Ejercicios de tríceps con Power Ball

Fernando Clementin · 9 diciembre, 2018
¿Conoces las Power Ball? Aquí te contamos cómo fortalecer tus tríceps con ejercicios sencillos y efectivos con este diminuto instrumento.

Los músculos del tríceps son muy importantes en muchos deportes. Además, dan forma a los brazos y permiten potenciar su fuerza y funcionalidad. Por estos motivos, la conveniencia de los ejercicios de tríceps con Power Ball es casi indiscutible. ¡Son fáciles de hacer y no consumen nada de tiempo!

Los tríceps, situados en la parte posterior superior del brazo, se denominan así porque están compuestos por tres partes: la cabeza larga, la cabeza lateral y la cabeza medial. Estas van desde el hombro hasta el codo.

Conforman un grupo muscular cuya importancia sobresale en ciertas disciplinas deportivas. Ejemplos de ello son la natación, el tenis, el vóleibol y el baloncesto.

En búsqueda de una preparación adecuada para estos deportes y otros, muchos recurren al gimnasio o a ejercicios funcionales para fortalecer y aumentar la resistencia en estos músculos.

Recientemente, la popularización de las Power Ball ha supuesto la aparición de todo tipo de trabajos para diferentes partes del cuerpo. Una de ellas son los tríceps. Por eso, a continuación te mostraremos algunos ejercicios de tríceps con Power Ball que podrás hacer en cualquier momento de tu día.

Beneficios de los ejercicios con Power Ball

¿Qué son las Power Ball y por qué es bueno trabajar con ellas? Las Power Ball son esferas de policarbonato con un giroscopio en su interior. Este cuerpo simétrico gira sobre su propio eje en sentido opuesto al que nosotros le demos a la bola, lo que hace que su resistencia sea gradualmente incrementada en respuesta a la velocidad de los giros.

Sus beneficios más importantes son:

  • Producen mejores en la fuerza muscular.
  • Generan mayor resistencia y estabilidad en los músculos.
  • Estimulan las conexiones cerebrales que se necesitan para responder a las exigencias crecientes por la resistencia del giroscopio.
  • Son eficientes en cuanto al tiempo de trabajo y la visualización de sus efectos.

Los diversos modelos de estos instrumentos son muy utilizados para la rehabilitación de músculos lesionados. Otra de sus virtudes es que no genera vibración y permite que el propio usuario ajuste la intensidad de los trabajos.

Usar una powerball.

3 ejercicios de tríceps con Power Ball

Ejercicio #1

El ejercicio de tríceps con Power Ball convencional consiste en girar la esfera tal y como se lo hace en los trabajos normales, pero por detrás de la línea del torso.

Es decir, debemos extender el brazo con la palma de la mano mirando hacia atrás. La Power Ball debe sujetarse con el dedo pulgar y los tres mayores de la mano; el meñique queda como soporte, pero sin sujetar la bola.

La peculiaridad de este ejercicio es que el brazo no debe sobrepasar la línea del cuerpo. Entonces, al hacer la rotación de la Power Ball, la mano queda prácticamente alineada con los glúteos.

El movimiento que se debe hacer es el de rotación; puede ser a favor o en contra del sentido de las agujas del reloj. Lo importante es mantener una correcta postura del brazo; este no debe flexionarse demasiado. Apenas es aconsejable hacer una leve flexión que posibilite el movimiento, nada más.

Ejercicio #2

Una variante de este ejercicio es posible realizando el siguiente trabajo. Nuevamente con la bola en la mano, se debe estirar el brazo mirando hacia abajo. Sin embargo, en este caso debe colocarse a unos 45° con respecto al cuerpo.

Luego, hay que girar la Power Ball primero en un sentido y luego en el otro, sin flexionar el brazo y sin rotar mucho la muñeca. Del mismo modo, se debe repetir con uno y otro brazo.

Power balance para hacer ejercicio.

Ejercicio #3

Este es el más exigente de los ejercicios de tríceps con Power Ball que aquí describimos. Para realizarlo, se debe llevar el brazo por detrás de la cabeza. Este debe estar flexionado de tal modo que se produzca un ángulo de 90° entre el antebrazo y el bíceps.

Una vez lograda esta posición, se procede a la rotación que se realizó también en los trabajos previos. Es decir, tratando de mover el brazo pero sin exigir en exceso la muñeca, ya que así se alteraría la finalidad del ejercicio.

En todos los casos, es recomendable hacer los trabajos con ambos brazos y en ambos sentidos. De este modo, se logrará mayor eficacia y las ventajas serán equivalentes para cada extremidad.

Es recomendable, en último lugar, que la exigencia de los trabajos se aumente gradualmente. En ese sentido, el trabajo diario —sin importar si es de corta duración— y la constancia son herramientas indispensables para arribar a los resultados pretendidos.