¿Por qué nos cuesta tanto entrenar las piernas?

por costumbre, el entrenamiento de piernas suele ser el más descuidado de las rutinas que practicamos en el gimnasio, bien por considerarlo poco útil o literalmente innecesario, pero esto no es para nada así

Cuando hacemos ejercicio rápidamente vemos cambios en nuestros cuerpo, pero las extremidades inferiores parecen resistirse. Esto sucede porque quizá inconscientemente no le damos tanto entrenamiento como al resto del cuerpo. ¿Por qué sucede esto? ¿Nos cuesta más entrenar las piernas que el resto del cuerpo?

Son muchos los que no le dan la importancia debida a las piernas, pensando que o es necesario entrenarlas de forma tan dura. Sin embargo, la proporción armónica en todo el cuerpo mientras se entrena, es esencial.

Por qué se requiere un esfuerzo extra para entrenar las piernas

Es cierto que los genes y otros factores que escapan de nuestro control pueden hacer que tengamos una forma en las piernas que no es la que deseamos. Incluso puede influir en la dificultad para entrenarlas.

Aunque ya sabes que la base de un buen entrenamiento en la perseverancia. Veamos cuáles son otras causas por las que nos es difícil entrenar las piernas o no ver los resultados esperados en ellas.

Ejercicios básicos para entrenar pierna.

La masa muscular

Cuando comienzas a hacer deporte de manera continuada te das cuenta de que siempre hay algunas zonas del cuerpo en las que se nota de manera mucho más rápida tus esfuerzos que en otras. Por ejemplo, en los abdominales. Si bien no vas a tener la deseada ‘tableta de chocolate’ de un día para otro, estos músculos presentan signos de tu trabajo de forma temprana.

Ahora bien, ¿cuál es el problema al entrenar las piernas? Que a diferencia de los pequeños músculos abdominales, las piernas tienen los músculos grandes, así que necesitan un esfuerzo mayor. Inconscientemente sabemos que los resultados de nuestro trabajo tardarán mucho en verse en las piernas, y en ocasiones, simplemente las dejamos a un lado.

Las usamos mucho

Las piernas son nuestro medio de transporte natural. Las usamos para caminar durante todo el día, incluso si cogemos mucho el coche. ¿Qué tiene que ver esto?

Pues que de una forma u otra, las piernas están acostumbradas a una medida de ejercicio, así que para notar resultados, necesitaremos un ejercicio más intenso, si no los músculos no notarán la diferencia y no habrán cambios en esta.

La sangre

Al tener músculos más grandes, las piernas requieren una mayor concentración de sangre, por lo que el esfuerzo que requieren es aún mayor. Esto hace que nos cansemos de forma más rápida al entrenar las piernas y que desistamos de hacerlo antes de tiempo.

Necesitas todo tipo de ejercicio

Aunque el ejercicio intenso es el que hará que se noten los buenos resultados en tus piernas, no es el único que debes hacer. ¿Por qué? Porque el ejercicio conocido como aeróbico es el que hará que la grasa de las piernas, y por tanto la anchura de estas disminuirá en gran medida.

 

Sin embrago, a la vez hay que fortalecer para crear una masa muscular fuerte y dar la apariencia de unas piernas bien entrenadas. Mostrar el fruto de tu esfuerzo y lucir unas piernas bonitas. Esto se logra a través del ejercicio que trabaja los músculos y tendones, como por ejemplo, el pilates.

Si quieres ver resultados…

Ya te hemos dados algunas pistas de lo que debes hacer si quieres ver resultados en tus piernas. Aun así te damos otros tips:

  • Vigila tu alimentación. Dicen que somos lo que comemos, y es cierto. Especialmente las mujeres, tienen un nivel de grasa muy alto en la zona de muslos y glúteos. Aun así, todos debemos cuidar lo que comemos. Evita los hidratos en exceso y los alimentos con grasas no saludables.
  • No te sobreentrenes. No creas que a más entrenamiento, mejores resultados. Los músculos de las piernas necesitan un tiempo de entrenamiento y un tiempo de descanso. Así que entrenarlas más de lo necesario, solo te cansará, no hará mejoras.
  • Hidrátate. Beber el líquido necesario cada día es esencial, pues las piernas son foco de retención de líquidos. Cuando te hidratas lo necesario favorecerás a que tus piernas adelgacen.

Y sabes por qué nos cuesta tanto entrenar las piernas, pero también eres consciente de que si no te rindes y perseveras en los entrenamientos conseguirás buenos resultados. ¡Tú puedes!

Categorías: Rutinas y ejercicios Etiquetas:
Te puede gustar