Debemos preferir geles energéticos o bebidas

17 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Te contamos que es mejor: si tomar geles energéticos o bebidas energéticas. ¿Usas alguno de estos dos suplementos para tus entrenamientos?

Tanto los geles energéticos como las bebidas suponen dos estrategias claves para administrar glucosa dentro de una sesión de entrenamiento. Su parte positiva es que permiten aportar una buena parte de energía de asimilación rápida de forma sencilla.

Normalmente, estos productos están formulados con glucosa, fructosa o maltodextrina, y tienen la capacidad de producir un pico glucémico en poco tiempo. Son muy comunes en deportes de larga duración como el ciclismo, o en aquellos que se dividen en varias partes como el fútbol u otros deportes de equipo.

Geles energéticos

Se caracterizan por su viscosidad y su contenido alto de azúcares simples. Por lo general, se asimilan de manera bastante rápida y no suelen dar problemas estomacales. No obstante, la sobreingesta de estos geles podría traer malas consecuencias en forma de dolor o pesadez abdominal.

Son fácilmente transportables y sus condiciones de conservación son sencillas. Se toman rápidamente y están disponibles en una gran variedad de sabores distintos.

Algunos cuentan con la particularidad de llevar ciertos aditivos en su composición, como puede ser la cafeína. En este caso, el poder vigorizante del gel ser verá aumentado. En algunos casos contienen además otras sustancias estimulantes, como la taurina, que pueden realizar un efecto sinérgico con la cafeína.

Lo interesante de estos geles es que su biodisponibilidad es muy alta y rápida. En instantes aumentará la cantidad de glucosa en sangre y la cafeína pasará al sistema nervioso central de manera eficiente.

Los geles energéticos son buenos para los deportes de larga duración.
Imagen: 3nutritionpro.com

Bebidas energéticas

Se trata de bebidas azucaradas a base de agua. Normalmente tienen concentraciones de glucosa no superiores al 6-8 % para evitar molestias gástricas durante la práctica del ejercicio. Suelen introducir glucosa o maltodextrina en su composición en lugar de fructosa; por este mismo motivo son tan fáciles de absorber.

La gama de sabores es más limitada que en el caso de los geles, pero la parte positiva es que ayudan a la hidratación por su contenido en agua. Además, suelen estar enriquecidas con sales minerales o electrolitos para prevenir la aparición de calambres musculares.

Sin embargo, no suelen presentar sustancias estimulantes en su composición, y las que lo hacen son bebidas con mayor contenido en azúcares y alto contenido en cafeína, no recomendadas para cualquiera [1].

En el caso de estas últimas bebidas, hay que ser responsables con su uso, ya que una sobredosis de sustancias estimulantes podría resultar nociva en lugar de ergogénica. Por otra parte, se debe evitar su mezcla con bebidas alcohólicas para evitar efectos graves [2].

Geles o bebidas: ¿cuál escoger?

La respuesta depende de la actividad que se vaya a practicar y de sus condiciones. En el caso de realizar un deporte de larga duración en condiciones de alta temperatura y humedad, las bebidas serán la mejor opción.

El aporte de agua es más determinante que la administración de cafeína, y no se necesitan grandes cantidades de azúcar en breves períodos de tiempo, sino una administración pequeña pero constante.

Los geles están más encaminados a deportes de menor duración o deportes de equipo. Cualquier persona que se pueda beneficiar de las propiedades ergogénicas de la cafeína y que necesite una gran cantidad de azúcar en un breve período de tiempo es susceptible de consumirlos.

La mejor orientación que se les puede dar a los geles energéticos es un deporte que combine esfuerzos aeróbicos con esfuerzos anaeróbicos.

Cuidado con las marcas y elecciones

Es imprescindible elegir una marca de confianza y haber probado estos productos en entrenos previos a la competición. No todos los organismos responden igual a las sustancias energéticas o a la administración de glucosa.

No todas las bebidas deportivas son apropiadas para todos los deportistas.

De este modo, podremos comprobar si determinado producto nos produce algún tipo de molestia estomacal que dificulte la práctica de la actividad.

Asimismo, se deben utilizar marcas contrastadas, que ofrezcan sello de calidad y certifiquen la ausencia de sustancias dopantes. Se han dado casos de bebidas o geles energéticos contaminados con efedrina; es una sustancia prohibida que haría fallar el control antidopaje y pondría en peligro la salud del atleta.

Por eso, no se debe consumir este tipo de productos de marcas desconocidas o sin certificación. Es siempre buena idea acudir al nutricionista antes de consumir este tipo de productos y leer las recomendaciones del fabricante para tener clara la dosificación.

Por último, cabe destacar que son productos dirigidos a deportistas. Esto quiere decir que las personas sedentarias que no van a practicar deporte no deberían consumirlos.

  1. Curran CP., Marczinski CA., Taurine, caffeine, and energy drinks: reviewing the risks to the adolescent brain. Birth Defects Res, 2017. 109 (20): 1640-1648.
  2. Grasser EK., Miles-Chan JL., Charriere N., Loonam CR., Dulloo AG., Montani JP., Energy drinks and their impact on the cardiovascular system: potential mechanisms. Adv Nutr, 2016. 7 (5): 950-60.