¿Cómo conseguir un cuerpo funcional?

19 julio, 2018
Te presentamos una serie de ejercicios que puedes hacer como rutina para conseguir un cuerpo funciona que te permita tener más energía y unos altos niveles de bienestar

Un cuerpo funcional es aquél que te permite realizar cualquier tipo de ejercicio o actividad sin dolores ni impedimento alguno. En el siguiente artículo te contaremos de qué manera puedes conseguirlo, para sentirte bien tanto física como mentalmente.

¿Qué es un cuerpo funcional?

Antes que nada, sería bueno que sepamos qué se considera ‘cuerpo funcional’. En la definición se dice que lo posee aquella persona con un notable desarrollo en relación a la fuerza, la potencia, la flexibilidad, la coordinación, la velocidad, la agilidad, el equilibrio y la resistencia… ¡Casi como si fuese un súperheroe!

Si bien puede parecer que obtener estas cualidades es imposible, o tenemos que vivir entrenando, lo cierto es que con ejercicio diario y constancia, todos podemos disfrutar de un cuerpo funcional. Nuestro objetivo deberá ser en todo caso alcanzar el máximo potencial y corregir lo que nos falta para gozar de una silueta ‘fit’.

Relación entre cuerpo y mente.

¿Cuáles son las ventajas de un cuerpo funcional?

Quizás estés pensando que eso del cuerpo funcional no es para ti, ya que no eres de los que se pasa horas y horas ejercitando. Sin embargo, tal vez te convenzas cuando sepas que sus beneficios no solo se reducen a lo que sucede en el gimnasio:

1. Se transfiere a la vida real

Esta es la primera ventaja que te hará tomar la decisión de entrenar para tener un cuerpo funcional. Claro, porque podrás luego aprovecharlo en cualquier situación que surja en tu vida cotidiana. Desde cargar bolsas pesadas del mercado hasta correr porque se va el autobús, también cuando quieras jugar con tus hijos o sacar a pasear a tu mascota. ¡Siempre es bueno tener un cuerpo ágil y fuerte!

2. Corrige la postura

En la actualidad, los dolores de cervicales y espalda están a la orden del día, ya que pasamos horas frente al ordenador o de pie por nuestros empleos. Con una rutina integral o funcional trabajamos todos los músculos, pero sobre todo los estabilizadores, es decir, aquellos que están en la zona media del cuerpo.

Un cuerpo funcional, entonces, corrige la postura, evita dolores musculares y contracturas y hasta mejora si tenemos algún problema óseo como la escoliosis. A su vez, previene las lesiones al tonificar bien los músculos y cargar peso durante la rutina.

3. Nos permite hacer todo tipo de ejercicios

Otra de las ventajas de tener un cuerpo funcional es que este se adapta a cualquier disciplina con la que queramos incursionar. Aunque no lo creas, tendrás un rendimiento mucho mayor en varios deportes.

Uno de los ejemplos más conocidos es el de las disciplinas de contacto o artes marciales: boxeo, karate, kick-boxing o muay thai. La velocidad de movimientos, la fuerza, la flexibilidad y los reflejos, sumados a la resistencia… ¡Te convertirán en un campeón!

También notarás mejoras en otros deportes como el fútbol, el tenis, el baloncesto o el hockey. Presta atención al físico de los deportistas actuales: son más atléticos, no poseen grasa acumulada y tienen una masa muscular óptima.

¿Cómo tener un cuerpo funcional?

Ahora que ya sabes para qué sirve tener un cuerpo funcional, pasaremos a la parte práctica. Es decir, al momento en que empiezas a entrenar para conseguirlo. Debes saber que los resultados no se consiguen de un día para el otro, es fundamental la constancia y el compromiso. Una rutina completa puede incluir estos ejercicios:

1. Sentadillas

Ya las conoces, son uno de los ejercicios que nunca falta en una rutina. En este caso deberás hacer 50 repeticiones de sentadillas comunes durante las primeras semanas. Luego, añade peso (por ejemplo con una kettlebell) y aumenta las repeticiones.

2. Saltos en el sitio

Se trata de los famosos ‘saltos con rodillas al pecho’ los cuales aumentan el ritmo cardíaco, nos hacen transpirar y sobre todo, trabajar los músculos de las piernas y glúteos. Realiza 50 repeticiones.

Rutina para hacer ejercicio en casa.

3. Burpees

Son uno de los ejercicios más completos dentro del cardio. Haz 30 seguidos, lo más rápido que puedas y sin detenerte entre cada repetición.

4. Correr en el lugar

Acelera lo máximo posible como si estuvieses corriendo un sprint. La idea es que mantengas el movimiento durante al menos un minuto.

5. Flexiones de brazos

Por último, las conocidas flexiones de brazos, que nos permiten fortalecer los bíceps y tríceps. Haz 40 repeticiones con las piernas estiradas.

Rutina para hacer ejercicio en casa.

Si quieres tener un cuerpo funcional, repite esta rutina tres veces por semana como mínimo durante un mes. Luego intensifica los ejercicios, añade peso y aumenta las repeticiones.

Te puede gustar