El método pre-agotamiento

Oriana Noguera · 17 agosto, 2018
Esta técnica se usó durante muchos años de forma inconsciente, pero no fue hasta 1996 que se definió como un método en Brasil, y se presentó como una forma de reforzar los huesos y ligamentos, ya que construye los músculos de una manera distinta al entrenamiento tradicional

¿Sientes que has intentado todo pero aún tus músculos lucen pequeños y sin mucha fuerza? Entonces, este post es para ti. Te traemos el método pre-agotamiento, una técnica que hará crecer tus músculos cuando creías que no sería posible. ¡Sigue leyendo!

El método pre-agotamiento, también llamado pre-fatiga, consiste en aislar el entrenamiento a un grupo de músculos en específico. Esto va acompañado con unas cuantas series de ejercicios compuestos al final del entrenamiento. Este método sirve de ayuda para dar ese paso que tus músculos necesitan para empezar a crecer y adquirir fuerza.

Cuestión de técnica

El método pre-agotamiento pone toda su concentración en músculos específicos, los somete a trabajar el doble que en un entrenamiento convencional. Esto ocasiona un agotamiento muscular, antes que el agotamiento mental.

Asimismo, luego del aislamiento muscular, se realizan los ejercicios compuestos. Con el fin de limitar la fuerza de los músculos ya trabajados y emplear músculos secundarios. Esta técnica garantiza buenos resultados, sin embargo, debes ser precavido. Puesto que este método de entrenamiento es bastante delicado.

Un ejemplo del entrenamiento de pre-agotamiento es el siguiente:

  • Paso 1: enfocarte en un solo grupo de músculos. Bien sea, aductores, bíceps, cuádriceps, entre otros. Digamos que eliges cuádriceps, en el aislamiento puedes realizar varias series en la prensa de piernas.
  • Paso 2: al terminar el paso 1, realiza un ejercicio compuesto de ese mismo grupo de músculos, en este caso: sentadillas.

Es así de simple, dos pasos, el primero algo más exigente que el segundo. Sin embargo, en conjunto logran el crecimiento de los músculos a través de la fatiga. 

¿Ideal para todos?

¿Puede el método pre-agotamiento ser realizado por cualquier persona? No, este método no es ideal para todo el mundo. No es ni mejor para los chicos, ni peor para las chicas, lo que se toma en cuenta es la capacidad física que tenga el individuo. Es decir, las personas que apenas están iniciándose en el mundo del deporte, no deberían tomar este método.

Este método va dirigido a personas que ya tengan bastante tiempo entrenando, que ya hayan trabajado con pesas y que tengan conocimiento previo de cómo se ejecutan ciertos ejercicios. No es un método sencillo, por ello es significativo que los principiantes en ejercicio no intenten este método hasta tener más experiencia.

Ventajas y desventajas

Como todo en este mundo, tiene aspectos buenos y otros no tan buenos. Debes tener en mente que las ventajas y desventajas van más allá que los resultados. Es decir, tiene que existir un equilibrio entre cuánto te beneficia el pre-agotamiento y cuanto te perjudica. Esto con el fin, de evitar problemas a futuro. Por ello, te explicamos cuáles son las ventajas y las desventajas del método pre-agotamiento:

  • Ventajas:
  • Tus músculos crecen y fortalecen.
  • No te agotas tanto mentalmente.
  • No es rutinario, puesto que puedes variar los grupos de músculos.
  • Te permite avanzar más rápido.

  • Desventajas:
  • Riesgo de sobre entrenamiento.
  • Ser más propenso a sufrir de agujetas.
  • No está diseñado para cualquier persona.
  • Es altamente exigente.

Concéntrate en ti

El método pre-agotamiento da excelentes resultados en referencia a los músculos, pero no te descuides. Aliméntate lo mejor que puedas, consume mucha proteína y carbohidratos. Puesto que, este es un entrenamiento que implica el consumo de mucha energía. Por ende, tu cuerpo debe estar lo más saludable y nutrido posible.

Además, descansa lo suficiente, como el nombre lo indica este proceso ‘agota’ el músculo. Para reponer los músculos debes descansar la cantidad de tiempo necesaria que tu cuerpo te imponga. Esto es realmente importante, puesto que si no se tiene el descanso que amerita el cuerpo, entonces tus músculos no se recuperarán correctamente, lo que impide su crecimiento.

Asimismo, no abuses de este método. A pesar del deseo de hacer crecer tus músculos, recuerda que tu mayor prioridad es el bienestar de tu cuerpo. Ahora que ya conoces todo acerca del pre-agotamiento, podrías probarlo si está dentro de tus posibilidades. ¡Entrena duro, o vete a casa!