Arginina: 4 beneficios para el deportista

Antonio Reyes · 11 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 11 septiembre, 2019
La arginina es uno de los 20 aminoácidos que forman las proteínas de nuestro cuerpo. En su forma de L-Arginina, se utiliza como suplemento deportivo. En este artículo veremos algunos de los posibles beneficios de su consumo.

La arginina es uno de los suplementos más recientes dentro de la industria del fitness. Su uso se ha disparado en los últimos años, ya que se asegura que mejora la condición física y estética mediante varios mecanismos.

Lo cierto es que, aunque hoy en día no tiene tanta evidencia científica como otros suplementos como la creatina, sí que podría ser beneficiosa para nuestro desempeño deportivo. En este artículo explicaremos qué es la arginina y cuáles son sus potenciales ventajas para el deportista.

Arginina: qué es

La arginina es uno de los 20 aminoácidos que forman los péptidos y las proteínas de nuestro cuerpo. Cuando forma proteínas su función es, esencialmente, estructural. Esto se debe a que la estructura funcionante superior es la proteína. Sin embargo, cuando está libre por nuestro torrente circulatorio en forma de L-Arginina, tiene algunas funciones interesantes para los deportistas.

La L-Arginina, junto con otros suplementos deportivos como la L-Citrulina o el óxido nítrico, son compuestos que producen vasodilatación de las arterias y capilares. Con esto se consigue un mayor aporte de sangre a los músculos, y con ello llega más oxígeno y nutrientes para realizar sus funciones.

Beneficios de la arginina para el deportista

La arginina, como hemos dicho previamente, es un suplemento que hoy en día cuenta con escasa evidencia científica. Esto no tiene por qué ser algo malo ya que, en el caso de la L-Arginina, se trata de un suplemento bastante novedoso.

En algunos estudios se ha visto que puede incrementar el rendimiento deportivo mediante varios mecanismos, aunque se necesita más investigación al respecto para concluir su utilidad como suplemento para deportistas.

En este apartado vamos a ver qué potenciales beneficios podría tener la arginina. Todos los beneficios tienen su fundamento en su acción vasodilatadora, como comentábamos anteriormente.

Musculación para mujeres: trucos y consejos.

Aumento de la masa muscular

La vasodilatación que produce la L-Arginina mejora el aporte de oxígeno y nutrientes a nivel muscular. Por ende, la célula muscular recibirá más combustible y aguantará entrenamientos más duros.

Unas cargas de trabajo superiores llevarán a una mejor adaptación al entrenamiento y a una mayor hipertrofia. Esta mayor energía que reciben los músculos puede no solo hacer que el cuerpo aguante entrenamientos más exigentes, sino también que se recupere mejor después de cada sesión. Esto se debe a que la vasodilatación se extiende más allá de las horas de entrenamiento.

Incremento de la fuerza

Por el mismo mecanismo explicado en el punto anterior, se produce un aumento en las ganancias de fuerza. Esto se debe tanto a la mayor hipertrofia, que hace que las células musculares sean más resistentes a las cargas a las que son sometidas, como a una mejora a nivel nervioso.

El fundamento de ello es que, ante el mayor aporte de nutrientes, somos capaces de hacer más repeticiones y series. De esta manera, mejoran nuestros patrones de movimiento y el reclutamiento de fascículos musculares.

Mayor pérdida de grasa

Por la misma regla, el hecho de ser capaces de entrenar más tiempo y con mayor frecuencia nos va a permitir quemar más calorías. Este incremento en el gasto calórico, si seguimos un plan alimenticio adecuado, puede ser un extra en nuestro objetivo de perder grasa corporal.

Dieta y ejercicios para aumentar masa muscular rápido.

Cuerpo más estético

La L-Arginina puede ayudarnos a mejorar nuestra estética si acudimos al gimnasio con ese objetivo. El efecto vasodilatador, aunque actúa predominantemente sobre arterias de pequeño calibre y capilares, aumenta el flujo sanguíneo que llega a las venas de nuestro cuerpo.

Con esto, conseguimos una mayor vascularización y visibilidad de las venas superficiales de nuestro cuerpo. Este es uno de los objetivos más perseguidos por culturistas y personas asiduas al gimnasio que quieren verse marcados.

Para concluir, merece la pena enfatizar que de ninguna manera se debe recurrir a estos suplementos sin haber realizado una consulta médica previamente. El profesional será el único capaz de advertirnos sobre las contraindicaciones de cada caso en particular y, de aprobar el consumo, nos podrá indicar en qué cantidades podemos utilizarla.

  • Wu, G., Bazer, F. W., Davis, T. A., Kim, S. W., Li, P., Marc Rhoads, J., … Yin, Y. (2009). Arginine metabolism and nutrition in growth, health and disease. Amino Acids, 37(1), 153–168. https://doi.org/10.1007/s00726-008-0210-y
  • Pahlavani, N., Entezari, M. H., Nasiri, M., Miri, A., Rezaie, M., Bagheri-Bidakhavidi, M., & Sadeghi, O. (2017). The effect of l-arginine supplementation on body composition and performance in male athletes: a double-blinded randomized clinical trial. European Journal of Clinical Nutrition, 71(4), 544–548. https://doi.org/10.1038/ejcn.2016.266
  • McConell, G. K. (2007). Effects of L-arginine supplementation on exercise metabolism. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, 10(1), 46–51. https://doi.org/10.1097/MCO.0b013e32801162fa