Rutina básica de GAP

Virginia Duque · 7 marzo, 2018

La rutina GAP se ha hecho muy popular en los últimos años. Ir solo al gimnasio es algo que les cuesta a muchos por lo que las clases se han convertido en uno de los métodos más elegidos para hacer ejercicio. Hoy te hablamos de qué es el GAP y cómo tener una buena rutina.

¿Qué es el GAP?

GAP son clases colectivas que se centran en la tonificación de piernas, abdomen y glúteos. Se hace con música a la que el monitor ajusta los movimientos del ejercicio. Esto hace que sea muy ameno y que la clase sea muy fácil de seguir.

¿Qué resultados se obtienen con la rutina GAP? Pues aunque los ejercicios son muy intensos, los resultados se notan más pronto ya que están muy localizados. No obstante, en poco tiempo puedes conseguir:

  • Un vientre más plano
  • Glúteos firmes
  • Muslos tonificados
  • Cintura más marcada
  • Mayor resistencia
  • Mejora en tu circulación sanguínea

Estos resultados son los que buscan muchos de los que quieren estar en forma, pero pocos son los que saben cómo lograrlos. Por ello, surge la pregunta, ¿cómo hacer una rutina GAP?

Hazte una rutina GAP y moldea tu cuerpo

Ejercicios para una rutina básica de GAP.

Aunque no lo creas, estando bien informado, puedes hacerte una rutina GAP en casa de forma sencilla y con muy buenos resultados. Para ello vamos a darte una serie de consejos.

  • Lo primero que debes hacer es calentar un poco, ya que en la rutina GAP, como hemos dicho anteriormente, los ejercicios están muy localizados y los músculos se trabajan al máximo. Un buen calentamiento evitará lesiones.
  • Haz respiraciones profundas antes de empezar. Esto te permitirá no fatigarte demasiado pronto y mantenerte más tiempo realizando el ejercicio.
  • Vigila las posturas. Como el GAP está muy centrado en la parte inferior del cuerpo –de cintura para abajo– puede ser muy fácil caer en la trampa de hacer movimientos equivocados con la espalda. Por ello, mantén tu espalda siempre recta y sé consciente de ello todo el tiempo. De esto podrás depender el éxito en esta disciplina.
  • No pierdas de vista el objetivo. Cada ejercicio se centra en un músculo, por lo que debes localizar tu fuerza en este. Es posible que sientas tensión e inconscientemente tiendas a echar esta sobre otra parte del cuerpo. Te recomendamos parar cuando sientas que no puedas y seguir después de unos minutos. Si no te concentras en el músculo indicado, los resultados serán inexistentes.

Ejercicios de GAP para hacer en casa

Una vez que tienes claro lo que quieres y los pasos previos para conseguirlo, llega el momento de conocer qué ejercicios puedes hacer en casa.

Ejercicios para una rutina básica de GAP.

Squat asimétrico abierto

Este ejercicio es más conocido como ‘sentadillas’. Solo tienes que abrir las piernas y hacer como si fueras a sentarte manteniendo la espalda recta. Baja y sube tantas veces como puedas.

Puedes complementar este ejercicio poniendo una pierna sobre otra durante unos segundos para tonificar los músculos de los muslos.

Squat con rebote

Este es similar al anterior con la diferencia de que permaneces unos segundos como sentando mientras haces rebotar tus glúteos en esta posición. Unir tus manos delante del cuerpo te ayudará a mantener el equilibrio.

Patada recta

Con los codos y las rodillas apoyados en el suelo, estira una pierna hacia atrás y sube y baja tantas veces como puedas. Haz series de diez por ejemplo para empezar y repítelas con cada pierna.

Plancha frontal

Con las rodillas en el suelo y las palmas de las manos como apoyo, estira la pierna hacia atrás ayudándote con la punta del pie. Primero una y luego la otra y cuando ambas estén estiradas, vuelve de una en una a su lugar.

Estos son algunos ejercicios sencillos que puedes hacer en casa de la rutina GAP. Recuerda que la clave para ver resultados es la constancia. Si perseveras y no te rindes verás pruebas de tu esfuerzo antes de lo que piensas.