Entrenamiento de CrossFit en casa

El CrossFit es una disciplina deportiva que está más de actualidad que nunca, por eso, hoy descubre como podemos practicarla en casa y no renunciar a todos sus beneficios.

El CrossFit, también conocido como entrenamiento funcional, es una disciplina que cada vez suma más adeptos en todo el mundo debido a sus múltiples beneficios y resultados. Si quieres hacer ejercicio pero no tienes tiempo para asistir al menos a una clase semanal, una buena opción es practicarlo en casa.

Crossfit doméstico: ¿es posible?

Aunque nos parezca que el CrossFit debe hacerse sí o sí en el gimnasio y con un profesor -esto sería lo ideal- también es verdad que con algunos elementos que tenemos en casa o que podemos comprar no hay problemas en que entrenemos de forma hogareña… Eso sí, tienes que prestar mucha atención a la técnica e ir poco a poco.

Al principio te recomendamos que mires algunos vídeos en internet sobre cómo hacer los ejercicios y que bases el entrenamiento en tu propio peso corporal. No será un CrossFit con todas las letras -sino una disciplina conocida como calistenia– sin embargo puede ayudar a ponerte a punto antes de la práctica un poco más fuerte.

A medida que vayas avanzando en el ejercicio, es decir que entrenes dos o tres veces a la semana durante al menos un mes seguido, puedes incorporar ciertos elementos típicos del entrenamiento funcional: pesas rusas o kettlebel, barras de dominadas, discos con peso, cuerdas, etc.

Lo mejor de todo es que para hacer CrossFit no necesitas mucho tiempo libre: con 20 o 30 minutos diarios es suficiente. ¿Por qué tanta eficacia? Pues porque trabajarás todos los músculos y además harás ejercicios de cardio, los cuales mejorarán la salud de tu corazón y tus pulmones y te permitirán bajar de peso al quemar grasas.

Como si todo esto no fuese suficiente,  el entrenamiento funcional es divertido (o puede llegar a serlo) y evita el típico aburrimiento de siempre hacer los mismos ejercicios de pesas en el gimnasio. ¡Pon una buena música y a entrenar se ha dicho!

Rutina de CrossFit para hacer en casa

A continuación te explicaremos algunos ejercicios básicos dentro del CrossFit y que además no requieren elementos especiales. En total deberías hacer media hora de ejercicio por día con esta rutina:

1.Flexiones de brazos

Hay decenas de variantes posibles, pero tienes que ir poco a poco: comienza con la básica flexión en la cual apoyas las manos en el suelo, estiras el cuerpo y colocas las puntas de pie en el piso. El movimiento lo realizan los codos y los hombros; desciende el cuerpo lo máximo posible y vuelve a empezar.

Una vez que manejes bien la técnica y puedas soportar 30 flexiones sin problemas, pasa a un siguiente nivel: despega una mano del suelo al descender o cuando subas el cuerpo suelta ambas manos y aplaude en el aire.

2.Sentadillas

Otro clásico en el mundo del fitness al que se le puede ir añadiendo dificultad con el paso de las semanas. Para comenzar, ponte de pie con las piernas separadas a un ancho de hombros. Mantén siempre la espalda recta y desciende despacio el torso mientras flexionas las rodillas.

¿Demasiado sencillo? Prueba dar un salto cuando estás cerca del suelo para volver a la posición inicial o tomar una pesa o disco con las manos por delante del cuerpo para que la serie sea más complicada.

3.Burpees

Los burpees son ‘el’ ejercicio por excelencia en el Crossfit y aunque cuesten un poco y cansen bastante debes saber que son muy completos: permiten trabajar cardio y varios músculos al mismo tiempo.

Para empezar ponte en posición de flexión de brazos y desciende el torso, luego lleva ambas rodillas al pecho y levántate dando un salto.

4.Plancha

También conocidos como ‘abdominales isométricos’ es uno de los ejercicios más eficaces para tener un vientre tan plano que serás la envidia de todos tus amigos. Colócate boca abajo acostado, apoya antebrazos en el suelo y eleva el cuerpo dejando abajo solo la punta de los pies para equilibrar el peso.

Mantén la espalda paralela al piso durante un minuto. Descansa 30 segundos y hazlo otra vez. Para más ‘complicación’ puedes elevar una pierna bien estirada, contar hasta 15 y cambiar de lado.

Te puede gustar