Aprende a utilizar el aro mágico o magic circle

Yamila Papa Pintor · 16 junio, 2018
Este novedoso aparato nos permite potenciar el resultado de algunos ejercicios para trabajar diferentes partes de nuestro cuerpo; plantearte hacerte con uno de ellos puede ser una gran idea

Se trata de una de las nuevas ‘revoluciones’ en el mundo del pilates. Pero también se puede utilizar el aro mágico o magic circle en otras rutinas, ya sea en casa o en el gimnasio. En este artículo te contaremos cómo aprovecharlo al máximo.

¿Qué es el aro mágico o magic circle?

Cuando asistimos a una clase de pilates podemos ver muchos elementos disponibles y que se emplean para trabajar diversos músculos. Uno de los más eficaces es el ‘aro mágico’ el cual puede parecer algo básico, pero que sin embargo tiene variadas aplicaciones.

Según se dice, fue el mismo Joseph Pilates -el creador de esta disciplina con millones de seguidores en todo el mundo- quien creó este accesorio. Las ‘leyendas urbanas’ afirman que este hombre era un gran bebedor de cerveza y que pedía barriles periódicamente a los bares.

Ejercicios con el anillo mágico.

Un día, miró el recipiente y pensó que quizás las anillas podían convertirse en un elemento que mejorara los ejercicios de su método. Le llamó ‘magic circle’ y hoy en día se utiliza en cada clase.

Se trata de un aro fabricado en un material semiflexible, de unos 40 centímetros de diámetro y que cuenta con dos agarres (uno por cada lado). No importa si es nuestra primera clase de pilates o si ya hace tiempo que disfrutamos de sus beneficios: el aro mágico es apto para todos.

Es posible utilizar el aro mágico o magic circle en diversos ejercicios: en los brazos, en los abductores, en los tobillos, en las rodillas… ¡Y cualquier combinación que se nos ocurra!

Si bien puede parecer un elemento incómodo y un poco grande, lo cierto es que tiene muchos beneficios, entre ellos: aumentar la intensidad de los ejercicios, alinear el cuerpo, conseguir mejores resultados, incrementar la flexibilidad, reducir la flacidez o reforzar los músculos. En definitiva, es un complemento que nos permite sacar todo el provecho de la rutina de pilates.

Ejercicios para utilizar el aro mágico o magic circle

Dentro de la clase de Pilates podemos realizar diferentes ejercicios y gracias al aro mágico, los resultados o efectos serán visibles en menos tiempo. Algunos de ellos son:

1. Abductores

Este ejercicio también se suele hacer con un balón suizo, pero en el caso de utilizar el aro mágico o magic circle la presión es mayor. Colócate de lado en la colchoneta, apoya el codo y sostén la cabeza con esa mano.

Abductores con magic circle.

Pon el aro mágico entre los tobillos y despega la pierna de abajo del suelo. Haz fuerza con las piernas para ‘cerrar’ este elemento durante un minuto. Descansa y repite con el otro lado.

2. Abdominales

Quizás conoces los famosos ‘abdominales bicicleta’ los cuales emulan el movimiento de pedaleo y se acompañan con giros del torso hacia los laterales. También hay una versión en pilates que te permite utilizar el aro mágico o magic circle.

Colócate boca arriba con las piernas estiradas y elevadas del suelo. Flexiona la rodilla derecha y gira el torso para ese lado. Sujeta el aro con la rodilla derecha y el codo izquierdo. La pierna izquierda la mantienes estirada. Ejerce presión con el abdomen en 20 repeticiones. Luego haz lo mismo con el otro lado.

3. Brazos

Por supuesto que también se puede usar el magic circle para tonificar los brazos. Es tan simple como ponerse de pie o sentada con la espalda recta y estirar los brazos por delante del pecho (a la altura de los hombros).

Sostén el aro con ambas manos y haz presión hacia adentro. De esta manera trabajarán las muñecas, los antebrazos, los codos, los tríceps y hasta los hombros. Y lo mejor de todo, es que te ayudará a mejorar la postura de la columna vertebral.

4. Espalda y glúteos

Otro ejercicio para utilizar el aro mágico o magic circle que mejora la postura al reforzar las lumbares. Y además sirve para tonificar glúteos y piernas. ¡Es muy completo!

Ponte boca abajo con las piernas y los brazos estirados. Toma el aro con ambas manos. Despega los brazos y las piernas de la colchoneta. Trata de llegar lo más arriba posible. Mantén unos segundos y regresa a la posición inicial. Haz 20 repeticiones.