¿Qué es el entrenamiento funcional?

Fernando Clementin 28 mayo, 2018
El entrenamiento funcional se basa en el propio cuerpo, donde la postura, el reconocimiento de las capacidades corporales y el aprendizaje de movimientos cotidianos de alta exigencia, son vitales

El entrenamiento funcional es un estilo que se ha impuesto con mucha fuerza en los últimos años. Si bien muchos lo confunden con el CrossFit, es necesario remarcar sus diferencias. Se trata de una actividad física demandante y muy beneficiosa para nuestro organismo.

Lo que tienen en común ambas disciplinas es que se valen de circuitos de ejercicios, pero en realidad su esencia no es la misma. El CrossFit surgió como un entrenamiento para la preparación militar y luego se hizo popular entre los deportistas; su premisa principal es buscar la exigencia máxima, algo que puede ser poco recomendable para el público en general.

Además, también se hace mucho hincapié en el equilibrio y la coordinación. La propiocepción, es decir la capacidad de sentir la posición de los músculos y su movimiento, es esencial para la realización de los ejercicios.

¿En qué consiste el entrenamiento funcional?

La característica destacada de este tipo de entrenamiento es que se planifica teniendo en cuenta determinados propósitos. Es por eso que muchos deportistas de élite la escogen para su preparación; permite enfocarse en los aspectos del físico que sean determinantes en una disciplina.

Como entrenar para tener unos glúteos firmes, ejercicios.

Por ejemplo, para aquellos deportes que requieran de potencia de piernas, el entrenamiento planificado deberá contener este tipo de trabajos. En cambio, si se trabaja con un obrero que debe levantar cargas pesadas todos los días, se buscará dotarlo de movimientos adecuados para hacerlo sin sufrir lesiones.

Aunque pueden utilizarse ciertos elementos como pelotas, pesas rusas, bandas TRX o escalerillas, entre muchos otros, el eje central lo constituyen los movimientos naturales.

Beneficios del entrenamiento funcional

A continuación, detallaremos algunas de las principales ventajas del entrenamiento funcional:

Potencia la resistencia cardiovascular

Como la mayoría de los circuitos de ejercicios, el entrenamiento funcional pone a prueba la capacidad aeróbica. Generalmente, las rutinas consisten en varias ‘vueltas’ de 6-8 ejercicios; cada uno de ellos se realiza por una determinada cantidad de tiempo —30 segundos, por ejemplo— y luego se dejan 10 segundos de descanso para avanzar a la próxima estación.

Fortalece los músculos encargados del movimiento

Al trabajar con movimientos cotidianos, como levantar cargas por encima de la cabeza, subir y bajar escaleras con peso o levantar cargas desde el suelo, el entrenamiento funcional hace que la persona se vuelva más apta.

Como entrenar para tener unos glúteos firmes, ejercicios.

De este modo, sus actividades diarias se beneficiarán; el individuo se volverá más ágil, fuerte y resistente para emprender labores diarias.

Asimismo, este efecto también puede verse reflejado en los deportes. Habilidades como el salto o la ejecución de golpes —sea con la mano o mediante otro elemento como una raqueta— también pueden sacar provecho de las virtudes que estos ejercicios generan en el cuerpo.

Mejora la estabilidad

Debido a que muchos ejercicios se enfocan en el core, es decir la zona abdominal y de la espalda baja, se corrige en gran medida la postura y la estabilidad se multiplica.

Las rutinas de musculación convencionales trabajan músculos específicos de forma aislada. En el entrenamiento funcional, en cambio, se trabajan muchos grupos musculares al mismo tiempo; a su vez, el core actúa como punto de equilibrio, lo que hace que se encuentre constantemente bajo exigencia.

Previene lesiones

El entrenamiento funcional consiste en movimientos naturales, sin exigencias desmedidas ni destrezas complejas. Esto permite que los músculos se fortalezcan de manera natural, casi sin posibilidad de sufrir lesiones en el proceso.

Además, como consecuencia del fortalecimiento muscular, las chances de padecer lesiones al hacer deportes u disminuyen. En este sentido, la fortaleza del core vuelve a ser fundamental, dado que permite la transferencia de fuerza en todo el cuerpo.

Diabetes durante el entrenamiento.

Mejora el aspecto físico

Los resultados de este tipo de ejercicio se dejan ver en muy poco tiempo. Los trabajos funcionales son excelentes para quemar grasas y calorías con una velocidad asombrosa; además, los músculos se fortalecerán y, por lo tanto, estarán más definidos.

Potencia el rendimiento deportivo

Como mencionamos antes, muchos deportistas optan por el entrenamiento funcional para trabajar sus capacidades físicas. Esto se debe a que permite una gran especificación de los trabajos con base en los objetivos que se trazan.

En definitiva, el entrenamiento funcional es ideal para que cada individuo trabaje de acuerdo a sus propósitos y capacidades. La mayoría de las personas se adapta con facilidad a los ejercicios, dado que son sencillos y muy naturales. ¡No dudes en darle una oportunidad a esta valiosa disciplina!

Te puede gustar