Oblicuos a tono: 5 pasos para tener en cuenta

Óscar Dorado · 28 marzo, 2019
Si quieres lucir abdominales marcados y poner tus oblicuos a tono, en este artículo te contamos cómo puedes lograrlo. ¡Es posible con una buena rutina y una dieta saludable!

Conseguir unos abdominales fuertes y marcados es uno de los grandes objetivos de muchos deportistas. Por ello, en el siguiente artículo vamos a contarte los pasos para mantener los oblicuos a tono. ¡Toma nota y descubre más a continuación!

Tener fuerza en la zona media del cuerpo es crucial para la mayoría de las formas de ejercicio; además, te protege contra el dolor de espalda y las lesiones. Sin embargo, no siempre resulta sencillo entrenar los abdominales oblicuos de manera efectiva.

Estos músculos te permiten poder girar tu abdomen de lado a lado, además de estabilizar y proteger la columna vertebral. Los oblicuos tienen que trabajar en armonía con todos los músculos abdominales para realmente fortalecer el abdomen y conseguir una espalda fuerte y estable.

Además, tener los oblicuos a tono hará que tu cintura se vea más estilizada y mejorará tu postura. A continuación, te contamos los mejores tips que debes tomar en consideración a la hora de trabajarlos.

Oblicuos a tono: 5 pasos para tener en cuenta

1. No los pases por alto

La mayoría de los deportistas que desean trabajar y fortalecer los abdominales normalmente pasan por alto los músculos oblicuos. No obstante, construir unos abdominales oblicuos más fuertes puede ser inmensamente beneficioso para el entrenamiento y la salud en general.

Estos músculos sirven como estabilizadores y se involucran en casi todos los movimientos de elevación compuestos y en gran parte de las actividades físicas. En definitiva, se antoja extremadamente importante que estén trabajados, ya que nos ayudan a evolucionar en cualquier actividad deportiva que llevemos a cabo.

2. Introduce ejercicios específicos

En segundo lugar, muchos deportistas que levantan grandes cargas en la sala de fitness pueden asumir que trabajan sus oblicuos con suficiente eficiencia cuando llevan a cabo ejercicios como los levantamientos ​​o las sentadillas, en cualquiera de sus variantes.

El dead bug es un ejercicio perfecto para fortalecer el core.

Sin embargo, la capacitación adicional y la introducción de ejercicios específicos podría funcionar para mejorar la forma del levantamiento, e incluso es capaz ayudar a aumentar la cantidad de peso en los levantamientos de pesas.

3. No quemas excesivas calorías con el entrenamiento de oblicuos

A menudo, muchos deportistas se preguntan cuántas calorías están quemando en sus entrenamientos de oblicuos. Sin embargo, es preciso saber que la mayoría de los ejercicios se suelen llevar a cabo sin demasiada intensidad o sin realizar demasiados movimientos. Por ese motivo, no permiten quemar tantas calorías como actividades como correr o nadar.

Más allá de esto, no debes tener ninguna duda de que ofrecen los resultados que deseas en tu abdomen y también permiten quemar calorías mientras los haces.

4. Logra oblicuos a tono ejercitando de pie

Ejercitar tus oblicuos de pie es posible si lo haces de manera correcta. De hecho, es muy sencillo, y estos son los pasos que debes seguir:

  • Para empezar, sitúate con los pies un poco más separados que las caderas, con las rodillas ligeramente flexionadas y las manos apoyadas por detrás de la parte posterior de la cabeza.
  • Seguidamente, inclínate hacia la derecha, llevando la mano derecha hacia el suelo por detrás de la pierna. Regresa al centro y repite hacia el lado izquierdo para completar una repetición.
  • Continúa alternando los lados para finalizar el número deseado de series.

Como habrás podido observar, se trata de un ejercicio único, que fortalece y estira tu cintura al mismo tiempo. Por lo tanto, es ideal para trabajar los oblicuos.

Los abdominales bicicleta pueden ayudarte en tu objetivo de conseguir unos oblicuos a tono.

5. No hagas oblicuos antes de levantar objetos pesados

Este último paso es importante. No debes entrenar los oblicuos antes de levantar objetos pesados, ya que podría comprometerte a la hora de realizar los levantamientos de pesas.

Además, debes saber que los ejercicios oblicuos que requieren más peso deben hacerse con menos repeticiones. En tanto, los movimientos como los abdominales que no requieren peso son adecuados para las repeticiones más altas.

Como te hemos contado, trabajar los oblicuos puede ser muy positivo para mejorar tus registros en los entrenamientos de pesas. Tampoco te excedas con ellos: un par de sesiones por semana es todo lo que realmente necesitas.

Una vez que comiences a entrenar tus oblicuos al igual que los otros músculos, estos comenzarán a desarrollarse. Con esta lista de consejos, estarás más cerca de conseguir unos oblicuos a tono. ¡Empieza y fortalece esa zona tan importante de tu cuerpo!

  • Heredia Elvar, J. R.; Ramón Costa, M. (2004). El entrenamiento de la musculatura abdominal: una visión integradora.