La grasa localizada: cómo eliminarla

8 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso
La grasa localizada es la más resistente, aquella que parece tener predilección por ciertas zonas de nuestro cuerpo y que no se va por mucho ejercicio que hagamos. Vamos a descubrir cómo eliminarla.

Muchos de nosotros hemos oído hablar del mito de eliminar la grasa localizada. Para ello, supuestamente deberíamos hacer muchas repeticiones de un mismo ejercicio y enfocarnos en una zona concreta del cuerpo. No obstante, esto no es más que un mito.

¿Qué entendemos por reducir la grasa localizada?

Retomemos el mito que mencionamos anteriormente. Muchas personas piensan que el cuerpo elimina grasa de zonas específicas ejercitando la musculatura de esa región, cuando la realidad es otra.

Para lograr el objetivo de la pérdida de grasa localizada, deberemos centrarnos en movimientos y ejercicios multiarticulares que soliciten niveles muy altos de reclutamiento muscular. Esto último aumentará nuestro gasto de energía, lo que nos beneficiará a la hora de perder más grasa.

Importancia del factor genético para perder grasa localizada

Actualmente existen varios factores que determinarán nuestras posibilidades de eliminar esa grasa localizada. En primer lugar, es importante prestar atención a la genética.

Las personas con un cuerpo ginoide —con forma de pera— tienen más tendencia a almacenar grasa en las caderas y los muslos. En tanto, una persona con cuerpo androide —forma de manzana— tiene tendencia a almacenar grasas en el tronco y las regiones abdominales.

Por lo tanto, podemos afirmar que tanto el peso como la distribución de grasa depende de diversos factores, como la constitución de cada persona. De este modo, cada persona podrá ganar y perder peso de varias zonas corporales a pesar de centrarse en una zona específica en concreto.

Los niveles de grasa corporal no son los mismos para hombres y mujeres.

5 consejos para favorecer la pérdida de grasa localizada

Para poder lograr el objetivo y perder esa grasa localizada sobrante, deberemos conseguir que nuestro organismo recurra a la reservas de grasas. Para ello, como mencionamos anteriormente, hemos de olvidarnos de esos ejercicios específicos y centrarnos en los multiarticulares; se pueden omitir ejercicios como los abdominales, que lo único que conseguirán será desarrollar esa musculatura.

En este sentido, es primordial llevar una correcta organización entre nuestra dieta y actividad física. Sigue estos consejos que te detallamos a continuación y estarás más cerca de conseguir tu objetivo.

1. Realiza ejercicios multiarticulares

Como habrás podido observar, remarcamos mucho la conveniencia de los ejercicios multiarticulares a la hora de eliminar la grasa localizada. Si queremos lograr nuestro objetivo, deberemos complementar el trabajo aeróbico con ejercicios multiarticulares como pueden ser las sentadillas, flexiones o cualquier ejercicio que realicemos con nuestro propio peso corporal.

La calistenia que tan de moda está en los últimos tiempos es una excelente alternativa para estos casos. Esto nos ayudará a incrementar aún más el gasto calórico para eliminar la grasa localizada en zonas más complejas.

2. Realizar ejercicio aeróbico

Realizar deportes y actividades que impliquen un elevado gasto calórico como pueden ser, correr, saltar, etc. hace que nuestro organismo tengo que tirar de esa reserva de grasas. Para que estas actividades que mencionamos sean efectivas a la hora de lograr el objetivo, deberemos realizarlas durante 30-40 minutos.

Con esto, el organismo agotará las primeras reservas —los carbohidratos— y hará que al cuerpo no le quede otra alternativa que recurrir a esas grasas concentradas y deshacerse de ellas.

Consecuencias de hacer running.

3. Entrenamientos HIIT

Ya hemos hablado en ocasiones anteriores de los beneficios de los entrenamientos de intervalos de alta intensidad. Estos no solo lograrán quemar una gran cantidad de energía, sino que también permitirán que el organismo continúe quemando una vez finalizado el ejercicio.

El HIIT es clave para poder quemar esas grasas acumuladas. Cuando finalicemos nuestra sesión, el organismo continuará necesitando gasolina y la buscará en esas zonas donde más necesitamos perder.

4. Dieta hipocalórica

Como todos sabemos, el equilibrio entre la dieta y la actividad física es clave. La dieta deberá ser controlada, planificada y organizada, pero en todo caso suponiendo una menor ingesta de calorías de las que nuestro organismo demanda. Será importante la reducción del consumo de hidratos, así como incrementar paulatinamente la ingesta de fibra.

5. Ayudas extra

Tratamientos alternativos como el drenaje linfático, las cremas que estimulan la circulación sanguínea o tratamientos médicos como la mesoterapia pueden ser útiles en los casos más complejos de grasas localizadas, pero por sí solos no nos ayudarán. Consulta con un profesional médico antes de inclinarte por cualquiera de estas alternativas.

Con toda esta información, ya no necesitas más. Empieza a ponerte en serio y tu objetivo de perder grasa localizada estará mas cerca. ¡Consigue el cuerpo que deseas con voluntad y constancia!

  • Ramirex-Campillo; R., Andrade; D., Campos-Jara; C., Henriquez-Olguin; C., Alvarez-Lepin; C., & Izquierdo, M. 2013, August. Regional Fat Changes Induced by Localized Muscle Endurance Resistance Training. Journal of Strength and Conditioning Research, 27(8), 2219-2224.
  • Schoenfeld, B., & Dawes, J. (2009, December). High-Intensity Interval Training: Applications for General Fitness Training. Strength and Conditioning Journal, 31 (6), 44-46.
  • Smith, D., & Fiddler, R. (2012). Clients With Nutritional and Metabolic Concerns. In J. Coburn, & M. Malek, NSCA’s Essentials of Personal Training (2nd ed., pp. 489-519). Champaign, IL: Human Kinetics.