Practicar yoga ayuda a controlar tu hipertensión

Francisco María García · 29 noviembre, 2018
Además de tener una alimentación y un peso saludables, la práctica de yoga es una excelente opción a la hora de controlar la hipertensión, un problema que cada vez afecta a más personas en el mundo ocidental

La presión arterial elevada o hipertensión es una situación muy común, que afecta a uno de cada tres adultos en el mundo occidental. Esta enfermedad aumenta de forma considerable el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y enfermedad renal.

Los síntomas de la hipertensión no siempre son fáciles de identificar y a menudo aparecen cuando la presión arterial ya es peligrosamente elevada. Es por eso que es conocida como el ‘asesino silencioso’.

Afortunadamente, existen tratamientos farmacológicos muy eficaces para tratar la hipertensión. Pero además hay otras medidas que se pueden tomar en la vida cotidiana y que contribuyen a controlar la presión arterial elevada.

Hipertensión y estrés

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre al pasar por las arterias cuando recorre el sistema circulatorio. Esta presión varía a lo largo del día en función de las actividades y del estrés.

Bikram yoga.

Cuando la actividad es intensa o frente a una situación de estrés, la presión arterial se eleva. Al contrario, cuando el organismo está en reposo la presión baja.

Una presión arterial elevada crónica puede ser causada por factores genéticos o por otras enfermedades como la diabetes, enfermedades renales o alteraciones hormonales. Sin embargo, es muy frecuente que la hipertensión sea causada por el estrés; y este es un factor muy difícil de controlar.

El estrés es una exigencia impuesta al organismo por un factor externo. Sin embargo, dos individuos distintos pueden sentirse más o menos estresados frente a una misma situación. Para uno esa situación puede resultar amenazante y para el otro no, o no en la misma medida.

Si bien no es posible controlar las distintas situaciones por las que cada persona tiene que pasar, sí es posible trabajar para que las pueda enfrentar de la mejor forma posible. De esta manera contribuirá a evitar un elevado nivel de estrés que puede afectar la presión arterial.

Practicar yoga ayuda a controlar el estrés

Las personas que sufren de hipertensión provocada o agravada por el estrés suelen tener dificultades para controlarla, aún estando bajo tratamiento farmacológico. Y es ahí donde el yoga puede convertirse en su mejor aliado.

Postura de yoga de el pez.

Esta disciplina milenaria puede ser una forma saludable y natural de controlar la hipertensión causada por estrés. Al practicar yoga se pueden tratar muchas enfermedades desde un punto de vista holístico. El yoga afecta a la relación directa que existe entre la mente, el cuerpo y las emociones.

A través de la práctica de esta disciplina se consigue la quietud de pensamiento, se apacigua el sistema nervioso y se logra que el corazón trabaje más lentamente.

Al mismo tiempo, con las posturas de yoga la mente y los músculos alcanzan una relajación profunda: este estado general de relajación contribuye de forma muy eficaz a tratar la hipertensión.

En el yoga también se practican técnicas de control respiratorio o pranayamas. Esta forma de respiración consciente y controlada también tiene la capacidad de controlar inmediatamente una presión arterial elevada.

Las técnicas de respiración que se adquieren con la práctica del yoga pueden ser una herramienta muy útil para los pacientes hipertensos en situaciones de estrés. El control de la respiración es siempre positivo.

Asanas para aliviar la hipertensión

Algunas posturas o ejercicios de yoga, también llamados asanas, son especialmente útiles para lograr controlar la hipertensión. La práctica de yoga en general tiene efectos relajantes y logra equilibrar el sistema nervioso; pero hay ciertos ejercicios que funcionan mejor que otros a la hora de bajar una presión arterial elevada.

Postura de yoga, supta matsyendrasana.

Es el caso de los ejercicios de yoga invertidos. Con estas posturas se trata de revertir la acción de la gravedad en el cuerpo, las piernas y el abdomen deben estar por encima del tórax. Este tipo de ejercicios produce cambios muy importantes en el sistema circulatorio, ya que la sangre circula con mayor rapidez, aliviando la presión.

Otros ejercicios especialmente beneficiosos para controlar la presión arterial son los de respiración. La práctica del yoga nos enseña a respirar de forma consciente; al inhalar y al exhalar tenemos el poder de nutrir al organismo y calmar la mente.