3 posturas de yoga para combatir el dolor de cuello

10 agosto, 2018
En parte fruto del estrés y de las malas posturas que acostumbramos a mantener en nuestro día a día en acciones tan rutinarias como dormir o sentarnos, el dolor de cuello suele aparecer de forma molesta; gracias a algunas posturas de yoga podremos olvidarnos de estas molestias de forma relajante y poco agresiva

Los dolores cervicales están a la orden del día, debido a nuestros hábitos cotidianos: trabajamos mucho sentados, dormimos poco y nos pasamos horas mirando el móvil. La buena noticia es que gracias a ciertas posturas de yoga para combatir el dolor de cuello podemos hacerlo desaparecer. ¿Te gustaría saber cuáles son?

¿Cómo son las posturas de yoga para combatir el dolor de cuello?

Las contracturas en las cervicales son mucho más frecuentes de lo que crees. Las molestias en el cuello pueden estar causadas por malos movimientos, sedentarismo o ciertos hábitos cotidianos, como por ejemplo mirar hacia abajo para chequear el correo o las redes sociales en el móvil.

Si a eso le sumamos el estrés, los problemas económicos y la falta de descanso y almohadas inadecuadas, es comprensible que nos duela tanto el cuello. Cuando no se trata puede volverse un problema crónico muy doloroso, acompañado por cefaleas, mareos, hormigueo o entumecimiento de las manos, debilitamiento de los hombros y brazos.

La práctica de yoga puede ser una buena opción para tratar y al mismo tiempo evitar los dolores de cuello, entre otros beneficios a nivel físico y emocional. Esta disciplina milenaria nos aporta flexibilidad, fortalecimiento de los músculos y articulaciones, tranquilidad y armonía.

El yoga te dará la serenidad que tanto te hace falta en esta vida ajetreada que llevas. En las clases no hay prisas, no hay relojes y no hay problemas… todo es lento, pausado, pensado y equilibrado.

Algunas posturas que debes evitar porque pueden causar lesiones.

Las 3 mejores posturas de yoga para los dolores de cervicales

Como primera medida, deberías identificar qué es aquello que te produce dolor en las cervicales. No siempre se trata de un hábito, sino que a veces puede ser por acumular tensiones emocionales, cosas que no dices o que te hacen mal… ¡Por algún lado luego salen!

El miedo, el bloqueo mental, la injusticia, la vergüenza… son todos sentimientos y causas de dolores de cuello, y no siempre se habla de ellos. Pensamos que solo es por pasar ocho horas frente al ordenador…

Las posturas de yoga pueden ayudarte para aliviar las tensiones, pero es muy importante que además trabajes en aquello que te duele, que te lastima o que te supera. Si tienes pensado hacer una clase en casa, te proponemos estos tres ejercicios para reducir dolores de cuello:

1. Postura del niño

Es una de las más conocidas y tiene decenas de beneficios, como por ejemplo estirar por completo la espalda, los hombros y el cuello. Arrodíllate en la colchoneta y separa ligeramente las rodillas.

Posturas básicas en yoga para principiantes
Esta posición es sumamente positiva para aliviar dolores en la espalda, además de ser muy relajante.

Respira profundo mientras levantas los brazos bien extendidos y desciendes el torso. La idea es que las manos toquen la colchoneta y que la cabeza descanse entre los hombros. Si puedes, apoya la frente en el suelo. Respira profundo varias veces y cierra los ojos.

2. Postura torsión sentado

Esta posición también es perfecta para estirar la espalda y las cervicales. Deberás sentarte y cruzar las piernas, levanta la pierna derecha y haz una torsión para que el pie quede ‘pegado’ a la parte externa del muslo izquierdo.

Sostén con el brazo derecho la pierna elevada; la mano derecha queda apoyada en la colchoneta. Gira levemente el torso hacia la derecha, al igual que la cabeza. Ejerce cierta presión con el hombro izquierdo.

3. Postura del gato

Gracias a esta postura podrás eliminar no solo el dolor de cuello, sino también de espalda. Colócate boca abajo en la colchoneta primero, y luego apoya las palmas de las manos, las rodillas y los empeines.

Algunas posturas sencillas para iniciarte en el Yoga.

Arquea la columna levemente al mismo tiempo que inhalas y llevas la cabeza un poco hacia atrás, abriendo bien el pecho. Tras unos segundos, exhala el aire y forma un arco contrario al anterior, es decir, con la espalda ‘hacia arriba’. Apoya el mentón en el cuello. Repite varias veces estos movimientos, hacia arriba y hacia abajo.

Si además del yoga modificas algunos hábitos y añades otros como por ejemplo unos masajes cada semana, baños de inmersión o estiramientos en la oficina, verás cómo de a poco reducirás los dolores en el cuello.

Te puede gustar