Ejercicios con rueda abdominal

Yamila Papa Pintor · 19 febrero, 2018
La rueda abdominal puede ayudarnos a aumentar nuestra rutina de ejercicios de una forma simple

Si quieres tener un vientre ‘de acero’ y bien marcado, existen diferentes ejercicios que puedes realizar. Algunos de ellos no requieren de ningún elemento adicional, mientras que otros necesitan un aparato específico. En el caso de la llamada ‘rueda abdominal’ podemos conseguirla sin problemas en el gimnasio o incluso comprarla en una tienda para usarla en casa.

Tips antes de usar la rueda abdominal

Tal vez ya la conozcas, la has visto en algún rincón entre otros aparatos, o bien es la primera vez que escuchas (o lees) sobre ella. La rueda abdominal, como su nombre lo indica, es un elemento circular con un asa de cada lado que nos permite desarrollar nuestra rutina para un vientre envidiable.

Abdominales que no pueden faltar en tu rutina.

Este sencillo accesorio se puede convertir en un imprescindible para la rutina, si es que los abdominales ‘comunes’ te aburren o quieres ir un poco más allá con el entrenamiento. Con la rueda abdominal podrás realizar diferentes ejercicios, más o menos complejos e intensos, pero para que surtan efecto deberías prestar atención a estos consejos:

1.Ten cuidado con la postura

Es habitual que cuando llevamos el cuerpo hacia adelante, arqueemos la espalda. Además de que esto puede ocasionar dolores o lesiones, lo cierto es que no te permite trabajar correctamente la zona del vientre… ¡Que es la que debe hacer todo el trabajo!

2.Úsala de a poco

Se dice que las ruedas abdominales solo sirven para aquellos que hace tiempo realizan ejercicio o se entrenan. Aunque hay un poco de cierto en eso, también es verdad que si comienzas lentamente no debería presentarse ningún problema. Para empezar, te aconsejamos que te apoyes sobre las rodillas y luego aumentes la dificultad con la práctica.

3.Tensa el abdomen

Esto es fundamental cuando hacemos cualquier ejercicio, sobre todo aquellos pensados para trabajar el vientre. Concentra la tensión o presión en los abdominales para conseguir resultados eficaces y realices bien el ejercicio.

Rutina de ejercicios con rueda abdominal

El también llamado ‘ab roller’ o ‘ab wheel‘ es un accesorio muy fácil de conseguir si queremos ejercitar en casa. Además, la mayoría de los gimnasios lo ofrecen. Una rutina de ejercicios con la rueda abdominal deben ir de menor a mayor, como te explicamos a continuación:

1.Abdominales básicos

Realiza estos ejercicios hasta que te acostumbres al uso de la rueda. Apoya las rodillas y las puntas de los pies en el suelo o colchoneta. Coloca la rueda delante de ti y toma cada asa con una mano manteniendo la espalda paralela al piso.

Comienza a hacer girar la rueda hacia adelante ayudándote con los brazos (siempre estirados). Lleva el torso lo más cerca del suelo posible y haz el ‘camino’ inverso para quedarte en la posición inicial. Esa es una repetición. Al menos tendrías que hacer cinco repeticiones por serie y cuatro series en total (20 repeticiones).

2.Pies levantados

Este ejercicio es similar al anterior, pero lo diferencia el hecho de que solo las rodillas son las que se apoyan en el suelo. Las puntas de los pies quedan elevados (talones lo más cerca posible de los glúteos). Si quieres puedes cruzar las piernas, siempre y cuando no apoyes los pies en el piso.

3.En diagonal

Para hacer este ejercicio necesitarás una banca y colocarla en diagonal al suelo. Es mejor si el material ‘resbala’ (por ejemplo la madera) para que sea más fácil desplazarnos. Ponte de pie bien cerca de la tabla y apoya la rueda lo más cerca de las piernas que puedas.

Estira los brazos hacia arriba siguiendo la forma de la tabla y trata de llegar hasta casi tocarla con el abdomen. Pueden ir bajando el ángulo de la tabla para dificultar el ejercicio.

4.Completos

Estos son los abdominales más difíciles pero al mismo tiempo los más eficaces. Una vez que hayas pasado por los anteriores -en varias sesiones- estarás en condiciones de llevarlos a cabo.

Comienza de pie con las piernas ligeramente separadas. Pon la rueda ‘pegada’ a la punta de los pies y baja la espalda recta para tomar el elemento. Gira la rueda de a poco hasta que el cuerpo quede paralelo al suelo. Ten cuidado de no arquear la espalda al regresar a la posición inicial.