Entrenamiento en casa, olvídate del gimnasio

Yamila Papa Pintor · 19 septiembre, 2018
Ir al gimnasio puede ser un gran inconveniente para algunas personas, bien por el volumen de gente que asiste a la misma hora o por la distancia que hay hasta este; ya no es necesario un gimnasio para ejercictarnos, es muy fácil poder organizar nuestra propia rutina en casa

Si bien en un gimnasio contamos con la ayuda de un entrenador y con los elementos y máquinas necesarias para la rutina, a veces no tenemos tiempo ni presupuesto para ir a uno. ¡Pero esas no son excusas para no hacer ejercicio! En este artículo te daremos opciones para que cumplas con un entrenamiento en casa.

Entrenamiento en casa: todo es posible

Quizás no te guste la idea de ir al gimnasio porque te queda lejos de casa, cuesta algo caro o no te gusta ver a otras personas entrenando. Tal vez porque no cuentas con la ropa adecuada, tu agenda está demasiado cargada o tienes algún complejo con el cuerpo.

Sin importar cual o cuales sean los motivos que tengas, lo cierto es que siempre cuentas con la posibilidad de realizar un entrenamiento en casa. Sí, como lo estás leyendo. Solo necesitas compromiso, dedicación y sobre todo disciplina. Algunos ejercicios básicos para comenzar:

1. Saltar a la cuerda

Precisas un poco de espacio para no romper todo con la cuerda, pero el material es muy barato. Incluso puedes usar cualquier soga que tengas en casa. Aunque no lo creas, este ejercicio es uno de los más completos que existe.

Saltar a la soga te hará transpirar, mejorar la respiración, quemar calorías, reforzar el corazón y al mismo tiempo divertirte. Puedes comenzar saltando despacio y luego complicar un poco las cosas: con una sola pierna, al ritmo de la música, llevando las rodillas al pecho, etc.

2. Abdominales

Aunque no sean de tu agrado (ni del de muchos) has de saber que los abdominales son un ejercicio muy bueno porque trabajan muchas áreas del cuerpo. Además del vientre, permiten tonificar piernas, brazos y hasta espalda. Todo depende de la rutina y las repeticiones que realices.

Consejos para definir abdominales.

Acuéstate en el suelo o sobre una colchoneta (también puede ser una toalla). Flexiona las rodillas y coloca las manos por detrás de la nuca. Eleva el torso y despega la espalda del piso. Haz el esfuerzo con el abdomen y no con el cuello.

Cuando domines la técnica básica, dificulta un poco: eleva las piernas y déjalas extendidas. Repite el movimiento del torso. También puedes hacer la famosa ‘bicicleta’ flexionando y estirando las piernas de forma alternada y tocando con el codo contrario. Por ejemplo: pierna derecha estirada, pierna izquierda flexionada, se gira el torso hacia la izquierda.

3. Burpees

¿Quieres un ejercicio que trabaje todos los músculos? Entonces los burpees no pueden faltar en tu entrenamiento en casa. Son realmente completos y requieren cierto esfuerzo, pero sus efectos son impresionantes.

Para empezar, ponte de pie y separa ligeramente las piernas. Baja el torso y flexiona las rodillas. Apoya las palmas de las manos en el suelo y estira las piernas. Haz una flexión de brazos, retrae las piernas y levántate. Eso es una repetición. ¡Anímate a hacer por lo menos 10!

4. Yoga

Cada vez son más las personas que aprovechan los beneficios del yoga para su salud. Y no es necesario ir a una clase o practicarlo fuera de casa. También puedes realizar diferentes posturas en tu sala o, mucho mejor, al aire libre en el jardín o balcón.

Tipos de yoga.

Aunque se dice que para hacer yoga se necesita una de esas colchonetas ‘especiales’ lo cierto es que con una sábana o una toalla es suficiente. Busca diferentes vídeos que te guíen en las asanas y disfruta de un ejercicio maravilloso.

5. Sentadillas

Trabajan los cuádriceps pero también mejoran la postura y permiten quemar grasas. Todo depende de la energía que le pongamos a este ejercicio tan famoso.

Para comenzar te recomendamos que realices las sentadillas básicas, pero luego vayas añadiendo otras variantes, como por ejemplo abrir más las piernas (sentadillas sumo), apoyarte contra la pared (isometría), usar mancuernas en ambas manos, etc.

6. Elevación de brazos

Por último, un ejercicio que requiere mancuernas, pero que no hace falta que compres… ¡Puedes usar lo que tienes disponible en casa! Por ejemplo un paquete de harina o una botella de agua.

Ponte de pie con la espalda recta y toma una pesa con cada mano. Levanta los brazos hasta la altura de los hombros (formando una cruz) y tras algunos segundos regresa a la posición inicial.

¿Te hemos convencido que un entrenamiento en casa es posible? Sin gastar dinero, cuando tienes unos minutos libres y sin necesidad de trasladarte a ningún sitio. ¡Mejor imposible!