Consejos para hacer estiramientos

Oriana Noguera · 30 marzo, 2019
A menudo oímos sobre la importancia de estirar luego de realizar ejercicio físico. Ahora bien, ¿sabes cuál es la técnica correcta y por qué tipo de estiramiento optar en cada caso?

Hacer estiramientos mejora notablemente el desempeño deportivo y el bienestar general de una persona. No dudes en poner en práctica los consejos que verás en este artículo para sacar mayor rédito de estas rutinas.

Los estiramientos son esenciales para culminar la jornada deportiva, ya que ayudan a los músculos a liberar la tensión acumulada. Al mismo tiempo, oxigenan las fibras musculares, contribuyen a su flexibilidad y aumentan la movilidad de las articulaciones.

Por estos motivos, estirar representa un paso importante en la prevención de lesiones y para conservar la salud de tu cuerpo. Se entiende, entonces, que es significativo hacer estiramientos de manera correcta y con la frecuencia necesaria.

Con el fin de sacarles el máximo provecho, pon atención a esta serie de consejos que te ayudarán a estirar de manera adecuada y segura.

Consejos para hacer estiramientos

1. Hay más de una forma de estirar: estiramiento dinámico, estático o balístico

Así como hay muchas maneras de hacer cardio o levantar peso, también existen diferentes formas de estirar. Es importante saber aplicar una o otra técnica de estiramiento, dependiendo la ocasión.

El estiramiento dinámico consiste en hacer movimientos activos, que ayuden a los músculos a incrementar el rango de movilidad. Los ejercicios son dinámicos para que los músculos entren en calor. A pesar de ello, no hay que confundirlos con el calentamiento; al contrario, el estiramiento dinámico forma parte de los ejercicios para calentar.

Este tipo de estiramiento es ideal cuando debes hacer ejercicios que involucren la flexión de determinadas articulaciones, como sentadillas o burpees. De esta forma, mover de forma activa los músculos es una manera de estirar funcional para otros ejercicios.

Por otro lado, el estiramiento estático, que es conveniente al finalizar un entrenamiento arduo, en vista de que se trata de elongar los músculos solamente hasta donde el rango de movimiento lo permite.

Hacer estiramientos es importante luego de cada sesión de entrenamiento o actividad física.

Estos ejercicios se llevan a cabo manteniendo la posición de estiramiento por al menos treinta segundos. Así, se permite un mejor flujo de sangre y se libera la tensión de las articulaciones, los tendones y los músculos.

Finalmente, el estiramiento balístico, el cual se pone en práctica utilizando el impulso de la extremidad para estirarla más allá de su rango normal de movimiento. Usualmente, los ejercicios son bruscos o con algo de fuerza para forzar la elongación.

Es recomendable, e incluso necesario, que emplees el estiramiento adecuado a la situación. De lo contrario, corres el riesgo de lastimarte o lesionarte.

2. No estés tenso

En el ejercicio, la contracción de los músculos es un factor importante. Sin embargo, en el estiramiento, en general, los músculos no deben estar contraídos.

Ten presente que el objetivo es aumentar el rango de movimiento y alargar el músculo. Si se encuentra tenso, es muy probable que el estiramiento resulte doloroso y, además, difícil de realizar.

De esta forma, al hacer estiramientos, mantén el cuerpo relajado pero firme. Al mismo tiempo, respira de manera estable para que el oxígeno se propague por el cuerpo y permita un estiramiento más llevadero.

3. Evita rebotar

Al principio, los ejercicios de estiramiento pueden resultar complicados de realizar. Para disminuir la pequeña presión de elongación de los músculos y tendones, algunas personas hacen un pequeño movimiento de rebote; dicho movimiento es realmente negativo para el cuerpo.

Rebotar durante el estiramiento puede ocasionar microroturas en el músculo, que dejan cicatrices a medida que este sana. El tejido cicatrizal aprieta el músculo aún más, lo que lo hace aún menos flexible y más propenso al dolor.

4. Usa un rodillo de espuma

El rodillo de espuma es un gran aliado para mejorar los estiramientos, especialmente para aquellos que se hacen al finalizar un entrenamiento fuerte.

Es crucial que hagas estiramientos con el rodillo de espuma en los principales grupos musculares; asimismo, se pueden hacer en los que sientes tensión muscular adicional, con la finalidad de disipar el endurecimiento que puede acumularse en las fibras musculares.

Al usar el rodillo de espuma en estas áreas de tensión, volverás a colocar las fibras musculares en alineación recta. Esto permitirá que tu sistema neuromuscular active efectivamente los músculos correctos para cada ejercicio durante el entrenamiento.

Para hacer estiramientos, el rodillo de espuma puede ser una ayuda fenomenal.

5. No pongas mucha presión al hacer estiramientos

Si tu objetivo es ser cada vez más flexible, es necesario que seas paciente y noble con tu rutina de estiramientos. En el caso contrario, poner demasiada presión en tus extremidades podría causar lesiones severas.

Por lo tanto, el secreto está en ser suave pero constante en la ejecución de los estiramientos. Así, tu cuerpo asimilará los ejercicios y, poco a poco, será más flexible.

Para concluir, hacer estiramientos trae muchos beneficios a nivel muscular, y también a nivel mental. Es una instancia que ayuda a liberar el estrés y destensar el cuerpo. Mantén presente estos consejos para hacer estiramientos y realmente notarás un progreso en tu recuperación.

  • Mohr, A. R., Long, B. C., & Goad, C. L. (2014). Effect of Foam Rolling and Static Stretching on Passive Hip-Flexion Range of Motion. Journal of Sport Rehabilitation23(4), 296–299. https://doi.org/10.1123/jsr.2013-0025
  • Ayala, F., Sainz de Baranda, P., & Cejudo, A. (2012). El entrenamiento de la flexibilidad: técnicas de estiramiento TT  - Flexibility training: tretching techniques. Rev. Andal. Med. Deporte5(3), 105–112. Retrieved from http://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/ibc-107471