Distinta velocidad en ejercicios de fuerza

Oriana Noguera · 28 agosto, 2018
La velocidad es un factor que tiene gran influencia al momento de entrenar, dependiendo el ejercicio y lo que se quiera lograr con él, se aplica una determinada velocidad que influye en factores como hipertrofia, resistencia y potencia

La velocidad importa, está bien entrenar como un caracol por un tiempo mientras tus músculos se habitúan. Sin embargo, es momento de alternar distintas velocidades y explotar la fuerza, resistencia y potencia en el ejercicio. ¡Es hora de espabilar!

Los ejercicios de fuerza con distinta velocidad se aplican desde hace décadas, no fue sino recientemente que se hizo viral gracias al uso de la tecnología. El marketing supo crear diferentes aplicaciones y artefactos que giran en torno a la velocidad, como encoders, acelerómetros y aplicaciones.

Ejercicios de fuerza

Ahora bien, antes entrar en detalles de velocidad, hay que definir qué son los ejercicios de fuerza. El entrenamiento de fuerza es toda actividad física que involucre la contracción muscular para aumentar la resistencia anaeróbica y de esta forma alcanzar la hipertrofia.

Chica haciendo esfuerzo levantando pesas.

A lo largo del tiempo se elaboraron diferentes técnicas para el desarrollo muscular, como el pre-agotamiento, propiocepción, las 100 repeticiones, entre otros. Además, en algunos ejercicios de fuerza se utilizan distintas máquinas y pesas con el fin de optimizar el entrenamiento. Por ejemplo, el press de banca, peso muerto, dominadas, sentadilla con pesas, entre otros.

Distinta velocidad en ejercicios de fuerza

Usualmente en los entrenamientos y rutinas, se le da más importancia a la técnica y repeticiones que a la velocidad. Pero, en lo que concierne a ejercicios de fuerza, que como su nombre lo dice buscan desarrollar la fuerza, la velocidad es una variable significativa.

Estudios han revelado que en ejercicios como el press de banca, denominado un ejercicio de carga estable, denota un cambio en potencia, resistencia e hipertrofia cuando la ejecución es lenta. Pero, cabe a destacar que hay dos tipos de movimientos lentos:

  • Cuando la intensidad del ejercicio es tal que el desplazamiento no puede ser ejecutado a mayor velocidad de manera involuntaria.
  • Cuando la lentitud es intencional, es decir, el individuo realiza el ejercicio con baja velocidad teniendo la posibilidad de aumentarla.

Ninguno de los dos es perjudicial, sino que tienen propósitos distintos. Los movimientos intensos de baja velocidad involuntaria estimulan la resistencia y potencia en el ejercicio. Por otro lado, los movimientos lentos intencionalmente generan una especie de adaptación de hipertrofia.

¿En qué influye la lentitud o rapidez?

Todo esto significa que al aplicar distintas velocidades en un ejercicio se obtienen distintos resultados. A través de los ejercicios de fuerza lo que mayormente se busca es incrementar la masa muscular, el tejido muscular se compone de fibras musculares:

  • Fibras tipo I: son de contracción lenta y menos fuertes que las tipo II. Son el suministro constante de oxígeno y energía para los ejercicios anaeróbicos.
  • Fibras tipo II: son de contracción moderadamente rápida, tiene algunas características del tipo I pero pueden contraerse más rápidamente y con más fuerza.
  • Fibras tipo III: esta fibra es similar a las otras pero de contracción bastante rápida y con más fuerza durante cortos períodos.

Las fibras con más capacidad para hipertrofiar son las tipo II y III. Por ello, si deseas ganar músculo lo más recomendable es que aumentes la velocidad intencionalmente en los ejercicios de fuerza. Por otro lado, esto no significa que debes eliminar en su totalidad los ejercicios de contracción lenta, debe haber un equilibrio entre fibras musculares.

Problemas del sobreentrenamiento.

No ignores el factor velocidad, es primordial en cuanto a crecer músculo se refiere. Algo que debes tener presente es aumentar la velocidad gradualmente siempre y cuando la ejecución del ejercicio esté correctamente realizada. Esto quiere decir, que hasta que no estés completamente cómodo con un ejercicio y lo ejecutes sin errores, no deberías aumentar la velocidad. 

Si incrementas la velocidad de un ejercicio que no dominas corres el riesgo de lastimarte o lesionarte por una mala ejecución. Además de que al no realizar el ejercicio correctamente tampoco estarías trabajando los músculos, lo que sería como entrenar en vano.

Así que si está dentro de tu capacidad, varía los entrenamientos con distinta velocidad y notarás la diferencia. Cada vez debes exigirte más y seguir avanzando. Recuerda hidratarte y comer bien, puesto que los ejercicios de fuerza son bastante demandantes.

  • Westing, S. H., Seger, J. Y., Karlson, E., & Ekblom, B. (1988). Eccentric and concentric torque-velocity characteristics of the quadriceps femoris in man. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology58(1–2), 100–104. https://doi.org/10.1007/BF00636611
  • SEBASTIAN BUITRAGO, 1, NICOLAS WIRTZ, 1 ZENGYUAN YUE, 1 HEINZ KLEINO ¨ DER, 1 AND, & MESTER, J. (2013). Mechanical Load And Physiological Responses Of Four Different Resistance Trainingmethods In Bench Press Exercise. Buitrago, Sebastian Wirtz, Nicolas Yue, Zengyuan Kleino, Heinz Mester, Joachim27(4), 1091–1100. https://doi.org/10.1519/JSC.0b013e318260ec77
  • Housh, D. J., Housh, T. J., Johnson, G. O., & Chu, W. K. (1992). Hypertrophic response to unilateral concentric isokinetic resistance training. Journal of Applied Physiology73(1), 65–70. https://doi.org/10.1152/jappl.1992.73.1.65
  • Nilwik, R., Snijders, T., Leenders, M., Groen, B. B. L., van Kranenburg, J., Verdijk, L. B., & Van Loon, L. J. C. (2013). The decline in skeletal muscle mass with aging is mainly attributed to a reduction in type II muscle fiber size. Experimental Gerontology48(5), 492–498. https://doi.org/10.1016/j.exger.2013.02.012
  • Lexell, J., Taylor, C. C., & Sjöström, M. (1988). What is the cause of the ageing atrophy?. Total number, size and proportion of different fiber types studied in whole vastus lateralis muscle from 15- to 83-year-old men. Journal of the Neurological Sciences84(2–3), 275–294. https://doi.org/10.1016/0022-510X(88)90132-3