Nuevo avance científico: perder grasa localizada

Rubén Guzmán · 27 abril, 2019
Hace mucho que la actividad física dejo de ser una práctica rupestre y comenzó a estudiarse en profundidad. Una de las cuestiones mas estudiadas ha sido: ¿Podemos perder grasa localizada en zonas especificas del cuerpo?

Los auténticos profesionales de la actividad física y el deporte no se basan exclusivamente en opiniones o experiencias personales. Como fuente principal, aumentan sus conocimientos con base en estudios académicos de rigor. Recientemente, nuevos estudios afirman que es posible perder grasa localizada en una zona específica del cuerpo. ¿Qué postulan estas teorías?

El sistema de reserva del cuerpo humano

Los lípidos o grasas son uno de los componentes del cuerpo humano. Estos elementos poseen unas funciones importantes para el sistema:

  • Son fuente de energía para el día a día.
  • Llevan a cabo procesos de termorregulación para la protección ante el frío.
  • Sirven como sustento y protección de los órganos, junto con los músculos y huesos.
  • Aportan ácidos grasos para beneficiar a la masa tisular —la epidermis o piel.
  • Ayudan a absorber vitaminas como la A,D o K.
  • Intervienen en procesos hormonales.

Por ello, no se debe odiar a las grasas para conseguir un cuerpo escultural, saludable y con un buen rendimiento deportivo. Simplemente, debemos de tener en cuenta el hecho de lograr los niveles adecuados de dicho componente.

Datos actuales sobre salud y las grasas

Según los datos de la OMS —Organización Mundial de la Salud—, cuando el porcentaje de grasa corporal en adultos, preferiblemente medido por bioimpedancia eléctrica, supera el 25 % del total en hombres y el 32 % en mujeres, se considera obesidad.

A partir de dicho porcentaje, la obesidad se cataloga por grados de I a IV; cuanto más subimos en la escala, más grave es la situación de un individuo. Por contraposición, los niveles extremadamente bajos de lípidos resultan también nocivos para la salud, lo que conlleva problemas como la anorexia o un rendimiento mental inadecuado.

La dieta y el ejercicio son elementales para reducir la flacidez.

¿Cómo perder grasa localizada? Estudios científicos anteriores

El pensamiento establecido describía que las reservas de grasa eran un compendio completo en el cuerpo humano. De esta forma, no era posible perder grasa en una zona de cuerpo en concreto, de forma localizada.

Al consumirlas como recursos energéticos, se creía que las grasas son el combustible común, más allá de que realicemos una actividad especifica de una zona muscular u otra. Es decir, funciona como un único tanque de recursos.

La revolución del nuevo avance

Según un estudio científico reciente, la clave no reside en la combustión de las grasas ante un sistema de entrenamiento cualquiera. La cuestión es: ¿Y si existe un método de entrenamiento que consiga que las personas pierdan grasa en las zonas que deseen?

A partir de nuevos estudios en fisiología del ejercicio, se ha hallado que, a través de un entrenamiento especifico y mixto, se podría lograr el objetivo de muchas personas que buscan perder grasa solo en ciertas zonas. El método propuesto es el que describiremos en el siguiente apartado.

La clave para perder grasa localizada: el entrenamiento concurrente

Se conoce por entrenamiento concurrente o mixto al sistema que aplica métodos que podrían ser opuestos de cara a la especificidad; por ejemplo, fuerza y resistencia. Siguiendo este modelo, se planificó el trabajo de ocho semanas de los individuos estudiados de la siguiente manera:

  • Grupo 1: ejercicios de fuerza del tren superior, seguido directamente de 30 minutos de pedaleo a intensidad media.
  • Grupo 2: ejercicios de fuerza de tren inferior, seguidos sin descanso de 30 minutos de ejercicios de manivela de brazos, más conocida como ergómetro.

Resultados

Los resultados mostraron una reducción global de grasa en los dos grupos. Sin embargo, en el grupo 1 hubo una mayor reducción de este índice en los brazos que en las piernas. En tanto, en el grupo 2, la reducción de grasa fue mayor en el tren inferior que en las extremidades superiores.

Igualmente, el grupo 1 manifestó mayor aumento de la masa libre de grasa en piernas que en brazos. No obstante, no hubo diferencias entre mejoras de masa libre de grasa entre brazos y piernas en el grupo 2.

Dichos resultados nos vienen a decir que el entrenamiento de fuerza realizado antes de un ejercicio aeróbico puede focalizarse en regiones específicas de tejido adiposo, para provocar la pérdida de grasa localizada. De esta forma, se rompen los moldes establecidos anteriormente.

Conocer el IMC femenino y masculino es el primer paso para planificar una dieta personalizada.

Perder grasa localizada: todavía queda mucho por estudiar

Es una necesidad para toda la comunidad profesional abrir la mente y dejar a un lado el orgullo para aceptar nuevas posibilidades demostradas. Los nuevos postulados que hoy comentamos apenas comienzan a desandar su camino, y de seguro habrá muchos entrenadores y médicos que se negarán a cambiar su forma de trabajar de un día para el otro.

De todas maneras, este descubrimiento es un muy buen primer paso para continuar mejorando los planes de entrenamiento físico. Así, cada persona que desee vivir de manera más saludable encontrará los mejores métodos para lograrlo.

  • Maricarmen Chacín; Joselyn Rojas; Carlos Pineda; Dalia Rodríguez; Maryluz Núñez Pacheco; María Márquez Gómez; Nilka Leal; Roberto Añez; Alexandra Toledo; Valmore Bermúdez Pirela. Predisposición humana a la obesidad, síndrome metabólico y diabetes: el genotipo ahorrador y la incorporación de los diabetogenes al genoma humano desde la Antropología Biológica. Centro de Investigaciones Endocrino-Metabólicas “Dr. Félix Gómez”. Facultad de Medicina. Universidad Bolivariana de Venezuela, Sede Zulia.
  • Scotto di Palumbo, A; Guerra, E; Orlandi, C; Bazzucchi, I; Sacchetti, M. Efecto del entrenamiento combinado de resistencia y resistencia sobre la pérdida de grasa regional.
  • Pérez-Gomez, Jorge, Vicente-Rodríguez, Germán, Ara Royo, Ignacio, Martínez-Redondo, Diana, Puzo Foncillas, José, Moreno, Luis A., Díez-Sánchez, Carmen, & Casajús, José A.. (2013). Effect of endurance and resistance training on regional fat mass and lipid profile. Nutrición Hospitalaria28(2), 340-346. https://dx.doi.org/10.3305/nh.2013.28.2.6200