Agua de avena para perder peso

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
¿Has escuchado sobre las supuestas propiedades del agua de avena para la pérdida de peso? Te contamos si este efecto es real o no.

El agua de avena se obtiene al mezclar dos litros de avena con agua y batirlo. Se le puede añadir algún saborizante, como una rama de canela. Esta bebida forma parte de muchas dietas de adelgazamiento debido a un supuesto poder saciante y a sus propiedades a la hora de modular el perfil lipídico.

Se sabe que los compuestos b-glucanos de la avena poseen propiedades beneficiosas para el organismo, e incluso podrían prevenir la aparición de enfermedades complejas.

Sin embargo, no es lo mismo consumir avena como tal que beber con frecuencia agua de avena. El primero de los problemas que nos encontramos al consumir esta bebida es que, en muchas ocasiones, se edulcora para mejorar su sabor. Sin azúcar ni derivados, el sabor puede llegar a ser desagradable, y por ello las recetas más saludables aconsejan añadirle una cucharadita de miel.

En este caso, la bebida se convierte en un producto azucarado que disparará los niveles de insulina y podría causar perjuicios a mediano plazo. Esta ingesta de azúcares simples descontrola la glucemia y es equivalente al consumo de algún refresco azucarado.

No hay alimentos que hagan bajar de peso

Por mucho que el marketing quiera vendernos lo contrario, no hay alimentos que produzcan una bajada de peso. Puede existir alguna sustancia como la cafeína que en ciertas cantidades estimulen la lipólisis, pero no ofrecen resultados milagrosos.

La pérdida de peso es una cuestión matemática que consiste en ingerir menos calorías de las que se gastan. Bien es cierto que se pueden llevar a cabo estrategias para comer menos cantidad, y una de ellas es consumir alimentos o bebidas saciantes.

Por ejemplo, el hecho de beber un vaso de agua antes de cada comida puede presentar un efecto saciante suficientemente potente, que no es necesario incrementar añadiéndole unos copos de avena a este líquido.

Los beneficios de la avena la vuelven un ingrediente ideal para los desayunos.

La avena como alimento saciante

La avena, debido a su riqueza en fibra, supone un alimento con bastante efecto saciante. Consumirla con frecuencia en los desayunos puede contribuir a mejorar la salud, el control de la glucemia y el perfil lipídico. No obstante, la cantidad de producto que se utiliza para preparar el agua de avena no resulta suficiente como para beneficiarse de estas propiedades.

Todo esto no significa que el agua de avena sea un mal producto. Si no está edulcorada, puede ser una bebida interesante si te agrada su sabor. No obstante, sus beneficios no serán superiores al hecho de beber un vaso de agua antes de cada comida, sobre todo en lo que a saciedad se refiere.

Si lo que buscas es alguna bebida que presente beneficios para tu salud, la mejor opción es preparar alguna con alto contenido en antioxidantes. Esto puede conseguirse, por ejemplo, con alguna bebida que contenga frutos rojos o del bosque sin edulcorar. Incluso el agua de coco podría ser una opción interesante.

Otros alimentos saciantes

Realmente casi cualquier alimento rico en fibra presenta un interesante efecto saciante. En contraposición con los alimentos azucarados que producen un pico de insulina y una hipoglucemia reactiva posterior, los alimentos con fibra y carbohidratos complejos reducen el apetito y mantienen estables los niveles de glucosa.

Por ello es tan importante que el consumo de fibra en la dieta supere los mínimos recomendados. Además, esta sustancia tiene la capacidad de estimular la flora bacteriana del colon y de ayudar a prevenir ciertas enfermedades complejas, como la diabetes.

Gachas de avena clásicas.

Sin embargo, para obtener beneficios del consumo de fibra, la cantidad ingerida debería de ser mayor que la que se encuentra en uno o dos litros de agua de avena. Sería mejor idea, por ejemplo, consumir gachas o porridge de avena en el desayuno.

Conclusión sobre el agua de avena

Como ya aclaramos, no existen alimentos cuya ingesta provoque una pérdida de peso. El agua de avena no es una excepción, y aunque puede presentar cierto efecto saciante, no resulta un poder lo suficientemente potente como para recomendar el consumo habitual de esta bebida.

Es importante no dejarse llevar por el marketing y tener claro que el hecho de adelgazar es el resultado de una operación matemática. Esta operación se rige por las invariables leyes de la termodinámica y afirma que es necesario ingerir menos calorías de las que se gastan para producir una pérdida de peso.

  • Schuster J., Benincá G., Vitorazzi R., Morelo dal Bosco S., Effects of oats on lipid profile, insulin resistance and weight loss. Nutr Hosp, 2015. 32 (5): 2111-6.
  • Rebello C., Greenway FL., Dhurandhar NV., Functional foods to promote weight loss and satiety. Curr Opin Clin Nutr Metab Care, 2014. 17 (6): 596-604.