenta para llevar a cabo una dieta detox y depurar el organismo.

3. No cuentes las calorías con demasiada exactitud

Es cierto es que somos los que comemos. No obstante, esta no debe ser tampoco una ciencia exacta, porque antes que nada, somos humanos. Además, siempre habrá fórmulas para estimular un buen estado físico.

Claro que es importante tener un registro de las cantidades que comemos y las calorías que esto representa. Sin embargo, a decir verdad, dentro de todo plan alimenticio debería contemplarse la posibilidad del error. Para ser más más precisos, toda dieta debe tener sus excepciones.

4. ¿Superar la culpa? Saltarse un día la dieta puede ser bueno

Las dietas que ofrecen cierto margen de error son, en realidad, las más favorables. Eso es porque la permisión de un alimento inadecuado hace más fácil el cumplimiento del régimen. Por lo general, así las personas pueden cumplir con estos planes de forma más sencilla y mantenerse en ellos.

Están los programas con las llamadas ‘comidas trampa’. Estas implican el cumplimiento de un régimen semanal estricto y la posibilidad de hacer una comida grasosa solo un día. Esto puede verse como un estímulo o premio a la buena conducta; si logramos bajar de peso, ir al gimnasio y comer sano, nos merecemos una recompensa.

5. Ve al gimnasio y quema esas calorías sobrantes

Para encargarte de superar la culpa, puedes trabajar en una solución. Todo lo que entra a nuestro cuerpo también puede salir y, si se trata de calorías, solo debemos quemarlas. Poner un poco de énfasis en las rutinas aeróbicas luego de un abuso de alimentación sería lo conveniente.

Si analizamos los planes de ejercicios, muchas tendencias indican que lo mejor antes de tonificar es quemar calorías. Básicamente, después de darnos ese gusto culposo, lo mejor es correr, trotar y poner el cuerpo a sudar.

6. Entiende que sentirse culpable puede hacer que comas más

Comer inmerso en un mal estado de ánimo es una equivocación en la cual incurren muchas personas. De alguna forma, hay quienes llenan el vacío emocional o la tristeza comiendo. Esto solo nos indica algo: si te sientes culpable, lo más probable es que vuelvas a comer mal y repitas el error varias veces.

Las hamburguesas y las papas fritas son otras de las comidas que debes evitar.

Si lo vemos desde esta perspectiva, el sentimiento de culpa solo podría alejarnos más de nuestra dieta. Lo mejor es simplemente olvidar lo sucedido y enfocarnos en retomar las buenas prácticas alimenticias. La idea no es desmotivarnos ante el error cometido.

7. Eres un ser humano: superar la culpa es no castigarte

Por último, debemos recordar siempre que toda disciplina puede romperse. Cuidarnos es importante, pero castigarnos nunca tendrá un efecto positivo. De nada sirve tener un cuerpo majestuoso y sentirnos frustrados, tristes o presionados. Entender el error forma parte del acondicionamiento físico, y superar la culpa es siempre necesario.

  • Isabel Menéndez. Alimentación emocional. Extraído de: http://isabelmenendez.es/libros/ALIMENTACION%20EMOCIONAL%20-%20Isabel%20Menendez.pdf
  • Esperanza Dongil Collado; Antonio Cano Vindel. Guía de alimentación PHS Promoción de Hábitos Saludables. Extraído de: http://www.bemocion.mscbs.gob.es/comoEncontrarmeMejor/guiasAutoayuda/docs/guia_de_alimentacion.pdf