¿Qué es la supinación?

Antonio Reyes · 27 marzo, 2019
Es fundamental conocer qué es la supinación en todas sus vertientes. Con esta información, podremos introducir nuevos ejercicios en nuestra práctica deportiva y también prevenir lesiones.

Hoy vamos a explicar con detalle qué es la supinación y algunas consideraciones a tener en cuenta en nuestra práctica deportiva.

En artículos previos explicábamos qué es la pronación. También enumeramos algunas aplicaciones que tiene utilizar un agarre pronador en algunos ejercicios. Incidíamos en la pisada pronadora y en los posibles riesgos de lesiones que lleva asociada si esta se produce en exceso.

¿Qué es la supinación?

La supinación es el movimiento que realizamos con el antebrazo, de forma que la palma de la mano mire hacia arriba y el dorso hacia abajo. En un contexto médico, se utiliza el término ‘supino’ para referirnos a cualquier posición en la que las partes ‘ventrales’ o anteriores del cuerpo miran hacia arriba.

Por este motivo, en lenguaje médico, se habla de ‘decúbito supino’ para hacer referencia a la posición en la que estamos tumbados mirando hacia arriba.

La supinación en el deporte

La supinación en el ámbito deportivo tiene, como la pronación, dos grandes vertientes. Es fundamental para el trabajo de determinados músculos en el gimnasio o en la práctica de disciplinas como CrossFit, o incluso gimnasia olímpica.

Por otro lado, también es necesario conocer qué es la pisada supinadora en los corredores. Esta puede derivar en algunas lesiones que podrían evitarse si confirmamos que nuestra pisada es supinadora.

Supinación del antebrazo

La supinación del antebrazo, es decir, el movimiento en el que la palma de la mano mira hacia arriba, tiene especial interés en el trabajo de gimnasio. A continuación, enumeramos algunas situaciones o ejercicios en los que tiene interés utilizar un agarre supinador.

  • El trabajo de los bíceps y antebrazos se realiza con agarre supinador: esta es la mejor forma de realizar ‘curls’ con barra y con mancuerna. De esta forma, nos aseguramos de que este grupo muscular del brazo recibe el máximo estímulo y activación.
Barbell Curl.

  • Una variante de las clásicas dominadas, las ‘chin-ups‘, se realizan con agarre supinador.Es un gran ejercicio para aquellos deportistas que aún no consiguen hacer las dominadas con agarre pronador, ya que en las ‘chin-ups‘ nos ayudamos de la fuerza de los bíceps, cosa que no sucede en las dominadas clásicas, en las que solo se utilizan los dorsales.
  • Aunque el agarre pronador es el que más comúnmente se utiliza al realizar peso muerto, para levantamientos pesados, utilizar un agarre mixto mejora la fuerza de agarre, ya que impide que la barra se resbale de nuestras manos. Para ello, utilizaremos en una mano agarre supinador y en la otra, un agarre pronador.
  • Si en los beneficios del uso de agarre pronador mencionábamos a los levantadores olímpicos, para el agarre supinador debemos destacar a los gimnastas olímpicos que trabajan con anillas. Es importante que trabajen con todo tipo de agarres, pero el agarre supinador les permitirá mejorar la potencia de sus brazos.

Pisada supinadora

Al contrario que en la pisada pronadora, con este tipo de pisada realizaremos una rotación externa al caminar. Por lo tanto, todo el peso del cuerpo cae sobre la parte externa del pie, con el riesgo que esto conlleva.

La pisada supinadora sí que conlleva un riesgo más elevado de lesionarnos si no es corregida, una cuestión que no es tan alarmante con su contraparte, la pisada pronadora. Las lesiones más típicas que pueden producirse en la práctica deportiva por tener una pisada supinadora son los esguinces de tobillo, las fracturas o la fascitis plantar.

Chica joven haciendo running al amanecer.

Medidas de corrección de la pisada supinadora

Para evitar el riesgo de lesionarnos, tendremos que llevar a cabo una serie de medidas de corrección de nuestra pisada. Estas acciones serán parecidas a las que se suelen indicar para los sobrepronadores, ya que ambos tipos de pisada tienen un mayor riesgo de lesión.

  • En primer lugar, es conveniente realizar un estudio de pisada para determinar el grado de supinación que realiza el pie al caminar y al ejercitarnos.
  • Es conveniente adquirir una plantilla o calzado especial para supinadores.

Finalmente, una sugerencia fundamental: es muy importante ponernos en manos de un especialista en medicina deportiva que nos enseñe la forma más óptima de pisar. Este experto también nos indicará algunos ejercicios para fortalecer la musculatura y prevenir las lesiones derivadas de una pisada supinadora.

  • Kapandji, A. (2001). Biomechanics of pronation and supination of the forearm. Hand Clinics, 17(1), 111–22, vii. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11280154
  • Hernández-Díaz, C., Saavedra, M. Á., Navarro-Zarza, J. E., Canoso, J. J., Villaseñor-Ovies, P., Vargas, A., & Kalish, R. A. (2012). Clinical Anatomy of the Ankle and Foot. Reumatología Clínica, 8, 46–52. https://doi.org/10.1016/j.reuma.2012.10.005
  • Lundberg, A., Svensson, O. K., Bylund, C., Goldie, I., & Selvik, G. (1989). Kinematics of the ankle/foot complex–Part 2: Pronation and supination. Foot & Ankle, 9(5), 248–253. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2731838