Accesorios de gimnasio para después de los 40

Fernando 11 junio, 2018
Si buscamos planificar una rutina acorde a las necesidades y posibilidades de esta edad, hay ciertas herramientas que nos pueden ser de gran ayuda

Una vez que atraviesan determinada edad, muchas personas creen que su período de entrenamiento ha concluido y que poco pueden hacer para contrarrestar los efectos del envejecimiento. Nada más alejado de la realidad; con estos accesorios de gimnasio para después de los 40, se podrá seguir entrenando sin problemas.

Si bien esto no significa que debe desmerecerse el factor edad, no hay por qué dejarse estar después de cumplidos los 40 años. Sin ir más lejos, y aunque sea algo despareja la comparación, muchos deportistas se mantienen en la élite deportiva con esta edad, e incluso más.

Por lo tanto, la inmersión en la cuarta década de vida no tiene por qué ser excusa. Solamente será necesario ser consciente de las limitaciones propias y trabajar para desafiar los límites.

Accesorios de gimnasio para después de los 40

1. Mancuernas

No es necesario irnos a los extremos cada vez que pensamos en mancuernas: no todas pesan 10 kilos o más. Existen de diferentes tamaños y formas, cada una con diferentes alternativas para los usuarios.

Ejercicios para practicar el remo con mancuernas.

Los mayores de cuarenta años pueden hacer muchos ejercicios con mancuernas. Estos son algunos:

  • Press en banco
  • Apertura de pecho
  • Curl de biceps
  • Remo
  • Pull over en banco
  • Vuelos —laterales, frontales, alternados, simultáneos—.
  • Press de hombro

Las opciones son muchas más, y dependerán también de la inventiva de cada instructor. Como ves, las mancuernas son un excelente recurso dentro de los accesorios de gimnasio para después de los 40.

 

2. Bandas elásticas

Las bandas elásticas poseen dos beneficios muy claros. El primero de ellos es que el riesgo de lesión es casi nulo: no hay impacto alguno y no se trata de un elemento pesado ni de difícil manipulación.

Además, otra de sus ventajas es que permite ajustar las exigencias según el ritmo y la capacidad de cada deportista. Los músculos a trabajar prácticamente no tienen limitaciones: piernas, pecho, brazos, hombros; ninguno queda excluido.

3. TRX

Se trata de una alternativa similar a la anterior. La diferencia es que las TRX, que también son bandas elásticas, se encuentran sujetas a elementos fijos como barras, parantes o columnas.

Batida de pierna en TRX

 

Así, los ejercicios realizables varían un poco. Por lo general, son más difíciles que los que se hacen con las bandas. El motivo es que las TRX también exigen equilibrio y estabilidad, dos capacidades sumamente importantes que se pierden con el transcurso de los años, sobre todo en personas poco atléticas.

4. Pesas rusas

También llamadas kettlebell, las pesas rusas son un accesorio característico del crossfit. Sin embargo, perfectamente pueden considerarse uno de los accesorios de gimnasio para después de los 40 que aquí comentamos.

Hacer un entrenamiento completo con pesas rusas.

Las pesas rusas son un elemento que podemos usar para trabajar diversos músculos. Por ejemplo, es posible realizar peso muerto, el típico swing de crossfit, abdominales rusos, sentadillas, estocadas, entre muchos otros.

5. Med ball

Las med ball reúnen varias características de los elementos que comentamos previamente. Primero y principal, es un instrumento de uso sencillo que ofrece una gran variedad de trabajos para muchos grupos musculares.

Asimismo, casi no hay probabilidad de lesión y se puede adaptar la dificultad de los trabajos según las características de cada individuo; las med balls se consiguen en diferentes pesos.

Consejos para entrenar después de los 40

Más allá de los grandes beneficios que pueden ofrecer los accesorios de gimnasio para después de los 40 que enumeramos antes, es importante tener en mente ciertas consideraciones. Las que describiremos a continuación toman especial relevancia para aquellos individuos poco habituados a la práctica deportiva en el último tiempo:

  • Comenzar poco a poco con lo básico.
  • No sobreexigir al cuerpo: es mejor avanzar de manera progresiva y prudente.
  • Date el descanso que necesitas: ten en cuenta que la recuperación no es la misma que hace diez años atrás y respeta los plazos.
  • Aliméntate bien; más que nunca, después de los 40 años el cuerpo necesita un buen aporte de nutrientes para mantenerse activo, saludable y liviano.
  • Evita los hábitos nocivos: la capacidad de tolerar sustancias como el alcohol, el tabaco o incluso la grasa de la comida chatarra es menor que en la adolescencia; procura no abusar de ellas.

Más allá de los indispensables ejercicios físicos que se puedan realizar, la salud a esta edad tiene mucho que ver con el cuidado del cuerpo y la prevención. Finalmente, el cuidado de la mente y el bienestar emocional terminarán por redondear un círculo totalmente positivo para cualquier persona.

Te puede gustar