Los músculos que nunca entrenas

Si somos honestos, todos hemos abandonado un ejercicio en el gimnasio porque no nos gusta, e incluso de seguro habremos caído en la tentación de omitir un grupo muscular en la rutina porque consideramos 'innecesario' trabajarlo

Los ejercicios de pectorales, bíceps, abdominales y piernas no faltan en prácticamente ninguna rutina de musculación. Sin embargo, debemos reconocer que todos tenemos preferencias y dejamos algunos trabajos de lado. ¿Te sientes identificado con esta lista de músculos que nunca entrenas?

Un cuerpo saludable y bien equilibrado necesita mantener todas sus partes bien fortalecidas. Aunque algunos músculos no tengan incidencia en lo estético, cumplen muchas funciones que hacen importante mantenerlos sanos y resistentes.

¿Cuáles son los músculos que nunca entrenas?

A continuación, ofreceremos una enumeración de esos grupos musculares que más a menudo se omiten al entrenar. Si reconoces estar cometiendo este pecado con alguno de ellos, ¡todavía estás a tiempo de cambiarlo!

1. Aductores

Como apuntamos previamente, mucha gente ha tomado conciencia de que entrenar piernas es igual de importante que trabajar el tren superior. No obstante, es necesario hacerlo de manera completa; esto implica incluir también los aductores.

Este grupo muscular se sitúa en la parte interior del muslo y cumple la función de acercar la pierna al cuerpo, además de funcionar en los cambios de velocidad y dirección. 

Es posible trabajarlos mediante ejercicios como las bailarinas o las sentadillas sumo. Asimismo, también hay aparatos específicos en los gimnasios que te permitirán ejercitar los aductores con cargas.

Máquinas que puedes usar para trabajar las piernas

2. Antebrazos

Pocos deportistas aprecian la importancia de tener unos antebrazos fuertes y resistentes. En muchos trabajos, especialmente en los de levantamiento olímpico —como el power clean o el deadlift o peso muerto— los antebrazos se cansan mucho.

Además, en la mayoría de los ejercicios de pecho, bíceps, tríceps y hombros sometemos a estos músculos, situados entre el codo y la muñeca, a resistir grandes pesos.

Existen ejercicios específicos para trabajar los antebrazos, como el curl de antebrazos o flexiones de muñeca, ya sea hacia arriba o hacia abajo.

Incluso puedes hacerlo con una simple toalla mojada en casa: coge un extremo con cada mano y enróscala hasta que alcance su máxima tensión. Luego, mantén ahí por unos segundos y vuelve a la posición de inicio.

3.  Sóleos y gemelos

Volvemos a las piernas. Al entrenar el tren inferior, los glúteos, cuádriceps e isquiotibiales —aunque estos en menor medida— suelen llevarse toda la atención.

¿Y qué hay de los músculos inferiores? Los gemelos están situados en la cara posterior de la pierna, entre la rodilla y el tobillo; el sóleo está debajo de ellos, unido al tobillo por el tendón de Aquiles.

Ejercicio para entrenar gemelos.

Si te preguntas cómo ejercitar estos músculos, es fácil: las elevaciones de talones son muy efectivas para esto. Pueden hacerse con barra o en la máquina, sentado o de pie. También puedes hacerlo con la prensa, corriendo en sprint o saltando la comba.

4. Trapecios

Los hombros y los dorsales suelen incluirse en las rutinas de musculación; no así los trapecios, que son un claro ejemplo de esos músculos que nunca entrenas. Se encuentran justo debajo del cuello y de los hombros y son muy relevantes para prevenir lesiones, dar estabilidad y tener una espalda fuerte.

En el gimnasio encontrarás una gran variedad de ejercicios para hacer trapecios, entre los que se destacan:

  • Encogimientos de hombros
  • Elevaciones frontales con disco
  • Remo al cuello
  • Press tras nuca

5. Lumbares

Con el objetivo de tener un abdomen plano y marcado, solemos realizar duras y extensas sesiones de abdominales. Eso puede llevarnos a olvidar los músculos antagonistas de este grupo: los lumbares.

Tan solo realizando algunas series de espinales luego de hacer abdominales, muchos deportistas logran potenciar los resultados. Además, es la mejor manera de mantener la zona equilibrada, prevenir lesiones y, algo no menos importante, evitar la aparición de dolores de espalda.

Sentadillas paralelas.

6. Glúteos

Aunque es una fija en toda rutina de mujer, los glúteos no suelen estar presentes en los entrenamientos de hombres. Gran error: se trata de un grupo muscular muy relevante.

En primer lugar, porque ofrecen potencia y estabilidad a las piernas en sus movimientos; de la misma manera, no podemos obviar que cada vez se vuelve más notable su importancia en cuanto a la estética.

Ya lo sabes: la próxima vez que te tientes a hacer solo abdominales o pecho, acuérdate también los músculos que nunca entrenas. Es cierto que los resultados pueden parecer invisibles y tu apariencia no cambiará radicalmente haciéndolo, pero la funcionalidad de tu cuerpo te lo agradecerá mucho.

Te puede gustar