¿Cuáles son los niveles óptimos de vitamina D?

24 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Encontramos diferentes formas de dosificación de vitamina D en el mercado: pastillas, gotas, viales. ¿Qué niveles se consideran saludables?
 

La vitamina D es una sustancia de síntesis endógena a partir de la exposición a rayos solares. Presenta un carácter liposoluble y su deficiencia en muchos países es endémica.

Es necesario consumir frecuentemente pescados azules, huevos y lácteos para mantener sus niveles dentro del rango adecuado. Se trata de un nutriente estrechamente relacionado con la salud ósea y que presenta influencia sobre el sistema inmunitario, la prevención de ciertos tipos de cáncer y la fatiga crónica.

La cantidad de esta vitamina en el organismo se mide mediante un análisis de sangre y, en ocasiones, es necesario suplementar para llegar a los valores óptimos. Existe cierta discordancia en cuanto a estos valores: hay expertos que recomiendan entre 20 y 40 ng/ml de sangre y otros entre 30 y 50 ng/mg.

Importancia de la vitamina D en el desempeño muscular

Los últimos estudios científicos relacionan positivamente la suplementación con vitamina D con el aumento de la fuerza muscular. Hasta hace pocos años, se sabía que un déficit de este nutriente podía causar fatiga crónica, pero sus efectos positivos sobre el rendimiento es algo novedoso. Por este motivo, cada vez es más común la suplementación con esta vitamina en el ámbito del deporte.

Vitamina D y cáncer

La bibliografía científica relaciona la deficiencia de esta vitamina con muchas enfermedades complejas. Por ejemplo, la literatura reconoce la relación de la deficiencia de este nutriente con el cáncer de colon, mama y próstata.

 
Alimentos ricos en vitamina d.

Para asegurar un aporte correcto de vitamina D, es interesante consumir pescado azul al menos dos veces por semana. Asimismo, resulta positiva la exposición regular al sol para permitir su síntesis endógena, aunque esto no es posible en todas las estaciones del año en muchos países.

Cabe destacar que se trata de un nutriente de carácter liposoluble, por lo tanto, es necesaria la ingesta de grasa para su disolución y absorción. En el caso de la leche, la vitamina D estará presente en la variedad entera, pero no en el caso de la desnatada.

Un nutriente importante en mujeres

En mujeres, por la pérdida de calcio tras la menopausia y su tendencia a la osteoporosis, la vitamina D se trasforma en un nutriente fundamental. La ingesta de vitamina D regula la absorción de calcio y, de este modo, preserva la salud ósea.

Una carencia de esta vitamina en las primeras etapas de la vida aumentará el riesgo de fractura ósea en la edad adulta. Esto puede ser un problema de salud importante en el caso de las mujeres.

Otra situación de riesgo es el caso de los pacientes de enfermedad renal crónica. En este tipo de individuos, es mucho más probable que exista deficiencia de esta vitamina y problemas en el metabolismo del calcio.

 

Por lo tanto, es importante monitorizar la ingesta de la vitamina D en este tipo de pacientes para asegurar el aporte y los valores correctos y evitar complicaciones a medio plazo.

Diferentes formas de dosificación

Dentro de la suplementación con esta vitamina, encontramos varias formas de dosificación distintas. Hay laboratorios que apuestan por el consumo regular de esta sustancia en forma de pastillas o gotas. Sin embargo, encontramos en el mercado viales cuyo consumo se realiza una vez cada 15 días o cada mes.

De todos modos, es fundamental consultar al médico o nutricionista antes de comenzar a suplementarse con este nutriente. Es extraña la intoxicación con vitamina D, pero esta situación podría cursar con acumulación de calcio en la sangre.

La luz solar permite la producción de vitamina D de parte del organismo.

Por ese motivo, son frecuentes los vómitos, la debilidad y la micción frecuente en este tipo de casos. Incluso se han registrado casos en los cuales se formaron cálculos renales de calcio.

Conclusión

A pesar de que existe cierta discordancia entre los expertos sobre cuáles son los valores óptimos de vitamina D, lo que está claro es que esta sustancia es de gran importancia para la salud. Su déficit aumenta el riesgo de padecer enfermedades complejas y, en muchas ocasiones, los valores en sangre no se encuentran dentro de lo considerado como óptimo.

 

Para prevenir este tipo de situaciones, es necesario aumentar el consumo de pescado azul y lácteos enteros. Cabe recordar que se trata de una vitamina liposoluble, por lo que las ingestas pobres de grasa en la dieta pueden causar una malabsorción de la misma.

  1. Bischoff-Ferrari HA., Willett WC., Wong JB., Giovannucci E., Dietrich T., Dawson-Hughes B., Fracture prevention with vitamin D supplementation: a meta analysis of randomized controlled trials. JAMA, 2005. 193 (18): 2257-64.
  2. Chau YY., Kumar J., Vitamin D in chronic kidney disease. Indian J Pediatr, 2012. 79 (8): 1062-8.
  3. De la Puente-Yague M., Cuadrado Cenzual MA., Ciudad Cabañas MJ., Hernández Cabria M., Collado Yurrita L., Vitamin D: and its role in breast cáncer. Koahsiung J Med Sci, 2018. 34 (8): 423-427.