¿Cada cuánto tiempo podemos saltarnos la dieta?

Antonio Reyes· 31 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 30 diciembre, 2019
En personas que siguen habitualmente una dieta, esta pregunta puede ser muy frecuente. ¿Cada cuánto puedo saltármela?

En fechas específicas como el final del año, en las que abundan las comidas familiares y los excesos, muchos se plantearán iniciar el nuevo año con un estilo de vida más saludable. Esto pasa por realizar más ejercicio físico y por adquirir buenos hábitos nutricionales. En muchas ocasiones, estos planes comienzan a fallar antes de iniciarse por preguntas como la que abordaremos en el día de hoy: ¿cada cuánto tiempo podemos saltarnos la dieta?

¿Qué es una dieta?

Una dieta es un plan nutricional que se sigue de forma meticulosa con un objetivo determinado. Podemos decir que una persona con celiaquía —intolerancia al gluten— debe seguir una dieta libre de gluten. Por ende, deberá cuidar meticulosamente que los alimentos que ingiere no contengan este componente.

En estas épocas del año, la palabra ‘dieta’ suele usarse con otras connotaciones, como la pérdida de peso. Las dietas para perder peso suelen ser planes o estrategias alimenticias que se basan en una restricción calórica.

Así, restringiendo determinados alimentos, seremos capaces de reducir el aporte de calorías a nuestro cuerpo y, de esta forma, perderemos peso con el tiempo. Sin embargo, en muchos casos estas planificaciones resultan tediosas y tienen poca adherencia a lo largo del tiempo.

¿Dieta o plan nutricional?

Aunque realmente estamos hablando de lo mismo, en los últimos tiempos se tiende a distinguir entre dos conceptos: dieta y plan nutricional. Mientras que, como explicábamos antes, la palabra dieta lleva asociado ese matiz restrictivo y tedioso, el plan nutricional se definiría como el conjunto de estrategias más adecuado para conseguir la salud y el bienestar de una persona.

Un plan nutricional no se enfoca en restringir alimentos o calorías, sino en educar a las personas en la importancia de elegir correctamente los alimentos que toma y en los efectos que estos tendrán en nuestro cuerpo.

Un individuo puede ser delgado y metabólicamente obeso, aunque muchos no lo crean.

Esto lo podemos ejemplificar de una manera muy sencilla. Un deportista que quiere mejorar su rendimiento en una disciplina determinada comenzará a comer y a descansar de forma más saludable para incrementar su desempeño.

Este invidivuo estará pensando en la comida como un combustible; lógicamente, todos queremos que ese combustible sea de la mayor calidad posible para mantener nuestro cuerpo saludable y al máximo.

¿Está correctamente planteada la pregunta?

Si hemos entendido la diferencia entre nutrición y dieta, veremos que esta pregunta es errónea en todos los sentidos. Debemos preocuparnos, como deportistas, de darle a nuestro cuerpo los mejores nutrientes y priorizar la comida saludable y poco procesada.

Restringir las calorías que comemos y pasar hambre suele ser una estrategia abocada al fracaso. Una vez que comenzamos a habituar a nuestro cuerpo a comer de forma adecuada, los objetivos estéticos se lograrán con el tiempo, especialmente si practicamos ejercicio físico.

Por todos estos motivos, si entendemos que somos lo que comemos y que ello influye en nuestro desempeño deportivo, en nuestro bienestar diario y en nuestra salud, comenzaremos a alimentarnos de forma adecuada.

Una persona que se alimenta correctamente de forma habitual puede darse un capricho cuando le apetezca. Este capricho será puntual, ya que esta persona entiende que es un alimento que si se come de forma habitual, no nutrirá correctamente a su cuerpo.

Recomendaciones para los deportistas

Debemos entender que los planes nutricionales son personalizados. Cada persona tiene un metabolismo y una composición corporal diferente.

Para personas con ciertas nociones de nutrición y ejercicio, puede resultar fácil de realizar por sí mismos. Nosotros recomendamos acudir a un profesional de la salud que nos dé las pautas adecuadas para llevar una mejor nutrición.

A continuación, vamos a dar una serie de claves generales para aquellos que quieran saber cómo tendría que ser un plan nutricional adecuado:

  • Debemos priorizar los alimentos enteros y poco procesados. El huevo, las carnes y el pescado y las frutas y verduras deben ser la base de nuestra nutrición.
Una dieta alta en proteínas es importante para ganar masa.

  • Es recomendable optar por hidratos de carbono de absorción lenta, pues mejoran nuestro sistema hormonal y favorecen una correcta liberación de insulina. Un ejemplo de ellos son las verduras.
  • Consumir una cantidad correcta de proteínas al día, tanto de origen vegetal como animal. Recordemos que la proteína es el macronutriente que repara los músculos después del ejercicio.
  • Evitar el azúcar en la medida de lo posible. Existen estudios que podrían relacionar el consumo de azúcar con la inflamación de los músculos.

Finalmente, además de cuidar lo que comemos,es de vital importancia mantenernos hidratados durante el día bebiendo abundante agua. Con estas recomendaciones básicas y los consejos específicos del nutricionista, sin dudas podremos mejorar nuestra calidad de vida en todos los sentidos.

  1. Alhamdan BA, Garcia-Alvarez A, Alzahrnai AH, Karanxha J, Stretchberry DR, Contrera KJ, et al. Alternate-day versus daily energy restriction diets: which is more effective for weight loss? A systematic review and meta-analysis. Obes Sci Pract. 2016 Sep;2(3):293–302.
  2. Parry SA, Woods RM, Hodson L, Hulston CJ. A single day of excessive dietary fat intake reduces whole-body insulin sensitivity: The metabolic consequence of binge eating. Nutrients. 2017 Aug 1;9(8).
  3. Dirlewanger M, Di Vetta V, Guenat E, Battilana P, Seematter G, Schneiter P, et al. Effects of short-term carbohydrate or fat overfeeding on energy expenditure and plasma leptin concentrations in healthy female subjects. Int J Obes. 2000;24(11):1413–8.