Ejercicios de Pilates durante el embarazo

Fernando Clementin · 5 mayo, 2018
Es necesario tener en cuenta la importancia de consultar con el médico especialista de confianza antes de iniciarse en este o cualquier otro tipo de ejercicio durante el embarazo,  de ese modo, os aseguraréis de que no hay peligro para la mamá ni para el bebé

Los ejercicios de Pilates durante el embarazo aportan muchos beneficios a la mujer. Flexibilidad, control de la respiración y fortalecimiento de varios grupos musculares son los principales. A continuación, enumeramos algunos que pueden ser de ayuda en la etapa de la gestación.

Una mujer que venía practicando Pilates desde antes de estar embarazada no tiene por qué dejarlo. Se trata, quizás, de uno de los principales beneficios de esta disciplina.

Además, estos ejercicios también resultan muy buenos como preparación para el parto: ayudarán a la madre a saber respirar y a estar más relajada. Luego del alumbramiento, la elasticidad del cuerpo permitirá una recuperación más pronta.

5 ejercicios de Pilates durante el embarazo

En situaciones normales, la práctica de Pilates durante el embarazo no está desaconsejada en ninguna de sus etapas. Sin embargo, es a partir del segundo trimestre cuando comienzan a verse sus mejores resultados, especialmente en lo que refiere a movilidad y relajación.

Hacer pilates embarazada.

En el tercero, en tanto, es muy recomendable para ayudar al bebé a acomodarse para el nacimiento. En cuanto a la madre, le provee de técnicas para manipular y regular su respiración.

Ejercicio N°1

Para iniciar este trabajo, la mujer debe acostarse en el piso mirando hacia un lado. Las rodillas deben estar flexionadas y juntas.

Con el brazo estirado hacia el lado sobre el que está recostada, se debe inhalar aire y rotarlo hasta que este quede a 90° con respecto al piso. Al momento de exhalar, se vuelve el brazo a la posición original, con la palma apoyada sobre el suelo.

Una vez controlado este movimiento, se debe hacer lo mismo pero esta vez rotando el brazo de manera total; es decir, hasta el otro lado del cuerpo. Para esto será necesario que la cadera gire un poco; no hay problema, déjala relajada.

Ejercicio N°2

Este trabajo es muy importante para lograr el estiramiento lumbar tan anhelado durante la gestación. Para hacerlo, la futura madre ha de colocarse de rodillas sobre el suelo.

Después, debe poner una pelota o un banquito por delante de ella. El ejercicio consiste en extender los brazos hacia adelante y bajar levemente la espalda hasta alcanzar el contacto con este objeto.

Dos detalles importantes: las piernas deben estar abiertas, para que quepa la panza en el medio; además, los brazos no deben flexionarse y la espalda ha de permanecer siempre recta.

Ejercicio N°3

Es fundamental ejercitar los músculos del suelo pélvico al estar embarazada. Este ejercicio de pilates durante el embarazo puede resultar ideal para esos fines.

La mujer debe estar acostado con un balón entre las piernas. Luego, deberá coger aire de manera pausada y soltarlo progresivamente a medida que presiona con las rodillas el balón.

Hacer 10 repeticiones de este trabajo de manera regular servirá para fortalecer el suelo pélvico. Además, también se trabajan los músculos internos de las piernas, como los aductores.

Ejercicio N°4

La posición de inicio de este trabajo es acostada boca arriba, con las rodillas flexionadas y los hombros relajados. El primer paso es tomar aire y, mientras se eleva la pelvis, soltarlo poco a poco. Después, hay que tomar aire nuevamente y bajar expulsándolo de a poco.

Ejercicios de pilates en el embarazo.

Se debe repetir este ejercicio de 5 a 10 veces. Al igual que el segundo, contribuirá a estirar la espalda y a aliviar tensiones en estos músculos, sobrecargados por el peso de la barriga.

Ejercicio N°5

A cuatro patas, el clásico ejercicio de pilates durante el embarazo. Realizarlo es muy sencillo: se debe comenzar con las rodillas en el suelo junto con las palmas de las manos como únicos apoyos.

Luego, hay que elongar la espalda sin arquearla y alinear la cabeza con el resto de la columna. Una vez estemos en esta posición, bajar el mentón para mirar hacia el suelo.

Los movimientos a realizar son, como primer paso, coger aire profundamente. Al exhalar, llevar el ombligo hacia adentro y cerrar la caja torácica.

Para las mujeres con cierto tiempo en la actividad, el siguiente paso puede resultar fácil. Las demás, podrán practicarlo para incorporarlo poco a poco.

Han de estirar una pierna hacia atrás y el brazo del lado opuesto hacia adelante. Tras 5 segundos así, volver a la posición de comienzo y repetir el ejercicio entre 5 y 10 veces de cada lado, sin alternar.

En conclusión, pocos ejercicios pueden resultar tan beneficiosos como los dePpilates durante el embarazo. Se trata de una disciplina sencilla y muy variable: existen muchos otros ejercicios además de los que aquí describimos. Si no lo has practicado nunca, ¡no pierdas la oportunidad de hacerlo!