¿Cómo hacer el curl de bíceps perfecto?

Francisco María García · 7 febrero, 2019
En el desarrollo de los ejercicios de brazos, es imprescindible adoptar una buena postura, así como realizar los movimientos adecuados. El objetivo es tonificar las articulaciones y moldear bien los músculos superiores.

Cuando se inicia un plan de entrenamiento, es indispensable ir paso a paso. Ejercicios como el curl de bíceps, las zancadas o las sentadillas parecen sencillos, pero requieren de una excelente técnica. Sin duda alguna, este movimiento es ideal para definir y fortalecer la parte delantera de los brazos.

La buena postura nunca puede ser sacrificada para poder levantar un peso mayor. Al final, podríamos lograr poco y hasta moldear defectuosamente los músculos.

Sobre todo en los conjuntos musculares pequeños, es mucho mejor tener una buena posición que aumentar la dificultad del trabajo. Veamos cómo debemos realizar este ejercicio.

El entrenamiento de brazos: uno de los más realizados

Una de las mejores razones para visitar un gimnasio es el trabajo de los brazos. Entre pesas, mancuernas y maquinas, podemos tonificar y adquirir mayor volumen. Los bíceps y tríceps suelen ser las zonas corporales más trabajadas por el sexo masculino, pero también por las mujeres.

Como los músculos de cada persona son diferentes, se requiere de diversas máquinas y pesos para esculpirlos adecuadamente. En este sentido, la genética de quienes entrenan es un factor determinante. Por ello, si deseamos moldear la parte superior del cuerpo, entrenar con peso en el gimnasio será la mejor opción.

El entrenamiento de estos músculos pequeños suele hacerse especializadamente, por separado. En el caso de la parte delantera, el curl de bíceps es un ejercicio que no puede faltar en el entreno.

El curl es un ejercicio convencional para ejercitar los bíceps.

¿Qué son los bíceps y que función tienen en el cuerpo?

Los bíceps son un musculo que se compone de dos partes: la primera es la porción corta y la segunda es denominada ‘larga’. Ambos tienen como función la movilidad del brazo entre el codo y sus articulaciones.

Estos músculos son responsables de cinco tipos de movimientos, que se identifican como: codo fijo, codo libre antebrazo fijo, flexión de 90° y rotación externa de hombro. Los ejercicios deben hacerse con sumo cuidado o, de lo contrario, podrían producirse lesiones como tendinitis, desgarrón o roturas.

El curl de bíceps es uno de los ejercicios más practicados en los gimnasios. Sin embargo, y aunque es fácil de hacer, requiere de atención. Añadido a esto, siempre se aconseja hacerlo con mancuernas, debido a que las barras limitan los movimientos en el antebrazo.

Consejos para hacer el curl de bíceps

Antes de iniciar una rutina de fuerza, es necesario que previamente se caliente el cuerpo de 5 a 10 minutos. Usar la máquina andadora o correr durante este tiempo son buenas opciones.

Además, deben incluirse los ejercicios de estiramiento; de esta forma, los músculos entrarán en fase térmica para evitar lesiones al momento de iniciar el levantamiento de pesas.

Para realizar el curl de bíceps propiamente dicho, es necesario mantener la postura erguida. Las rodillas deben estar levemente flexionadas y se han de apretar los glúteos y el abdomen; con ello, también se trabajarán indirectamente otras partes del cuerpo.

Otro consejo es incrementar el peso en la medida que aumentes la experiencia con el entrenamiento. Hay que hacer aumentos progresivos de carga para evitar que el musculo se estanque. En el caso de que decidamos usar barras cada cierto tiempo, es bueno variar la ejecución con mancuernas, y viceversa.

También podemos trabajar los bíceps con elementos pesados de la casa.

Errores cuando haces el curl de bíceps

Un error común de los principiantes es que se olvidan de rotar la muñeca en el ascenso. En la posición inicial la mantenemos hacia arriba, pero al iniciar el movimiento hay que ir rotándola gradualmente; esto debe hacerse antes de que el antebrazo esté en dirección paralela al suelo.

Otro fallo que muchos cometen es el de separar los codos del torso; esto hace que la tensión del ejercicio se distribuya a lo largo del brazo. Entonces, mientras más separado esté, menos impacto estaremos causando en el bíceps que se trabaja.

Con respecto a los hombros, estos no pueden balancearse hacia adelante; suele ser otra de las malas posiciones al ejecutar el curl de bíceps. Las extremidades superiores tienen que estar perpendiculares al suelo. Es importante evitar balanceos del tronco, pues esta es una de las causas que mueve los hombros en dirección incorrecta.

Si seguimos todos estos consejos y somos debidamente guiados por un entrenador capacitado, estaremos trabajando este conjunto muscular de pequeño tamaño. La buena noticia es que no necesitamos demasiado peso para lograr resultados visibles; como mencionamos antes, con el tiempo, será necesario ir incrementando la exigencia.