Realiza estos ejercicios para relajar la espalda

Francisco María García · 28 octubre, 2018
Cuidar nuestra espalda es una forma que tenemos para protegerla de posibles lesiones y dolores que pueden producirse tanto por el paso de la edad como de acciones de cierto riesgo, como cargar con peso

Además de las rutinas de fortalecimiento y definición, debemos realizar ejercicios para relajar la espalda, ya que esta conecta y soporta los pesos que implican a otras partes del cuerpo. Siendo tan importante en nuestra cinética, es entendible como la misma tiende a sobrecargarse con la actividad física.

Realmente la espalda es el soporte de todos los vicios y excesos del ser humano. La obesidad, el tabaquismo, las malas posturas y hasta los cálculos renales se proyectan en este sector.

La escoliosis es solo el resultado del desgaste que nuestro torso experimenta en la cotidianidad. Por todo eso, a continuación te presentamos algunas rutinas para su relajación.

Los ejercicios de estiramiento son la base de la relajación

Es muy normal ver en los trabajos de la actualidad el fomento de ejercicios de estiramiento cuando pasamos horas sentados. Estos son bastante simples: colocación recta de la columna, estiramiento de brazos y piernas, etc.

Cómo evitar el dolor de espalda.

Más allá de estas prácticas cuyo efecto es cortoplacista, existen rutinas de estiramiento más complejas a las que podemos recurrir. La mayoría implican tomarnos cierto tiempo en la cama, o en el sofá.

La buena noticia es que con el tiempo fortaleceremos la espalda y mejoraremos la postura. Aunque como pasa con todas las rutinas físicas, lo importante es la dedicación y la constancia. Si se pierde continuidad los resultados no serán los mismos.

Una postura similar al yoga

Este ejercicio es excelente para comenzar la distensión. Nos arrodillamos y dejamos caer nuestra parte trasera sobre los talones. Luego, estiramos nuestro torso y brazos hacia el frente. Para tener una idea, esto es similar a la posición que adquieren los musulmanes al realizar sus plegarias.

La idea es que nuestro sostén pase por un momento a ser nuestras piernas, dejando reposar la parte superior del cuerpo. Lo correcto es realizar este ejercicio en una superficie firme y plana. Si podemos hacerlo en el suelo mucho mejor.

Apoyando la postura correcta con los brazos

Este es un ejercicio básico, aunque tiene su nivel de complicación. Para hacerlo, debemos acostarnos en la cama boca abajo y apoyar nuestro torso con los brazos rectos. Esta postura es algo similar a cuando hacemos lagartijas, pero con las piernas totalmente relajadas.

La idea es que nuestros brazos permanezcan firmes haciendo fuerza, mientras arqueamos la columna vertebral. Mientras más fuerza ejerzamos, mayor corrección estaremos generando en este grupo óseo. Claro que si somos altos, sufrimos de escoliosis o tenemos mala postura, nos costará un poco y dolerá.

Si pudiéramos hacer esto de cinco a diez minutos, podremos lograr excelentes resultados para aliviar dolores. No obstante, la idea es ir avanzando con la práctica de esta posición.

Ejercicios para relajar la espalda: estiramiento boca arriba

También existen ejercicios para estirar la espalda estando boca arriba. Lo mejor de estas posiciones es que ofrecemos sostén total, permitiendo el reposo. Con respecto a la presión que debemos hacer, en este caso corresponderá a las extremidades.

Ejercicio de puente con la pelvis para estirar la espalda.

Primero, nos acostamos boca arriba de forma recta. Entonces levantamos la parte superior de nuestras piernas y sujetamos con los brazos nuestras rodillas. Podemos entrelazar las manos para aguantar dicha flexión. El levantamiento es similar al que ejercemos en las rutinas de abdominales.

En principio, podemos hacer esto con las dos piernas. Luego, lo ideal es trabajar de forma localizada. Es decir, mantenemos levantada y sujeta con los brazos una sola pierna, mientras estiramos la otra. Esto le devolverá estabilidad y rectitud a nuestra columna vertebral. Podemos contar 10 segundos por cara repetición.

En posición india

No todos los ejercicios para relajar la espalda deben ser en posición de reposo. Existen ejercicios de estiramiento, mientras mantenemos el torso firme. Lo importante es sentarnos con las piernas cruzadas, para llevar el sostén del peso hacia la parte inferior del cuerpo.

Distintas ramas del yoga.

Estando así, colocamos las manos en la nuca, con los codos flexionados. Luego, solo debemos realizar ligeros movimientos laterales con la cintura. Esto es similar a los ejercicios de calentamiento que nos enseñaban en el colegio. En este caso, es fundamental mantener la espalda recta.

Con estas rutinas podremos ir mejorando paulatinamente la postura, liberando tensiones y por supuesto, aliviando el dolor. Con el tiempo, estas prácticas nos darán mejor calidad de vida. Los ejercicios para relajar la espalda nos ayudarán a superar una cotidianidad llena de estrés.