Ejercicios de Pilates que puedes hacer en casa

Virginia Duque 12 mayo, 2018
El Pilates nos ayuda a mejorar la resistencia, la flexibilidad, a quemar calorías y perder peso y a tener mucha más fuerza, y tonifica todo el cuerpo y mejora el equilibrio, y sin ninguna duda, es una de las mejores disciplinas para practicar en casa

No todos tenemos ni la economía ni el tiempo necesario para ir al gimnasio, ni todos los días, y a veces, ni siquiera unos días en semana.

Por otro lado, no a todos les gusta el ejercicio cardio o las pesas, lo que hace todavía más difícil proponerse hacer ejercicio. El Pilates es una opción excelente para ello, pero si te cuesta sacar tiempo y dinero para ello, te hablamos de algunos ejercicios de Pilates que puedes hacer en casa.

Beneficios del Pilates

Son muchos los que, de manera escéptica, creen que el Pilates no es un ejercicio efectivo. Esto está muy alejado de la realidad, pues es uno de los deportes más completos que existen ya que se con él se pueden trabajar diversas partes del cuerpo.

Además de eso, los músculos que se trabajan están en el interior, lo cual quiere decir que trabaja lo más profundo de nuestro cuerpo, permitiendo que se fortalezca y que haga más factible que después, con la ayuda de otros ejercicios, se puedan trabajar los músculos más externos. ¿Se te ocurre algo más que se le pueda pedir a una disciplina deportiva?

Seguro que habiendo visto los beneficios que aporta el Pilates, ya tienes ganas de ponerte manos a la obra a practicarlo. El problema de ello es que las clases suelen ser caras, y en ocasiones, los horarios pueden no congeniar con los tuyos. Tranquilo, hay ejercicios de Pilates que puedes hacer en casa.

¿Cuales son los ejercicios de Pilates que puedes hacer en casa?

Si nos excusamos en que no tenemos tiempo o dinero para hacer ejercicio, podríamos caer en una rutina sedentaria que no sería beneficiosa para nuestra salud. Hacer Pilates en casa es una buena forma de combatir contra ella. Estos son los ejercicios con los que puedes iniciarte en este mundo:

Roll Up

Como sucede en todas las disciplinas deportivas, el Pilates también tiene diversos niveles. Este es uno de los ejercicios más sencillos que hay y consiste en sentarte con las piernas estiradas e intentar tocarte los pies con las manos.

Mientras lo intentas, mantén la tensión muscular durante al menos quince segundos, lo que propiciará el estiramiento del músculo y la mejora de la asistencia y la flexibilidad. Conforme vayas haciendo este ejercicio más seguido, podrás mantener la tensión muscular por más tiempo.

Rolling back

Abraza tus piernas flexionadas y pon la cabeza sobre las rodillas. Inhala mientras te dejas caer hacia atrás hasta que los omóplatos toquen el suelo. Una vez que lo hayas conseguido, exhala mientras vuelves a la posición original.

Repite el ejercicio tantas veces como puedas, y te sugerimos que aprietes el abdomen mientras lo haces para que la fuerza ejercida haga que los músculos de esa parte trabajen.

La sierra

Siéntate en el suelo con los brazos y las piernas abiertas, gira a la izquierda mientras intentas tocar el pie izquierdo con tu mano derecha y viceversa. Este ejercicio tonifica la zona de la cintura, mejora el equilibrio y agudiza los reflejos.

Ejercicio de Pilates, la sierra.

Tonificación abdominal y lumbar

Este es uno de los ejercicios más conocidos del Pilates. Se trata de tumbarte en el suelo con los brazos estirados, y con estos de apoyo, levantar el abdomen y los glúteos pero manteniendo los pies en el suelo.

Como bien sabes, el Pilates se basa en los ejercicios asimétricos, es decir, mantener la posición el mayor tiempo posible. Si eres un principiante comienza por quince segundos, y ve aumentando el tiempo conforme vayas practicando con los días. Pronto serás capaz de soportar medio minuto o más.

La V

Este se complica un poco, pero puedes hacerlo. Túmbate sobre la esterilla con los brazos estirados. A continuación levanta tus piernas y flexiona las rodillas para que queden en posición horizontal y levanta la espalda haciendo que los brazos pasen sobre las rodillas.

Mantén la posición tanto tiempo como te sea posible y repite tantas veces como puedas. Si tienes dificultad para mantenerte puedes sujetar las piernas con tus manos haciendo que tu cuerpo quede en forma de V.

Ya ves que no hay excusa para no practicar ejercicio, pues estos ejercicios de Pilates que puedes hacer en casa te quitarán unos quince minutos de tu tiempo y notarás resultados antes de lo que imaginas.

Te puede gustar