Mantente en forma con estos ejercicios de playa

Oriana Noguera · 15 octubre, 2018
La playa es un sitio de recreación, relajación y diversión, y al mismo tiempo es un lugar muy oportuno para entrenar por distintos factores que benefician los ejercicios; la inestabilidad de la arena puede poner a tus músculos bajo un esfuerzo mayor para mantener el equilibrio y estabilidad

Sol, arena, mar, brisa… Suena como un buen plan para un fin de semana diferente. Y en efecto, la playa cuenta con muchos elementos para disfrutar y gozar de un día con diferentes matices. ¿Por qué no aprovechar el espacio para ejercitarse? Mantente en forma con los ejercicios de playa que traemos para ti. ¡Sigue leyendo!

Existen diferentes ejercicios que puedes realizar en la playa ya sea solo o en grupo, y de esta forma interactuar con el mar y la arena. Asimismo, es una excelente manera de salir de las cuatro paredes de un gimnasio y ejercitarte en un ambiente mucho más placentero. Al estar en la playa puedes ejercitarte descalzo o con zapatillas, ambas formas son válidas dependiendo tu gusto; lo importante es que saques provecho y disfrutes los siguientes ejercicios:

Plancha

Este ejercicio pondrá a prueba tu equilibrio y fuerza abdominal al ser puesto en práctica en la arena. La posición de plancha puede ser con los brazos estirados o sobre los codos; y el cuerpo completamente recto con los pies apoyados en el suelo. Si gustas, puedes hacer varios tipos de plancha como la plancha lateral o con un pie levantado.

Plancha en la playa.

Mantente en forma hasta en tus días de recreación, nada mejor que aprovechar los espacios a fin de obtener beneficios a nivel estético y de salud. Además de admirar un gran paisaje como es la hermosa vista de la inmensidad del mar, conectar con el ambiente y contigo mismo. Haz estos ejercicios de playa y verás como se puede ser fitness en cualquier lugar!

Salto de longitud

Este ejercicio es de atletismo, y consiste en saltar recorriendo la mayor distancia posible aterrizando en una sentadilla. El salto de longitud se realiza en una pista de concreto pero el aterrizaje es en arena húmeda. Al estar en la playa puedes elegir la parte seca o húmeda de la tierra; es indiferente en vista de que lo importante es hacerlo en arena porque el impacto es casi nulo.

Para poner en práctica el salto de longitud toma impulso corriendo y luego salta lo más lejos que puedas y termina el salto en una sentadilla normal. Es sumamente significativo que al terminar el salto hagas la sentadilla completa y de manera correcta. Si terminas un salto muy potente apenas flexionando las rodillas es muy probable que repercuta negativamente en los ligamentos de tus rodillas.

Nadar

Quién podría resistirse a darse un buen baño de agua salada para liberar tensiones y a su vez entrenar los músculos. Asegúrate de nadar a una hora que la marea no esté muy alta y que el oleaje no esté tan violento. Este ejercicio de forma aficionada no tiene mucha complicación, así que tienes la libertad de nadar y disfrutar del mar tanto como quieras.

Nadar en la playa.

Jugar al frisbee

El frisbee es un disco o plato volador con el que los niños juegan normalmente en el parque. Este es un ejercicio que se inclina más a lo recreativo y debe ser en parejas o grupal. El juego consiste en lanzar el disco y que la otra persona lo ataje y así sucesivamente. En caso de no tener frisbee, puedes usar una pelota, la idea es mantenerse en constante movimiento y utilizar los reflejos.

Paso del oso

El paso del oso o bear crawl  es un ejercicio de Crossfit, es bastante sencillo y no requiere de ningún tipo de equipamiento. A simple vista puede parecer como gatear, pero no; en realidad es tal como el nombre dice ‘paso del oso’, es decir, avanzar o moverse como lo hacen los osos. Este ejercicio debe ser ejecutado a un ritmo que no muy lento, puesto que su efectividad para quemar grasa radica en la rapidez.

Para realizarlo debes adoptar una postura de inicio en la que tus rodillas deben estar en el suelo al mismo ancho de tus caderas, tus manos en el suelo y tu espalda recta. Ahora, da un paso hacia adelante con una mano y el pie contrario, acto seguido la otra mano y el pie contrario que corresponde. Las rodillas deben estar flexionadas pero no tocando la arena.

Al principio es algo complicado coordinar la mano y el pie contrario al avanzar, pero con práctica puedes conseguirlo. Este ejercicio es ideal para ser realizado en la playa ya que puedes quemar más calorías haciéndolo en la arena que en pavimento.