7 mejores consejos para hacer abdominales adecuadamente

Yamila Papa Pintor · 28 junio, 2018
Vemos algunas recomendaciones que te ayudarán a entrenar tus abdominales de la forma más efectiva posible y con seguridad; evitar lesiones de espalda y tirones es lo más importante

¿Te gustaría saber cómo hacer abdominales de forma correcta? ¿Quieres conseguir buenos resultados y lucir un abdomen bien marcado? Si no consigues el efecto deseado, quizás se deba a que cometes ciertos errores al momento de entrenar. En el siguiente artículo te contamos la forma adecuada para entrenar esa zona tan rebelde.

Tips para hacer abdominales de manera correcta

En todas las rutinas del gimnasio, estos ejercicios no pueden faltar. Pero a veces, nos damos cuenta de que no surten los efectos que deseamos. ¿A qué se debe? Tal vez a que no sabes cómo hacer abdominales correctamente. Presta atención a los siguientes consejos:

1. Mantén la espalda recta

Sin importar qué variable de abdominales realices, la espalda -y sobre todo la zona lumbar- debe estar bien derecha. Es un error muy habitual arquear la columna. De esta manera estamos ‘traspasando’ el esfuerzo a esa zona y no a la que intentamos trabajar.

Entrenamiento de abdominales para cuando no tienes tiempo.

Además de no conseguir buenos resultados en el abdomen, tendremos grandes posibilidades de sufrir dolores y lesiones en la espalda. Incluso en los ejercicios en que debas ‘despegarla’ del suelo, presta atención a la postura.

2. Haz movimientos lentos

De nada sirve terminar las series en tiempo récord si no consigues unos abdominales bien marcados. En el mundo del fitness afirman que siempre es mejor cuando el movimiento es lento y bien controlado. Por el contrario, los rápidos y no guiados solo conducen a dolores y contracturas. Para hacer abdominales como corresponde, nada de movimientos violentos.

3. Cuida el cuello

Si sientes dolor en la nuca, quiere decir que no estás haciendo bien el ejercicio. La zona que trabaja es la del abdomen, ninguna otra. Un truco: apoya la barbilla en el pecho o déjalo lo más cerca posible. Y por supuesto no te olvides de colocar las manos detrás del cuello y sostenerlo bien. Los codos siempre mirando hacia afuera y los brazos bien abiertos. ¡Esto garantiza que el trabajo lo haga el torso!

Ejercicios abdominales para fortalecer la zona media.

4. Presta atención a la respiración

No solemos ejercitar basándonos en la inhalación y exhalación y eso es un grave error. Para hacer abdominales correctamente la técnica es la siguiente: inspira antes de contraer el abdomen y espira al contraer.

Esto quiere decir que tomarás aire cuando la espalda está apoyada en el suelo o colchoneta y que lo lanzarás al terminar de subir.

5. Aprovecha los ejercicios sostenidos

Los ejercicios sostenidos son aquellos que, como su nombre lo indica, nos hacen mantener la postura durante un par de segundos. Los podemos aplicar en muchos grupos musculares, entre ellos el abdomen.

Si los añades a tu rutina, podrás conseguir resultados en menos tiempo. Hay varios que sirven para marcar los abdominales, como por ejemplo: estira las piernas y elévalas. Levanta el torso y haz equilibrio con los brazos estirados a los costados del cuerpo. La idea es que el cuerpo forme un ‘V’. Otra opción es que las pantorrillas queden paralelas al suelo y a la misma altura que los brazos.

6. Modifica la rutina

Si siempre realizas los mismos ejercicios, los músculos se acostumbran y no cambian. Por ello, es muy importante ir modificando la rutina de vez en cuando. Esto se aplica a cualquier disciplina que elijamos.

En el caso de los abdominales, la buena noticia es que… ¡existen decenas de opciones! Puedes hacer con las piernas flexionas, estiradas o elevadas; con el torso recto o para los laterales, con un balón o una banda elástica. ¡Nunca te aburrirás!

7. Estira al terminar

Estiramientos de espalda.

Hacer abdominales correctamente también incluye cumplir con los estiramientos al finalizar la rutina. Aunque te parezcan aburridos, no dudes en hacerlos. Te permitirán recuperar mejor la zona trabajada y a relajarte un poco. ¡Ideal para que los latidos del corazón vuelvan a la normalidad!