Mantente en forma a través de la danza

Oriana Noguera · 4 noviembre, 2019
Si te gusta moverte y disfrutar del baile con diferentes ritmos, la danza puede ser tu actividad física ideal. ¡Conoce los estilos por los que puedes optar!

La danza es una disciplina artística que puede abrirte las puertas a un mundo nuevo de sensaciones. Del mismo modo, también se trata de una excelente alternativa para mantenerte en forma.

La danza o el baile es un arte que utiliza los movimientos del cuerpo como medio de expresión. Usualmente va acompañado de la música y puede ser con fines de entretenimiento, religiosos o artísticos.

Si bien bailar es una forma de comunicar sentimientos y transmitir emociones, es innegable que sus movimientos son una manera de entrenar el cuerpo y mantenerlo saludable. En los siguientes puntos, te mostramos cómo llevar un estilo de vida fitness a través de una actividad tan apasionante como el baile.

La danza y el cuerpo

En esta disciplina intervienen muchos aspectos artísticos. La mayor parte del tiempo hay una temática o una emoción que transmitir en compañía de la música. Sin embargo, uno de los propósitos de las clases de danza es acondicionar el cuerpo para poder realizar todos los movimientos sin problemas.

Asimismo, a través de la música, el sentimiento y la expresión, se integra el deporte. Todo esto permite desarrollar las siguientes condiciones físicas:

  • Resistencia: bailar es un gran ejercicio cardiovascular que quema muchas calorías. Además, aumenta la resistencia fácilmente, puesto que la mente se concentra en la música y en disfrutar el movimiento, y no en el esfuerzo físico.
  • Fuerza: la danza demanda muchas destrezas que fortalecen los músculos de los brazos, las piernas, los pies, la espalda, los hombros y el abdomen.
  • Flexibilidad: en algunos estilos de baile, la flexibilidad es más prioritaria que en otros. No obstante, independientemente del género de danza, se trata de una cualidad muy importante para el bienestar muscular.
Psicomotricidad en la danza.

  • Coordinación: el baile es un gran ejercicio para desarrollar una buena coordinación. Hay muchos pasos complejos que requieren de una coordinación óptima para llevarlos a cabo.
  • Control del cuerpo: la danza trabaja la conexión entre la mente y el cuerpo. Por consiguiente, se afina la propiocepción, la psicomotricidad y el resto de los factores que determinan el control de las extremidades.

Estilos de danza

Si quieres implementar la danza como método para mantenerte en forma, adquirir confianza en ti mismo y divertirte, te compartimos algunas opciones que pueden servirte. Simplemente puedes elegir la que más se ajuste a tu personalidad o la que más te llame la atención:

  • Flamenco: el flamenco es un estilo de baile español, tiene mucho carácter y es bastante pasional. Trabaja las piernas, los brazos y los hombros. Recientemente, surgió una nueva tendencia llamada Fitflamc, la cual combina el fitness y el flamenco. De esta manera, puedes estar en forma y disfrutar de las bulerías, los tangos, las sevillanas y otros estilos tradicionales.
El Fitflamc es la mejor opción para los que quieren entrenar de manera revolucionaria y divertida.

  • Danza contemporánea: si quieres sacar tu lado más humano y emocional, la danza contemporánea es una excelente opción. Sus movimientos son más libres y expresivos, pero a la vez son rápidos y exigentes a nivel cardiovascular.
  • Salsa: la salsa es un género de música y baile enérgico y dinámico que ejercita las piernas y las caderas, moldea la cintura y libera endorfinas, que producen un gran bienestar.
  • Ballet clásico: el ballet clásico es un estilo de danza bastante completo. Desarrolla la capacidad aeróbica, la fuerza muscular, la flexibilidad y el control del cuerpo en función de la música y los movimientos.
  • Danza del vientre: la danza del vientre es seductora y femenina. Esta disciplina quema grasa, esculpe y tonifica el abdomen.
La danza del vientre es un estilo oriental que demanda gran cantidad de movimiento de parte del ejecutante.
Imagen: elcorreodelsol.com
  • Hip-hop: el hip-hop es una cultura y movimiento artístico en el que predomina la expresión urbana.  Es divertido, ayuda a mejorar la coordinación y aumenta el autoestima.
  • Zumba: el zumba es una actividad para cualquier edad, desde niños hasta personas mayores. Además, cuenta con diversos géneros de baile como la bachata, el merengue, el dancehall y el reggaetón, entre otros.
  • Pound fitness: esta disciplina es diferente a lo que comúnmente habrás oído. Combina la música rock con baile y baquetas para marcar el ritmo. Es ideal para tonificar y perder peso.

Elige tu favorito, ¡todos son beneficiosos!

Cualquiera de estos estilos de danza pondrá tu cuerpo a ejercitarse. Incluso aprenderás nuevas destrezas y conocerás personas que comparten el mismo deseo de estar saludables y disfrutar del baile.

La danza es una actividad que puede cambiar la manera como ves tu entorno y, a la vez, incrementar tus habilidades para comunicar emociones. Si estás buscando una alternativa para estar en forma e involucrarte en el mundo del arte, ¡no dudes en comenzar a bailar!

  • Quiroga Murcia, C., Kreutz, G., Clift, S., & Bongard, S. (2010). Shall we dance? An exploration of the perceived benefits of dancing on well-being. Arts & Health2(2), 149–163. https://doi.org/10.1080/17533010903488582
  • Nieri, T., & Hughes, E. (2015). All about Having Fun: Women’s Experience of Zumba Fitness. Sociology of Sport Journal33(2), 135–145. https://doi.org/10.1123/ssj.2015-0071
  • Voelcker-Rehage, C., Niemann, C., Hübner, L., Godde, B., & Winneke, A. H. (2016). Benefits of Physical Activity and Fitness for Lifelong Cognitive and Motor Development-Brain and Behavior. In Sport and Exercise Psychology Research: From Theory to Practice (pp. 43–73). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-803634-1.00003-0