Estas son las 6 razones por las que la bicicleta elíptica es la mejor aliada para hacer cardio

Este artículo fue redactado y avalado por por el periodista deportivo Fernando Clementin
· 26 junio, 2018
Muchas personas prefieren volcarse a las clásicas bicicletas fijas o cintas de correr a la hora de hacer sus sesiones de cardio, algo que se debe a que no conocen en profundidad todas las virtudes que la elíptica puede ofrecerles

Si bien muchas veces no recibe la importancia que se merece, la bicicleta elíptica es una gran aliada del ejercicio aeróbico. Sus características propician un entrenamiento completo y exigente; te invitamos a conocer sus notables beneficios para la salud y los objetivos de entrenamiento.

Además de ser calificada como el mejor aparato para hacer ejercicio aeróbico, esta herramienta tiene una virtud ineludible: el riesgo de lesión es casi mínimo. ¿Vas a seguir desaprovechando sus ventajas?

Beneficios de la bicicleta elíptica para hacer cardio

Al momento de enumerar las virtudes que presenta este elemento para los deportistas que desean hacer cardio, podemos enumerar las siguientes:

1. Implica una gran variedad de movimientos

A diferencia de los demás aparatos para cardio, la bicicleta elíptica abarca también el tren superior. De esta manera, el gasto enérgico —y, por ende, calórico— es mucho mayor.

Aproximadamente, la elíptica permite quemar unas 300 calorías con tan solo 30 minutos de ejercicio; si llegas a una hora de trabajo, esta cantidad puede elevarse a 700 calorías.

Gracias a la ayuda de este mágico aparato, podrás tonificar las piernas, liberar tensiones en la espalda y poner en movimiento tu cintura. Las bicicletas elípticas permiten trabajar hasta el 80% de la musculatura del cuerpo, incluyendo:

  • Cuádriceps.
  • Isquiotibiales.
  • Gemelos.
  • Cadera.
  • Glúteos.
  • Lumbares y abdominales.
  • Pectorales y dorsales.
  • Brazos —bíceps, tríceps y deltoides—.

2. No hay impacto

La cinta de correr, acaso la número uno cuando hablamos de cardio, presenta la desventaja de que cada apoyo implica una carga sobre tendones y articulaciones. Esto no pasa en la elítpica, que se convierte de este modo en un aparato sumamente recomendable para las personas que suelen padecer lesiones en estas zonas.

3. Es ideal para recuperarse de lesiones

Se trata de una excelente actividad para restablecer el movimiento de músculos luego de padecer lesiones. Su principal beneficio es que permite regular la exigencia e intensidad de acuerdo a las necesidades y capacidades individuales. Además, los movimientos necesarios son suaves y controlados.

4. Económico y apto para todas las edades

Justamente por las características anteriores, la bicicleta elíptica es un aparato que no distingue de edades para su uso. Asimismo, en comparación con la cinta de correr, es mucho más barata y ocupa menos espacio. El combo ideal.

5. Polifuncional

La bicicleta elíptica puede utilizarse para entrar en calor antes del entrenamiento o para hacer cardio al finalizar. Por otro lado, la gran cantidad de alternativas en cuanto a dureza, ritmo y duración nos permite realizar muchas clases de rutinas diferentes, que servirán para conseguir resultados más específicos.

6. Beneficios para el organismo

Por la combinación de todos los factores anteriores, y al igual que los demás ejercicios de cardio, la bicicleta elíptica es una excelente de manera de mejorar la salud cardiovascular. No solo quemarás grasa: también te será de ayuda para tonificar músculos, especialmente los de las piernas.

Además, es excelente para liberar tensiones, reducir el estrés y despejar la mente, sobre todo si la acompañas con tus canciones favoritas. Como consecuencia de este disfrute, el sistema inmunológico y las defensas también salen largamente favorecidos.

Chica hace cardio en la máquina elíptica.

Consejos para ejercitarse en la bicicleta elíptica

Para sacar el máximo rédito a sus beneficios, ten en cuenta las siguientes sugerencias con respecto a la bicicleta elíptica:

  • Comienza con tranquilidad: no pretendes hacer una hora de corrido desde la primera semana; comienza con 15 o 20 minutos y ve subiendo la duración de a 5 minutos.
  • Regula la intensidad: procura alcanzar una buena forma antes de subir demasiado el ritmo; cuando lo hagas, puedes combinar pasajes de alta intensidad con otros más moderados, como se hace en el HIIT.
  • Cuando tus piernas se agoten, ejerce más fuerza con los brazos para ayudarlas.
  • Varía la postura: si presionas con la punta de los pies, trabajarás más los cuádriceps; en cambio, si haces más empuje con los talones, sentirás más el ejercicio en los glúteos.

Teniendo en cuenta todo esto, ya lo sabes: la próxima vez que debas elegir por un aparato de cardio en el gimnasio, haz una prueba con la elíptica. Si ya la tienes en casa, ya es hora de que deje de ser un perchero costoso y le des el uso que se merece. ¡Sube la música y mejora tu salud con unos pocos minutos de esfuerzo!