Cómo mejorar el control del cuerpo

Oriana Noguera · 9 mayo, 2019
Mantener un buen control del cuerpo es esencial para prevenir lesiones y mejorar la técnica deportiva. No dudes en implementar los ejercicios que proponemos en este artículo.

El cuerpo tiene un funcionamiento bastante complejo e interesante. A medida que crecemos, aprendemos a manejarlo; acciones simples como caminar, hablar, controlar la vejiga y masticar, entre otros movimientos, son esenciales para el ser humano. Trabajar el control del cuerpo es más relevante de lo que pensamos.

A través de las experiencias y situaciones que vivimos cotidianamente, aumentamos nuestro rango de movimientos, la coordinación y la propiocepción. Ciertas personas desarrollan un mejor control del cuerpo, dependiendo de su genética y de las actividades que realizan.

Los bailarines y deportistas suelen tener un sentido de control del cuerpo más desarrollado que otros individuos, debido al entrenamiento que realizan casi todos los días. Aunque no seas deportista profesional, hay diferentes ejercicios que puedes realizar para controlar mucho mejor tu cuerpo.

Ejercicios para potenciar el control del cuerpo

Un mejor control del cuerpo puede proporcionarte entrenamientos más efectivos y, además, una mayor prevención de lesiones. Toma nota de los ejercicios que te compartimos a continuación:

1. Plancha

La plancha es un excelente ejercicio para trabajar el control de varios grupos musculares y del funcionamiento del cuerpo en conjunto. Al ser un ejercicio isométrico, se debe realizar con mesura y cuidar que cada parte del cuerpo esté posicionada de manera correcta.

Para hacer abdominales en casa, la plancha no puede faltar.

Antes de hacer un tiempo prolongado del ejercicio, lo más conveniente es que tomes algunos minutos para asegurarte de estar en la postura adecuada. Una vez hecho esto, puedes hacer series de 60 segundos para mejorar el control de tus músculos y extremidades.

2. Postura del árbol y de la bailarina

El yoga en general es una disciplina completamente beneficiosa para la coordinación, la propiocepción y el desarrollo psicomotriz. El principal motivo es que ejercita la respiración, en conjunto con los movimientos del cuerpo y el control de los pensamientos.

Por ende, incluir el yoga a tus actividades puede ayudar a incrementar tu rendimiento deportivo. Si no cuentas con el tiempo suficiente para practicarlo, hay dos posiciones que son sencillas de añadir a tu rutina deportiva:

  • Postura del árbol: para realizar esta pose de balance, debes pararte firme, levantar tu pierna derecha y apoyarla en tu pierna izquierda. Una vez que encuentres el equilibrio, eleva los brazos, junta las palmas y quédate en la posición por treinta segundos.

La pose del árbol estimula la concentración para controlar tu cuerpo y mantenerte en pie sin necesidad de sostenerte de algo. Es importante mencionar que es incorrecto apoyar tu pie en la rodilla; lo correcto es apoyarlo en el muslo.

La posición de montaña es una de las primeras para practicar yoga.

  • Pose de la bailarina: el equilibrio, la flexibilidad, la coordinación y la fuerza son aspectos que trabaja la postura de la bailarina. Por consiguiente, es imperativo estar realmente enfocado en dirigir tu cuerpo de forma adecuada.

Comienza de pie y eleva la pierna izquierda hacia atrás; sujeta tu tobillo con la misma mano, mientras permites que se flexione ligeramente la rodilla. Extiende el brazo derecho frente a ti para tener más balance.

Para mayor exigencia en la pose, no permitas que tu pecho se oriente hacia abajo, sino más bien hacia arriba. Asimismo, no olvides mantener una respiración estable para facilitar la ejecución de esta postura.

Para el control del cuerpo, el yoga es un ejercicio que puede ser muy positivo.

3. Burpees

Los burpees son un ejercicio característico del crossfit y la calistenia; se implementaron para entrenar a los soldados estadounidenses para la Segunda Guerra Mundial. Además, es un trabajo compuesto por diversos ejercicios que trabajan fuerza y cardio.

Hacer burpees puede llevar a lograr un cuerpo definido; la mejor parte es que también aumenta el nivel de control del cuerpo. Por lo tanto, ayudan a modificar de manera positiva elementos como agilidad, coordinación y memoria muscular.

Para realizar los burpees necesitas una superficie espaciosa donde puedas moverte sin problemas. En cuclillas y con las manos en el suelo, extiende ambas piernas hacia atrás y haz una flexión de pecho. Después, vuelve a la posición de cuclillas y realiza un salto para volver a iniciar el ciclo.

Agrega el burpee a tu rutina.

4. Parada de manos

Entre los ejercicios para obtener un control del cuerpo óptimo, se destaca la parada de manos, un ejercicio de gimnasia, algunos estilos de danza, yoga y otras actividades. Llevarlo a cabo es bastante difícil; sin embargo, una vez que el cuerpo adquiera más control, se vuelve un ejercicio sencillo.

Los principiantes deben ayudarse con la pared para hacer la parada de manos. De ser posible, también han de tener una persona que esté atenta por su seguridad al realizar el ejercicio.

Para realizarlo, posiciónate cerca de la pared en cuclillas y con las manos apoyadas en el suelo. Mantén los brazos y hombros firmes mientras te impulsas con un pie y empujas tu cuerpo hacia la pared; trata de, eventualmente, separarte de ella.

En síntesis, trabajar el control del cuerpo es útil para cualquier clase de deporte que practiques. Incluso esto resulta provechoso a nivel de salud, pues conservarás un mejor rendimiento en diferentes acciones de la vida cotidiana y, a su vez, tendrás una relación sana entre cuerpo y mente.

  • Sheryl Dluginski (January 4, 2013). "The Real Story Behind the Exercise You Love to Hate: the Burpee". DNA Info. Archived from the original on August 18, 2017
  • Rani, N. J., & Rao, P. V. K. (2011). Body Awareness and Yoga Training. Perceptual and Motor Skills79(3), 1103–1106. https://doi.org/10.2466/pms.1994.79.3.1103