5 cosas que no te pueden faltar para entrenar en casa

Entrenar en casa es una idea excelente si no dispones de tiempo para ir al gimnasio, para lograrlo de forma eficaz, te mostraremos sugerencias prácticas para entrenar desde la comodidad de tu hogar y pocos materiales

Muchas personas desean entrenar, pero, o bien no les gustan los gimnasios o disponen de poco tiempo por una agenda y ritmo de vida bastante saturados. Si ese es tu caso, no te desanimes, puedes ejercitarte en casa con tan solo unos minutos y de forma efectiva. Para poder hacerlo sin problema, hay algunas cosas que no te pueden faltar para entrenar en casa.

¿Es factible entrenar en casa?

Una de las cosas que más preocupa al pensar en entrenar es la falta de tiempo. Si tienes que cumplir una jornada larga y extenuante de trabajo, puedes agotarte de tal forma física y emocionalmente que no veas espacio en tu agenda para la actividad física.

Otra causa probable por la que quizás no te animas, quizá sea la falta de dinero. También es probable que te preguntes: “¿Qué rutina puedo hacer si no cuento con mayores implementos o equipos para entrenar en casa?”

No te desanimes, para iniciarte verás en poco tiempo cómo realizar el entrenamiento en casa, y sin prácticamente muchos equipos una rutina cardiovascular y de fuerza.

5 cosas necesarias para entrenar en casa

Aunque una de las motivaciones o factores para entrenar en casa sea reducir los gastos, no te cierres a la posibilidad de implementar accesorios o máquinas. Por ejemplo:

  1. Si cuentas con un barra firme y a una altura cómoda mediante la cual tus brazos extendidos puedan tomarla con facilidad, podrías utilizarla como barra de dominadas para elevar tu cuerpo.
  2. Con pequeñas mancuernas, podrás hacer algo de fuerza muscular y tonificar.
  3. Una de las mejores opciones adicionales es que puedas tener una fitball o pelota de ejercicios con la que podrás hacer ejercicios de gimnasia suave.
  4. Si cuentas con una caminadora o bicicleta estática, allí puedes hacer ejercicios cardiovasculares, potenciando así la capacidad de tu corazón.
  5. Siempre será útil una colchoneta, banqueta o sillón firme.

Hay varias propuestas interesantes para entrenar en casa, y seguro que encontrarás una apropiada para ti, siempre teniendo en cuenta tu tiempo y accesorios.

Ejercicios de calentamiento previos a tu rutina

La importancia de un buen calentamiento.

La idea es comenzar bien. Por tanto, lo primero que debes darle atención es a los ejercicios de calentamiento. Estos te permitirán activar tu cuerpo para la actividad física propiamente dicha.

Allí tus articulaciones, tendones y músculos van entrando en calor y tu corazón eleva las pulsaciones. A esta rutina de calentamiento es bueno que le dediques entre 5 y 10 minutos. Tampoco te apresures, porque tu cuerpo necesita su periodo de tiempo en donde perciba que está activo.

A continuación, puedes comenzar a entrenar en casa realizando ejercicios cardiovasculares o de fuerza que impliquen cierto grado de esfuerzo, el cual irás aumentando progresivamente.

Rutina que no debe faltar cardiovascular y de fuerza

Comienza por visualizar los objetos de tu habitación, garaje o patio trasero y descubrirás que algunos pueden brindarte la firmeza necesaria para entrenar en casa. Quizá una silla fuerte y estable, una banca, un piso acolchado o de grama, una barra u objeto pesado y equilibrado.

Podrías comenzar con esta rutina:

Flexiones

Las flexiones son parte de una buena rutina para pecho.

Es una de las más importantes, ya que generan fuerza en lo que se conoce como tren superior. Abarca brazos, hombros, pecho y espalda.

Te puedes acostar boca abajo en el piso y levanta tu torso con la fuerza de tus brazos. Mantén las palmas de tus manos bien apoyadas al piso y elévate sobre tus brazos y sobre la punta de tus pies, los cuales también debes apoyar con firmeza

Burpees

Aunque este ejercicio requiere cierto esfuerzo coordinado, es bastante dinámico. Te colocas en la misma posición de las flexiones. Luego, das un salto ligero para colocarte en cuclillas recogiendo las piernas y de forma inmediata, das un salto extendiendo tus brazos hacia arriba.

Caes de nuevo en la posición de cuclillas, y de allí extiendes tus piernas atrás nuevamente a la posición de flexiones y repites el ciclo.

Puente de glúteo

Colócate boca arriba sin extender las piernas y apoya tus pies firmes en el suelo, pero que tu cintura quede a ras de suelo. Haz elevaciones de tu tronco de forma suave y repetida. Este ejercicio activa la musculatura isquiosural.

Haz un esfuerzo consciente al entrenar en casa

Recuerda que para darle continuidad a los ejercicios o para mantener la rutina, debes programar tu horario. Es probable que tengas que hacer algunos ajustes en tus hábitos de vida y marcar prioridades, pero bien vale la pena el esfuerzo.

Además, entrenar en casa no tiene que ser aburrido, si le anexas una serie de elementos adicionales para el disfrute y aprendizaje, te sentirás más motivado. Por ejemplo, puedes incluir videos, música y hasta baile.

El ejercicio te ayudará a llevar una vida más activa y a mejorar tu actitud ante las situaciones diarias. Serás tú mismo con tu entorno y no habrá espacio para las excusas. Así que comienza a entrenar en casa.

Te puede gustar