¿Ayuda el agua con limón para bajar de peso?

27 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
¿Has oído la recomendación de beber agua con limón para adelgazar? Te contamos si en verdad se trata de un remedio eficaz para bajar de peso.
 

A la hora de adelgazar, se pueden emplear distintas estrategias nutricionales. De todos modos, no todas cuentan con la evidencia científica suficiente sobre su eficacia. Una de las más famosas es tomar agua con limón para bajar de peso. ¿Es realmente útil este método tan tradicional?

Los cítricos cuentan con una cantidad considerable de vitamina C; una de las funciones de este nutriente es permitir la oxidación de lípidos en condiciones de ejercicio. No obstante, te vamos a contar si el hecho de ingerir esta vitamina mediante este preparado es capaz o no de influir en la pérdida de peso.

El limón y la pérdida de peso

El limón es una fruta del grupo de los cítricos, con vitamina C y antioxidantes en su composición. Ambas sustancias pueden intervenir en la oxidación de las grasas, de acuerdo con una publicación realizada en la revista International Journal of Sports Medicine. Esto se debe a su efecto de promoción sobre las interleucinas, unas proteínas con funciones muy específicas.

De todos modos, que dichos nutrientes estén relacionados con la oxidación de las grasas no significa que ayuden en la pérdida de peso, sino que intervienen en aspectos metabólicos que permiten la liberación de energía. No existe evidencia científica que confirme que ingerir agua con limón intervenga directamente sobre la pérdida de peso mediante algún mecanismo fisiológico.

Agua con limón, un remedio saciante

A pesar de que su función no es estimular la pérdida de peso, es posible utilizar la preparación de agua con limón con este fin. Para ello, habría que aprovechar su propiedad estimuladora de la saciedad.

 

Ingerir este preparado antes de una comida puede ayudar a reducir el volumen de alimentos consumidos posteriormente. Esto, desde luego, repercutirá en el aporte calórico.

El agua con limón para bajar de peso puede ayudar por su efecto saciante.

Estimular los mecanismos de la saciedad resulta una forma eficaz de estimular la pérdida de peso, tal y como afirma un estudio llevado a cabo en el año 2015. Asimismo, es posible introducir en la dieta otros alimentos con carácter anorexigénico para suprimir el apetito, como pueden ser el café y el té.

Bajar de peso, un mecanismo matemático

A la hora de buscar la pérdida de peso, es necesario tener en cuenta las calorías que entran en el organismo y las que se consumen. Si la balanza se inclina a favor del segundo término, se producirá una reducción del tejido adiposo de forma progresiva.

Para conseguir dicho objetivo es posible, por ejemplo, introducir algún protocolo que limite la ingesta durante ciertas horas del día, como los ayunos intermitentes. Este modelo ha demostrado ser eficaz en comparación con otras dietas más restrictivas en cuanto a calorías, según una publicación realizada en la revista Nutrients.

 

De todos modos, sí que existen algunas sustancias que son capaces de aumentar el ritmo de la pérdida de peso en el marco de una dieta hipocalórica. Estas son, por ejemplo, el picante y la cafeína.

Ambas han de ser administradas como parte de una dieta variada y equilibrada para conseguir desarrollar tal efecto positivo. En el caso de ingerir más calorías de las que se gastan, no existe ningún modo eficaz de evitar la ganancia de peso.

El agua con limón no ayuda a bajar de peso

A menos que la introduzcas antes de las comidas para promocionar la saciedad, el agua con limón no te va a ayudar a bajar de peso. La vitamina C interviene en la oxidación de las grasas en el marco del ejercicio intenso, pero esto no sirve para promocionar la pérdida del tejido adiposo en cantidades significativas.

Para tener un buen metabolismo, hay ciertos hábitos que es conveniente seguir.

Para plantear una pérdida de peso de manera eficaz, lo mejor es desequilibrar la balanza energética a favor del gasto, bien reduciendo la ingesta de alimentos o aumentando la actividad física. Asimismo, algunos protocolos dietéticos, como el ayuno intermitente o la restricción parcial de carbohidratos, pueden ayudar en este proceso.

 

Por el contrario, olvídate de las dietas milagro y de las sustancias mágicas. Lo más importante para fomentar la pérdida de peso es llevar una dieta variada, equilibrada y saludable. Además, es necesario combinarla con la práctica de ejercicio físico regular para maximizar la oxidación de los lípidos y para incrementar la génesis de tejido magro, que metabólicamente activo.

Si tienes dudas sobre cómo llevar esto a cabo, consulta con tu nutricionista de confianza y busca la ayuda de un preparador físico que te enseñe a ejercitarte correctamente. Con su guía y supervisión, más la fuerza de tu voluntad, de seguro obtienes los resultados deseados.

  • Pérez Lopez A., Martin Rincon M., Santana A., Perez Suarez I., et al., Antioxidants facilitate high intensity exercise IL 15 expression in skeletal muscle. Int J Sports Med, 2019. 40 (1): 16-22.
  • Tremblay A., Bellisle F., Nutrients, satiety, and control of energy intake. App Physiol Nutr Metab, 2015. 40 (10): 971-9.
  • Rynders CA., Thomas EA., Zaman A., Pan Z., et al., Effectiveness of intermittent fasting and time restricted feeding compared to continuous eneergy restriction for weight loss. Nutrients, 2019.