Pilates en suspensión: un paso más allá del pilates

13 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso
En la actualidad, sistemas de entrenamiento en suspensión como el TRX nos brindan posibilidades infinitas, y más si los combinamos con el pilates. Si quieres hacer tu entrenamiento más intenso, prueba el pilates en suspensión.

En el siguiente artículo trataremos un nuevo método de entrenamiento: el pilates en suspensión. Antes de que profundicemos en este tema, es importante que conozcamos y dominemos el pilates tradicional, de modo que nos sea más sencillo llevar a cabo esta disciplina.

El método de Pilates, como hemos tratado en diferentes artículos, es una disciplina muy intensa y exigente, siempre que la dominemos correctamente. Es importante destacar nuevamente dos de los pilares más importantes en los que se basa este método, y que serán claves en el pilates en suspensión:

  • Control corporal.
  • Trabajo desde el core.

Pilates en suspensión: diferencias con el tradicional

Este tipo de entrenamiento nos permitirá realizar ejercicios multidimensionales, útiles, eficaces y seguros con el propio peso corporal y la fuerza de la gravedad. Esto ultimo nos ayudará a desarrollar la fuerza y, al mismo tiempo, mejorar la flexibilidad, el equilibrio y la estabilidad de la parte central del cuerpo.

Esa es, a grandes rasgos, una definición de lo que conocemos como entrenamiento en suspensión. ¿Hay algo más funcional que el pilates que podamos agregar a esos ejercicios en el aire?

Podemos afirmar que la mezcla de ambos —pilates y entrenamiento en suspensión— es la combinación perfecta, puesto que son dos disciplinas complementarias. Se trata de dos métodos que se pueden unir de una forma totalmente natural, con los siguientes objetivos:

  • Un trabajo correctivo que incida en la zona central y la faja abdominal, denominada core.
  • Mejora de la higiene postural.
  • La activación de los músculos estabilizadores, necesaria para ejecutar los movimientos realmente desafiantes que podemos llegar a conseguir.
Las correas TRX nos permiten hacer una gran variedad de ejercicios diferentes.

Todo esto es posible basándonos en el trabajo de soporte de nuestro peso corporal, pero también facilitando la ejecución de otros ejercicios, sobre todos los de balance y equilibrio. Estos, con la ayuda de los agarres para las manos como el TRX, nos hacen darle una visión diferente e innovadora al Método de Pilates.

Por otro lado, también trabajaremos con las herramientas inestables que habitualmente utilizamos en las clases de pilates: la pelota de pilates, el foamroller o rodillo de espuma, los cojines de inestabilidad y los bosus.

Con la utilización de este material, podremos llevar a cabo una mejora de nuestra propiocepción y desarrollar una mayor precisión del movimiento. Todo esto incidirá en el sistema neuromuscular y será un auténtico desafío para el cuerpo.

¿Qué implica trabajar con el pilates en suspensión?

En un primer momento, nos pueden surgir interrogantes, como si será más fácil o más complejo que el método tradicional, o simplemente si supone mucha diferencia con respecto a este.

Cuando nos ayudamos del TRX para llevarlo a cabo, el pilates en suspensión representa tanto una mayor dificultad como un esfuerzo más importante para la faja abdominal. Por ese motivo, el trabajo de estabilización será clave.

El componente estabilizador

Como dijimos, se trata de una de las claves de este método. Lo resumimos así de sencillo: cuanto menos apoyos tengamos, mayor dificultad tendrá el ejercicio; por el contrario, si contamos con más de un apoyo, la dificultad disminuirá.

Es por eso que se vuelve muy interesante el juego con diferentes apoyos que realizaremos para poder avanzar en este método. En muchos casos, el TRX puede servirnos como punto de apoyo para facilitar los ejercicios que vamos a desarrollar.

Respiración y concentración

Otro punto que no debemos dejar escapar es el control de la respiración, así como el mantenimiento de la concentración. Estos serán fundamentales a la hora de realizar los ejercicios de pilates en suspensión.

El pilates en suspensión implica un esfuerzo mayor para los músculos abdominales.

Conclusiones

En síntesis, el pilates en suspensión es un método de entrenamiento combinado que nos ofrece una  mayor variedad de ejercicios. Asimismo, aumenta a su vez el componente lúdico, que hará las clases más divertidas.

Además, se trata de una modalidad que une la técnica de trabajo del pilates con un instrumento innovador, como son las cuerdas de suspensión —TRX. De este modo, es posible para el instructor desarrollar una mayor creatividad, lo que nos beneficiará a nosotros como usuarios.

Si ya has probado el método Pilates, no esperes más y atrévete a experimentar con esta innovadora modalidad. El pilates en suspensión te está esperando. ¡Adelante!

  • Boix-Vilella, S., León-Zarceño,E., Serrano, M.A. (2014). ¿Hay beneficios psicosociales por la práctica de pilates? Un análisis de la literatura científica. Cuadernos de Psicología del Deporte, vol. 14, 3, 117-128
  • Zarzoso-Muñoz, M., Encarnación-Martinez, A. (2008). Base científica en la práctica de Pilates. Congreso: III Simposio Internacional de la CC de la Actividad Física y el Deporte. Valencia 2426 de Abril de 2008. ISBN: 9788461235179