¿Cuál es el mejor momento del día para realizar tu rutina de ejercicios?

Fernando Clementin · 26 junio, 2018
De todas estas alternativas, ¿existe alguna que sea la ideal? ¿Tienes definido un mejor momento del día para realizar tu rutina de ejercicios?

Está claro que hay tantas maneras de hacer las cosas como personas en el mundo. Cuando se trata de entrenar, cada uno tiene su ritual, aunque muchos busquen parámetros generales que apliquen a una gran parte de la gente; ¿has establecido cuál es el mejor momento del día para realizar tu rutina de ejercicios?

Hay personas que aman comenzar el día con una buena dosis de ejercicio físico. Otros, en tanto, prefieren un inicio progresivo y dejan la exigencia física para la tarde.

Por otro lado, también están los deportistas nocturnos, que finalizan las jornadas con un completo entrenamiento. Finalmente, no podemos dejar de mencionar a aquellos nómades en cuanto al horario de entrenamiento; su flexibilidad les permite variar los horarios según las circunstancias.

El mejor horario para entrenar

Por supuesto, no se trata de un debate nuevo. Mucho se ha hablado de esta cuestión por mucho tiempo, y aún así todavía no se alcanzaron respuestas taxativas. Como señalamos al principio, el gusto, la rutina y hasta el organismo de cada persona juega un papel preponderante en esta decisión.

Es así que se podría arribar a la conclusión de que es cada individuo quien deba buscar su momento adecuado. En la actualidad, las posibilidades son muchísimas y prácticamente no hay excusas en este sentido.

Sí es posible señalar los aspectos positivos de cada horario de entrenamiento. Si todavía no has encontrado un momento determinado para ejercitarte o planeas cambiarlo, puede que la siguiente información te sea de mucha ayuda.

El mejor momento del día para realizar tu rutina de ejercicios

Ventajas de entrenar por la mañana

Al comenzar el día, siempre y cuando hayamos tenido un buen descanso nocturno, nuestro cuerpo tiene más energía y la mente está más liberada. Además, el metabolismo todavía no está activado plenamente; por eso, hacer ejercicio para acelerarlo es beneficioso para quemar calorías desde temprano.

Consejos para entrenar por las mañanas.

También la mente está más relajada; todavía no está cargada con los problemas del día, por lo que la podemos aprovechar al máximo en el ejercicio. Asimismo, el envión enérgico será de mucha ayuda para lo que resta del día.

Algo importante sobre el entrenamiento matutino es la entrada en calor. Los músculos pueden estar todavía ‘apagados’, por lo que tienes que activarlos correctamente para prevenir lesiones. Además, debes considerar que se requiere de mucho compromiso y constancia por no suspender el entreno ante el mínimo problema.

Beneficios del entrenamiento vespertino

Se trata, seguramente, del horario que más personas escogen para entrenar, y hay ciertas publicaciones que avalan esta decisión. Sobre todo en épocas de frío, cuando la mañana y la noche no son las mejores alternativas.

Muchos deportistas de élite, especialmente los corredores, entrenan por la tarde porque es el mejor horario para desarrollar la velocidad y resistencia. Del mismo modo, en el estudio antes citado se asegura que la tarde es el momento ideal para el crecimiento muscular.

Una posible explicación es que los niveles de cortisol están más bajos que en la mañana, por lo que la fatiga tarde más en hacer efecto. Asimismo, a diferencia de la mañana, la circulación y la temperatura corporal ya son normales y el cuerpo lleva varias horas activo, por lo que el riesgo de lesionarse es menor.

No obstante, es menester apuntar que entrenar de tarde implica, muchas veces, hacerlo después del trabajo. A menudo, esto quiere decir que, además de la barra, estamos levantando también el estrés y las preocupaciones del día, que nos han restado energías.

Cuál es la mejor hora para correr

¿Y qué hay de entrenar por la noche?

Se dice que la principal ventaja del entreno nocturno es la posibilidad de ‘quemar’ las reservas de energía acumuladas con los alimentos ingeridos durante el día. De este modo, tras el entrenamiento, solo quedará llegar a casa, comer liviano y aprovechar el descanso óptimo que genera el ejercicio.

Muchos apuntan que llegan al final del día agobiados por los vaivenes cotidianos. Ante esto, el entrenamiento puede interpretarse de dos maneras bien distintas: una carga más con la que hay que cumplir o una forma de liberar todo lo vivido y disfrutar. Cada uno elige.

En cuanto a sus desventajas, hay una muy evidente: el entreno nocturno suele coincidir con los planes de ocio y los eventos sociales, por lo que las tentaciones para faltar a una clase serán mayores. Si te comprometes a ser constante, esto no debería ser un problema.

En definitiva, queda claro que dependerá de tu criterio la elección del mejor momento del día para realizar tu rutina de ejercicios. Una cosa es evidente: la actividad física, a cualquier hora, será más que beneficiosa para tu salud.