Remo con mancuernas

Yamila Papa Pintor · 14 febrero, 2018
Existen diferentes ejercicios con los que podemos practicar el remos con mancuernas, lo que nos permite alternarlos y trabajar con todos ellos

Si quieres trabajar la zona dorsal y al mismo tiempo los brazos, el remo con mancuernas es un excelente ejercicio. Es muy importante que aprendas bien la técnica para conseguir resultados y evitar lesiones, contracturas o dolores. ¡Aprende cómo realizarlo!.

Trabaja la espalda con el remo con mancuernas

Existen diferentes maneras de fortalecer los músculos de la espalda a través del ejercicio. Siempre es fundamental realizar bien la técnica para evitar los riesgos que levantar peso puede generar.

Si vamos al gimnasio, seguro vemos que la mayoría de los asistentes trabajan la espalda con las máquinas disponibles… Y dejan de lado las mancuernas, las cuales se consideran pasadas de moda, algo burdas e incluso ‘livianas’ y solo reservadas para principiantes.

Sin embargo, los discos o mancuernas sirven para aislar los músculos y trabajarlos puntualmente. Según el ejercicio que realicemos nos podemos concentrarnos en una zona específica y esforzarla al máximo.

El problema es que en la actualidad la gente quiere resultados rápidos y más ‘generales’… Por eso se olvidan por ejemplo del tradicional remo con mancuernas. Este ejercicio trabaja directamente los dorsales y además se necesita un banco horizontal para ejecutarlo.

Cómo se realiza el remo con mancuernas

Básicamente tenemos que emular el accionar de alguien que está remando un bote. Pero en vez de estar sentados, apoyamos una rodilla en el banco y ‘miramos’ en dirección al suelo (o al brazo que está haciendo el trabajo).

Para trabajar el lado derecho de la espalda, coloca la mano y la rodilla izquierdas sobre el asiento. Toma la mancuerna con la mano derecha y deja la pierna derecha estirada en diagonal al suelo (para poder equilibrar el peso del cuerpo).

En todo momento la espalda debe quedar derecha y el tronco paralelo al piso. El brazo que sujeta la mancuerna al principio está estirado en el aire. Luego flexionas el codo y lo llevas hacia atrás para que sobrepase la línea de la espalada (y la mancuerna quede a la altura de las costillas).

A medida que desciendes el brazo lo estiras y llevas hacia la parte delantera del banco. El ejercicio se debe realizar lentamente cuidando de no curvar la espalda; si esto sucede quizás estás levantando más peso de lo que puedes soportar (por el momento). ¡Ten cuidado con las lesiones en las lumbares!

Alternativas para el remo con mancuernas

Quizás quieres ejercitar en casa y no tienes una banca (aunque puedes usar cualquier silla) o bien deseas cambiar un poco la rutina sin dejar de trabajar los mismos músculos (trapecio, dorsal ancho, bíceps y deltoides posterior). ¿Qué puedes hacer? ¡Buscar alternativas para el remo con mancuernas!

1.Remo doble

Ponte de pie con las piernas separadas a un ancho de hombros; inclina el torso hacia adelante para que quede en diagonal al suelo. Toma una mancuerna con cada mano y coloca los brazos estirados por delante del cuerpo.

Flexiona ambos codos hacia atrás y continua hasta que las mancuernas lleguen a la altura de las costillas. Estira de a poco los brazos para regresar a la posición inicial.

Ejercicios para practicar el remo con mancuernas.

2.Remo alternado

Este ejercicio es similar al anterior pero en lugar de flexionar ambos codos al mismo tiempo, lo harás de a uno por vez. En la posición de inicio con ambos brazos por delante del torso, lleva el codo derecho hacia atrás y cuando la mancuerna llegue a las costillas estira el brazo.

Al momento del estiramiento completo flexiona el codo izquierdo y completa el circuito. La idea es que cuando un brazo esté estirado el otro se doble (a excepción del momento en que ambas mancuernas ‘se tocan’).

3.Remo sentado

Puedes usar el banco o una silla. Siéntate bien en el borde con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies apoyados en el piso. Inclina levemente el torso hacia adelante y toma las mancuernas (una con cada mano).

Puedes optar por llevar los dos codos hacia atrás al mismo tiempo o alternar el movimiento, con uno estirado y el otro flexionado.