Consejos para preparar la pretemporada

Yamila Papa Pintor · 19 septiembre, 2018
Si practicas un deporte de forma habitual y la competición para por un tiempo, o necesitas tomarte un descanso, lo normal es hacer una pretemporada después para volver a estar en forma y competir al máximo de nuevo

Para preparar la pretemporada debes tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes, como por ejemplo en qué momento comenzar, qué ejercicios realizar o qué cambios hacer en la rutina y la alimentación. Entérate más en este artículo.

Antes de preparar la pretemporada: aspectos importantes

Si has decidido tomarte un descanso en el entrenamiento, es probable que pienses de qué manera ‘regresar con todas las fuerzas’ después de esos días sin hacer nada (o menos de lo que estás acostumbrado).

Aunque descansar también es necesario para el cuerpo, sobre todo cuando los músculos se esfuerzan a diario, es cierto que algo de forma y de estado se pierde. Incluso si las vacaciones fueron de solo un par de días y en ese tiempo hicimos algo de ejercicio en la playa o la montaña.

La pretemporada es un periodo cuya duración es variable y que tiene como objetivo preparar al cuerpo para que pueda asimilar las cargas de las posteriores rutinas. En la teoría, la duración mínima es de cuatro semanas y la máxima es de seis.

La meta con esta preparación es conseguir una buena base de los músculos, para que de esta manera cuando comiences con el entrenamiento ‘oficial’ no sientas tanto el esfuerzo.

Antes de preparar la pretemporada debes tener en cuenta por ejemplo la disciplina que realizas, las competencias o compromisos en los próximos meses y cuántos días has descansado.

Errores al preparar una maratón.

En el caso de que te prepares para una maratón, necesitarás 12 semanas de entrenamiento específico posteriores a la pretemporada. Por eso debes ser muy organizado y respetar los tiempos y el calendario. Si practicas otro deporte, incluso puedes hacer dos pretemporadas cada año, que comenzarán después de un descanso de al menos una semana.

Preparar la pretemporada: claves

Si estás pensando en preparar la pretemporada haz de saber que existen ciertas claves o trucos que te pueden servir para cumplir con tus objetivos:

1. Comienza con trabajo general

Sin importar la disciplina o deporte que practiques en una pretemporada los primeros días son de acondicionamiento. Esto quiere decir que hagas ejercicios suaves, como trotar o nadar y a medida que pasen las jornadas sí añadir técnicas específicas.

2. Añade cargas poco a poco

No importa cuánto peso levantabas antes de la pretemporada o cuán rápido corrías. Cuando comienza esta etapa tendrás que regular las cargas y las marcas. Ten en cuenta que has estado varios días (incluso semanas) sin hacer ejercicio y que el cuerpo se ‘acostumbra’ a la inactividad.

Por supuesto, eso no quiere decir volver a foja cero, porque también los músculos tienen algo de memoria, pero no pretendas ser el mismo que los últimos días de temporada anterior, al menos al principio.

3. Presta atención a las señales del cuerpo

En relación a lo anterior, es muy importante no exigirse más de la cuenta durante la pretemporada. Respeta los tiempos que tienen los músculos y analiza si un calambre o un dolor tienen que ver con un sobreesfuerzo en algún ejercicio específico.

Como tratar calambres musculares.

Es normal que los primeros días ‘te duela hasta el dedo grande del pie’ pero pasadas estas jornadas, si las molestias o dolores continuan, será mejor que consultes con un médico.

4. Dedica tiempo a recuperarte

Es cierto que acabas de volver de las vacaciones o los días de descanso, pero eso no te da ‘permiso’ para entrenar de lunes a domingo sin parar. La recuperación consta de dormir al menos ocho horas seguidas cada noche y de respetar los tiempos de descanso entre series de ejercicios.

5. Cumple con la rutina

Al preparar la pretemporada, tanto tú como el entrenador (depende si estás solo, con un equipo o cuentas con un personal trainner) se han tomado el tiempo de diagramar muy bien los ejercicios y sesiones.

Una buena planificación es sinónimo de excelentes resultados o al menos de objetivos más cerca de ser logrados. Pero para ello, es fundamental respetarla a rajatabla.

Si estás a punto de preparar la pretemporada, te aconsejamos que prestes atención a estas claves. Son sin dudas la manera de que tus sesiones sean mucho más efectivas y que la transición entre descanso y competencia no sea tan brusca y abrupta para tus músculos. ¡Necesitan reacondicionarse!