Beneficios de un buen estiramiento antes de iniciar tu rutina

Francisco María García · 5 diciembre, 2018
¿Eres de los que terminan la rutina de ejercicios y sale disparado a los vestidores o directamente a tu casa? El estiramiento es algo que no deberíamos pasar por alto luego de entrenar. Aquí te contamos por qué es tan importante.

No importa el tipo de deporte o de entrenamiento que se haga; un buen estiramiento antes y después del ejercicio es fundamental. Sin embargo, muchas veces no se le dedica el tiempo ni el esfuerzo suficiente.

Suele suceder que las personas tienen poco tiempo para ejercitarse y por esa razón le dan prioridad al trabajo de resistencia o de musculación; dejan de lado, a la vez, el estiramiento. Sin embargo, mantener una rutina de estiramientos adecuada ayuda a evitar lesiones y a mejorar el rendimiento durante el ejercicio.

Estirar ayuda a los músculos a prepararse para el ejercicio y también a recuperarse después de este. A continuación, veremos algunos aspectos importantes para conocer mejor los beneficios de un buen estiramiento antes de iniciar una rutina de ejercicios.

La flexibilidad

La elongación constituye un punto medio entre la inactividad y el ejercicio. Es por eso que se lo debe realizar como una transición antes de empezar una rutina deportiva de cualquier tipo.

La realización de estiramientos prepara los músculos para iniciar la actividad, a fin de que puedan estar listos para el ejercicio. También los ayuda a recuperar su forma original después del entrenamiento.

No obstante, al realizar un buen estiramiento no solo estamos preparando los músculos. También estamos haciendo un importante trabajo que no siempre es tomado en cuenta: el de mejorar la flexibilidad general y la movilidad del cuerpo.

Conviene recordar que la flexibilidad es una cualidad que trae muchos beneficios a todos los deportistas, atletas y en general a todas las personas que desean mantenerse en forma realizando alguna actividad física.

Al tener una buena flexibilidad, se favorece la elasticidad de los músculos y el rango de movimiento de las articulaciones se vuelve más amplio. Esto facilita los movimientos corporales en general y garantiza una mejor capacidad de movilidad a largo plazo.

Ejercicios para mejorar la flexibilidad.

Relajación muscular y corporal

Un buen estiramiento antes de empezar una rutina de ejercicios tiene grandes beneficios para el cuerpo. Principalmente, evita que los músculos puedan lesionarse durante la actividad física debido a la falta de movilidad.

Cuando un músculo se estira de forma adecuada, es más flexible. Eso hace que sea más resistente al esfuerzo que va a realizar que si estuviera rígido.

Sin embargo, también es importante realizar estiramientos al final del entrenamiento. En efecto, cuando se realiza una rutina de ejercicios, el cuerpo libera ácido láctico hacia los músculos; este, al cristalizarse, puede formar fibras rígidas. Al estirar, se previene que esto suceda.

Además, la elongación tiene un efecto relajante, tanto para los músculos como para el resto del organismo, e incluso la mente. Esta relajación corporal generalizada causada por un buen estiramiento traerá una incomparable sensación de bienestar después de la actividad física.

Cuándo y cómo hacer un buen estiramiento

Entonces, queda claro que estos trabajos de estiramiento se deben realizar antes y después de toda rutina de ejercicios. Al llevarlos a cabo, es muy importante que los movimientos sean lentos y relajados.

Asimismo, debes saber que, a pesar de lo que muchos piensan, un buen estiramiento no debe causar dolor; tiene que ser un ejercicio cómodo para quien lo haga. Unos diez minutos de elongación serán suficientes para poder gozar de todos sus beneficios.

Los estiramientos denominados dinámicos son los más adecuados para empezar la actividad física. Se trata de movimientos que deben ser controlados y suaves, y se realizan en series de diez o doce repeticiones. Estos, además, elevan la temperatura corporal y reducen la viscosidad de los músculos.

Después del ejercicio, la elongación debe ser muy lenta y más intensa. El objetivo es aliviar la tensión provocada durante la actividad física y hacer que los músculos y las articulaciones regresen a su estado normal. También tiene un efecto aliviador de las posibles molestias musculares como consecuencia del entrenamiento.

Estiramientos para ejercicios de gimnasio.

Estirar no es lo mismo que calentar

Finalmente, es importante aclarar que, a pesar de que a menudo existe la confusión, estirar y calentar no son lo mismo. Hay una diferencia de forma y de procedimiento entre estas dos prácticas.

Por un lado, el calentamiento es un procedimiento que tiene como objetivo simplemente preparar al cuerpo para la actividad que se va a realizar, con el fin de aumentar el rendimiento y evitar posibles lesiones.

Mientras que los ejercicios de calentamiento son parecidos a los que se ejecutarán durante la actividad principal, el estiramiento implica un trabajo mucho más específico sobre los músculos. Se trata, en definitiva, de un hábito que todo deportista debería adoptar.