Aumento del rendimiento deportivo a través del uso de la música

Oriana Noguera · 13 agosto, 2018
Al escuchar música además de estimular el sentido auditivo, activamos en nuestro cerebro sensores que despiertan distintas emociones, y favorecemos el trabajo en conjunto de los hemisferios del cerebro lo que nos ayuda a reforzar el aprendizaje

Fuerza, intensidad, resistencia, son palabras ancladas al rendimiento deportivo, pero… pop, reggae, electrónica también pueden estar relacionadas con el desempeño en el deporte. Sí, la música sí influye, ¡sigue leyendo y descubre el rol de la música para aumentar tu rendimiento en el deporte!

Los efectos de la música en líneas generales modifican el estado anímico y desarrolla la creatividad. Ahora bien, ¿qué sucede si se incorpora la música al entrenamiento deportivo? lo que estás a punto de leer seguramente te hará diseñar un buen playlist para la próxima vez que te ejercites:

Relación ejercicio-música

En el 2006 se mostró a través de un estudio (The effects of music tempo and loudness level on threadmill excersice, Judy Edworthy y Hannah Waring) cómo los participantes al escuchar música de un ritmo rápido aumentaban el paso, y recorrían una mayor distancia sin cansarse tanto. De esta forma, la música aumenta la presión para avanzar y alcanzar un mayor desempeño.

Música de los años 90 para correr.

Asimismo, el tempo también influye en que la estimulación de la música sea efectiva. Es decir, el ritmo de la música debe encajar con el ejercicio que se realiza. Por ejemplo, si vas a correr o hacer burpees quieres escuchar música movida, y de esta forma mantener una conexión entre la ejecución del ejercicio y lo que haces.

Aumenta tu rendimiento

Además del ritmo y la sincronización con el movimiento, la letra de la canción también influye en el rendimiento deportivo. Escuchar letras que promuevan aspectos positivos, o bien letras con las que te sientas identificado, crean un lazo entre la canción y los sentimientos que produce en ti, que a su vez te presionan a esforzarte durante el ejercicio.

Hay un estudio del psicólogo C.I Karageorghis en el que se estipula que la música puede disminuir el cansancio o bien, aumentar la capacidad de trabajo. De acuerdo a este estudio la música puede aumentar (más de lo esperado) los niveles de productividad, fuerza y resistencia.

Igualmente, al escuchar música mientras entrenas te distrae del dolor o cansancio que puedas sentir durante el entrenamiento. Puesto que, te concentrarás en la música, su ritmo, la letra, lo mucho que la disfrutas y así aumenta tu rendimiento y es más sencillo desviar el dolor o cansancio.

La música promueve el movimiento del cuerpo, la necesidad de sentir la música y hacerla visible, en esto se basa la danza, y otros entrenamientos exitosos como el zumba fitness. Por esta razón, algunos gimnasios reproducen música. Precisamente porque la música juega un rol muy importante, estimula el cerebro para liberar serotonina, conocida como la hormona de ‘sentirse bien’, de esta forma las personas disfrutan y se divierten haciendo ejercicio. 

Promueve la memoria muscular

Así como los bailarines aprenden coreografías, al pasar del tiempo si vuelven a oír la música, puede que aún la recuerden. Puesto que los movimientos de sus cuerpos van al unísono con la canción, y se esos movimientos se fijan en sus cerebros al ritmo de la música.

Eso también sucede con el deporte, bien sea aprender ejercicios nuevos o probar una nueva rutina. La música establecerá una conexión entre lo que hagas, y tu cerebro asociará la música con el ejercicio.

Los mejores auriculares bluetooth del mercado.

Inspírate

Muchas cosas suceden en tu cerebro cuando escuchas música, entre ellas respuestas emocionales con respecto a lo que oyes. Esto significa, que no toda la música va a aumentar tu rendimiento deportivo, evidentemente canciones que te traigan un mal recuerdo o que el ritmo no sea placentero, no va a surtir el efecto que se desea.

Así que lo más recomendable es elegir canciones que vayan acorde al ejercicio. Puedes incluso comenzar a escuchar música antes de entrenar y de esta forma entrar poco a poco en ambiente. Cuando termines de entrenar puedes escuchar canciones lentas mientras estiras y te relajas.

Asimismo, si vas a escuchar música con audífonos recuerda bajar el volumen en los ejercicios de alta intensidad, esto a fin de proteger tus oídos de la presión. Sácale provecho al aumento de rendimiento deportivo que la música puede brindarte. Arma un buen playlist y entra en ambiente. ¡Música, maestro!