Agrega a tu rutina de entrenamiento tríceps apoyando tus brazos en una silla

Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
3 marzo, 2019
¿Sabías que un elemento tan cotidiano como cualquier silla de tu casa te ofrece la posibilidad de entrenar los tríceps de diversas maneras? Te detallamos algunas opciones a continuación.

Existen cientos de ejercicios para fortalecer los tríceps, y muchos de ellos ni siquiera requieren de un equipamiento profesional o hacerlos en un gimnasio. A continuación, te contaremos de qué manera puedes trabajarlos usando una silla. ¡Ideal para hacer rutinas en casa!

Cómo entrenar tríceps: aprende sobre el músculo

El tríceps es un músculo que todo el mundo quiere trabajar y tener bien marcado. No obstante, antes de hacer cualquier ejercicio, es necesario aprender un poco sobre él. Está compuesto por tres partes y sus objetivos son rotar, separar y extender el brazo, lanzar objetos y empujar.

Es muy importante trabajar los tríceps no solo por una cuestión estética, sino también para mejorar la fuerza, mejorar la postura —al llevar los hombros hacia atrás—, tener una mejor coordinación de los brazos, proteger las articulaciones del codo y del hombro y evitar la contractura de las cervicales.

Entrena tríceps con una silla

Existen muchos ejercicios que nos pueden servir para entrenar los tríceps, algunos de ellos requieren de elementos especiales —como discos, pesas o barras— y otros simplemente necesitan de un apoyo, como puede ser una silla —o dos—.

Lo bueno de esta última opción es que no necesitas pagar todos los meses el gimnasio, ya que puedes entrenar en casa con lo que tienes a disposición. De esta manera, trabajarás el músculo, desarrollarás fuerza y tendrás más coordinación y equilibrio. Algunas opciones:

1. Flexiones de brazos en diagonal

Lo primero que tienes que hacer es colocar la silla en un sitio cómodo y con cierto espacio para moverte sin problemas. Luego, apoya ambas manos en el borde del asiento —lo más separadas posible entre sí— y estira las piernas, de forma tal que el cuerpo quede en diagonal al suelo.

El siguiente paso es flexionar los codos y hacer las famosas flexiones de brazos que todos conocemos. El torso tiene que moverse hacia adelante y la cara llegar lo más cerca posible de las manos.

mujer realizando lagartijas estilo diagonal con una silla

2. Flexiones con silla de espaldas

Otra de las opciones para trabajar tríceps con una silla y que no necesitan de demasiado espacio. Colócate de espaldas a la silla y apoya ambas manos en las esquinas delanteras del asiento. Desciende el torso y «camina» unos pasos hacia adelante.

Rutina para hacer ejercicio en casa.

La idea es que los muslos queden paralelos al suelo, la espalda bien recta y los pies fijos en todo momento. Cuando los brazos están flexionados, los codos «miran» hacia atrás. Mantén la postura durante unos segundos y estira los brazos, levantando también el cuerpo.

3. Flexiones con dos sillas

Para realizar este ejercicio —cuyo nombre es fondo de tríceps— necesitarás dos sillas, una en frente de la otra. Comienza como el anterior, poniéndote de espaldas a una de ellas y colocando ambas manos en el borde del asiento. Levanta de a una pierna y apoya en la otra silla —hasta la altura de las pantorrillas—.

Flexiona los codos y desciende el cuerpo, llevando la espalda hacia la silla de atrás y los muslos lo más cerca del suelo posible. Gracias a las repeticiones que realices, podrás trabajar además de los tríceps pectorales, hombros, trapecios, antebrazos, muñecas, lumbares, abdominales, cuello, glúteos y dorsales… ¡Es muy completo!

hombre realizando flexiones de brazos con dos sillas

4. Ejercicio con silla y mancuernas

No hace falta que gastes dinero en unas mancuernas para realizar este ejercicio… ¡Rellena una botella de plástico con arena o agua! O incluso puedes usar paquetes de arroz, azúcar o cualquier otro alimento que tengas en casa.

Para llevarlo a cabo, siéntate en la silla con las piernas abiertas y el torso levemente hacia adelante. Toma la mancuerna —o su reemplazo— con la mano derecha y apoya el tríceps en el muslo. A partir de allí, desciende el brazo hasta que llegue lo más cerca posible del suelo. Cambia de lado tras cumplir con todas las repeticiones.

Fondos de triceps.

Por supuesto, siempre tienes la opción de innovar usando lo que tienes en casa y entrenar en cualquier momento del día. Con una silla y algo de espacio, que puede ser en la sala, en el balcón o en el jardín, arma tu rutina y trabaja la zona del cuerpo que más te interese. Si tu idea es fortalecer tríceps, con estos ejercicios lo lograrás en menos tiempo de lo que esperas.