8 signos que indican que serías un entrenador personal increíble

8 agosto, 2018
Ser un entrenador personal es una profesión que si tenemos vocación puede ser realmente interesante, ya que alientas y enseñas a personas a cumplir metas y objetivos

Para ser un entrenador personal se debe estudiar para poder ejercer como cualquier otra carrera. Sin embargo, hay personas que llevan en su esencia características para serlo. ¡Sigue leyendo y descubre si eres una de ellas!

Dedicarse a entrenar implica titularse en ciencias de la actividad física, más el deporte que se quiere impartir, así como la prescripción de los ejercicios.

Todo es posible a través del estudio y el esfuerzo. Ahora bien, existen signos y señales que representan el espíritu de un entrenador personal. Tener estas cualidades de manera natural podrían hacer de ti la mejor persona para ser entrenador, esos signos son los siguientes:

1. Pasión por el deporte

La clave para ser bueno en algo es amar y sentir pasión por lo que haces. Por ello, el solo hecho de que te guste lo que haces es una cualidad importante. Hay personas que practican deportes por hobby, para bajar de peso, o porque quieren ser profesionales. Sin importar porqué lo practican, un entrenador apasionado transmite su amor por el deporte, lo que provee un ambiente ligero y motiva a dar el 100%.

2. Logras lo que te propones

En ocasiones, es complicado mantener el compromiso, la fuerza de voluntad y motivación necesaria para lograr algo. Sin embargo, si apegarte a una idea o plan y no descansar hasta lograrlo es tu caso, entonces posees una característica significativa de un entrenador personal.

Chica hace flexiones.

Mantenerte enfocado en algo es esencial, tanto en la vida diaria, como en el deporte. Por ello, lo hace un signo único para entrenar personas, puesto que es tu trabajo alentarlos a no rendirse y seguir trabajando por la meta, aun cuando sientan que ya no pueden.

3. Sabes escuchar

Uno de los problemas de ciertos instructores físicos es que se concentran en proveer el entrenamiento del deporte, y dejan a un lado los sentimientos y emociones del individuo. De esta forma, si posees el tipo de personalidad que toman el tiempo para realmente escuchar y proveer apoyo serías un muy buen entrenador personal.

4. Eres atento

Ser entrenador personal implica estar atento a las necesidades del ciente. Esto quiere decir, tener ese interés por el bienestar de los demás. Además, tener la disposición de dedicarle la atención y tiempo. Por ejemplo, un entrenador personal debe estar atento si su deportista tiene alguna dolencia o lesión, y así adecuar el ejercicio a su necesidad.

5. Tienes buena empatía

Cuando no hay una buena fluidez en la relación entrenador-deportista, en gran parte puede deberse a la falta de empatía. Cuando se tiene empatía, se comprende de verdad la verdadera humanidad, sentir lo que el otro está sintiendo. De esta forma, se hace mucho más fácil acercarse a las personas y lograr un cambio en ellas.

6. Conocimiento

Si eres de esas personas que no solamente les apasiona el deporte, sino que también les interesa saber su historia, cómo surgieron los movimientos y porqué se realizan de esa forma. Los entrenadores personales deben estar informados acerca de todo lo referente al ejercicio, si esto te sucede espontáneamente entonces tienes una característica que vale oro.

Contratar un coach deportivo.

7. Sabes liderar y no mandar

Hay una línea entre ser una figura de autoridad con la capacidad de liderar hacia un objetivo, y ser un jefe que simplemente da órdenes. Por ello, ser ese tipo de persona que posee las herramientas para liderar y llevar a una persona al éxito, es tener el don del coaching deportivo.

8. Eres una figura para admirar

Tal cual como cuando dicen que los hermanos mayores deben dar el ejemplo a los menores, así pasa con el entrenador al deportista. Es esencial que el deportista se sienta afortunado y privilegiado de su entrenador. Debido a esto, es importante que reflejes lo que enseñas, puesto que la admiración es un elemento esencial para que la persona se sienta motivada.

De esta forma, si eres una persona que además de ser atento, apasionado, y admirable cumples con muchas de las cualidades que debe tener un entrenador personal. A veces, poseemos habilidades increíbles pero no estamos conscientes de ello. Si te sentiste identificado con este post lo más probable es que ¡puedas convertirte en un entrenador personal asombroso!

Te puede gustar